Tecnología HC

Toyota quiere llenar tu casa de robots

Para el triunfo de la conducción autónoma, es preciso que las máquinas cambien su forma de estudiar el entorno. Para ello, empezarán por aprenderse los rincones de tu hogar...

Imagen de un robot doméstico de Toyota

Más allá de la capacidad computacional de los ordenadores actuales, del interés de los políticos… o, simplemente, de la oposición de sus detractores, lo cierto es que la conducción autónoma no avanza todo lo que debiera.

¿Dónde está el problema? Según algunas voces autorizadas, la causa podría venir de las propias máquinas. Según dos de los máximos responsables del Toyota Research Institute, una automatización verdaderamente efectiva debería pasar previamente por un cambio en la forma de ‘aprender’ de aquéllas. Es decir, abandonar el sistema tradicional -repetir un mismo supuesto hasta que lo ‘memoriza’- y sustituirlo por otro.

Como el movimiento se demuestra andando, esta institución del fabricante japonés ya se ha puesto manos a la obra. Sin embargo, lejos de limitarse a lanzar sus ‘robovehículos’ a la calle sin más, han optado por reducir el entorno de ‘estudio’ a una dimensión más cercana y ‘conocida’. Y, después de todo… ¿Hay algo más familiar que una casa?

La domótica como extensión de uno mismo

Para poder servir a los humanos, las IAs deben primero saber cómo desenvolverse en un entorno desestructurado, sin patrones claros. Sin ir más lejos, algo como el mobiliario o la distribución de las habitaciones es un auténtico ‘infierno’ de memorización en su caso.

No obstante, es algo que pueden lograr… si cuentan con las herramientas adecuadas. De ahí que el instituto de Toyota haya construido su ‘Mock Home’, un módulo de investigación avanzado que imita el interior de una casa. Eso sí, no es una vivienda cualquiera: en ella conviven diversos robots -dedicados a tareas como barrer el suelo o fregar platos- con los ingenieros que les ‘enseñan’, a través de realidad virtual, cómo hacer su trabajo.

En su ‘programa de estudios’, los autómatas se enfrentan a tareas arbitrarias con una gran variedad de objetos, lo cual les obliga a relacionar directamente lo que perciben con la actuación que han aprendido. Así, aunque el escenario real presente cambios leves, la máquina sabrá igualmente cumplir con su cometido.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.