Movilidad

En 30 años dirás adiós a los actuales vehículos

A partir de 2050, ningún coche con motor de combustión podrá circular por las carreteras. De hecho, 10 años antes ya no podrás comprar un vehículo que utilice los actuales carburantes.

Imagen de un letrero delante de un punto de carga de coches eléctricos.
Foto: Gerd Altmann en Pixabay.

El Gobierno acaba de aprobar el Anteproyecto de Ley de Cambio Climático que contempla, entre otros aspectos, la progresiva ‘descarbonización’ del parque automovilístico con un horizonte que marca que de aquí a 20 años, en los concesionarios ya no se puedan comprar vehículos que no sean de cero emisiones.

Sería el requisito previo y necesario para que de aquí a 30 años, es decir en 2050, ya no puedan circular modelos que generen emisiones cero gramos de CO2 la atmósfera, si bien estarían excluidos «los vehículos matriculados históricos y los no destinados a usos comerciales».

Ahora que se ha dado un paso más en la tramitación de esa ley, las principales asociaciones automovilísticas en España han mostrado su opinión, que es positiva en su conjunto al entender que se marca un plazo de tiempo amplio para que la transición sea factible… pero que no parece recoger prohibiciones ‘intermedias’ mientras llegan las fechas definitivas.

Faconauto

La patronal que integra las asociaciones de concesionarios oficiales de las marcas de turismos y maquinaria agrícola presentes en el mercado español, Faconauto, asegura que es positivo contar con un horizonte para esa descarbonización progresiva de todos los automóviles que circulen por nuestro país. Dicen que fijar la fecha es una manera de aportar claridad y de «transmitir confianza a los consumidores a la hora de cambiar su vehículo, ya que podrán optar sin miedo por todas las tecnologías disponibles en el mercado».

Mientras llega ese momento, también consideran que será esencial que tanto la Administración como el propio sector sigan apostando por reducir las emisiones, compatibilizarlo con que ciudadanos y empresas satisfagan sus necesidades de movilidad y no crear incertidumbre en un mercado automovilístico que ha quedado prácticamente paralizado por el coronavirus.

Por otra parte, Faconauto considera que el Anteproyecto de Ley es un punto de partida, pero que habrá que concretar las herramientas para conseguir ese objetivo común, que pasa particularmente por un impulso definitivo de los vehículos de bajas o nulas emisiones. 

Anfac

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones -Anfac- considera que la futura Ley «es una iniciativa positiva en el marco del cumplimiento de los objetivos de descarbonización del parque en 2050, objetivos con los que el sector de la automoción está plenamente comprometido».

Lo es porque, como reconoce José López-Tafall, director general de Anfac, ya se puede configurar un marco nacional a nivel normativo y se fijan los objetivos de largo plazo. Una vez que se conocen, ya se pueden empezar a diseñar «las herramientas necesarias para convertir esos objetivos en realidades”, asegura López-Tafall.

Al igual que declaraba Faconauto, para Anfac, la inexistencia de prohibiciones taxativas y que se marque un horizonte de trabajo progresivo y en consonancia con lo que se va a hacer en Europa «es positivo porque contribuye a la innovación en las diferentes tecnologías y permite generar una hoja de ruta clara».

También en la línea de los concesionarios, consideran imprescindible que las medidas, además de pensar en ese futuro, promuevan a corto plazo la recuperación para intentar afrontar con garantías la crisis originada por el coronavirus. Serían medidas específicas y coyunturales que el sector de la automoción ya ha reclamado en las últimas semanas.

Desde Anfac, por ejemplo, recuerdan que ambos objetivos se pueden conseguir con iniciativas de calado como su Plan Auto 2020-40, que ya plantea una hoja de ruta «con medidas que afectan a todo el ecosistema de la nueva movilidad y que permitirán llegar a la descarbonización en 2050 de una manera efectiva y con una industria de la movilidad sostenible, eficiente, digitalizada, competitiva y más fuerte económicamente, capaz de seguir aportando empleo y valor añadido a la sociedad española, al medio ambiente y a la economía”, señaló López-Tafall.

Ganvam

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios –Ganvam– también considera que eliminar las prohibiciones a corto y medio plazo -como cuando se hablaba de vetar a los vehículos diésel– permitirá una transición ordenada hacia la descarbonización.

Su presidente, Raúl Palacios, va más allá y considera que “la automoción está completamente comprometida” con el anteproyecto de Ley de Cambio Climático. Para demostrarlo, Ganvam insta a la Administración -que tiene previsto consultar al sector para alcanzar la consecución de objetivos- «a sentarse cuanto antes para la puesta en marcha de un plan que de forma coordinada permita cumplir con los retos medioambientales europeos», al mismo tiempo que se apuesta de manera inmediata por recuperar el sector de la automoción, frenado en seco por el coronavirus.

Tal y como asegura Palacios, “el hecho de que no haya prohibiciones sobre la mesa dota de certidumbre a un consumidor que, ya antes del coronavirus, frenó el mercado ante las dudas sobre qué vehículo comprar y cuestionó las inversiones realizadas precisamente para que los modelos de última generación cumpliera con la normativa anticontaminación más exigente del mundo”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.