Empresas

¿Tiene lógica tener un coche por suscripción?

Las formas de comprar u obtener un vehículo están sufriendo una rápida expansión y resulta fácil no entender algunas de estas fórmulas. ¿Qué diferencia a la suscripción de otros servicios como el renting? ¿Es viable?

Photo by Pixabay from Pexels

Estar abonado a varios servicios de suscripción online ya es habitual hoy en día, pero ahora también es posible suscribirse a un coche. Es una de las tendencias de venta más recientes en la industria automóvil. Y funciona de forma muy diferente a otras como el renting o el car sharing.

El método consiste en un pago mensual que da acceso a toda una flota de vehículos, además de diversos servicios de asistencia. Estos van desde un teléfono de ayuda operativo las 24 horas hasta la petición de un chófer en caso de necesidad.

Sin embargo, la prestación que más llama la atención es la capacidad de poder cambiar de coche cuantas veces se quiera. Las suscripciones solo permiten tener un vehículo al mismo tiempo, pero se puede seleccionar cualquiera dentro de la flota por la que el cliente ha pagado. La petición del vehículo se hace vía online y la entrega o retirada es a domicilio.

El precio de estas suscripciones varía según la flota seleccionada, no hay diferenciación en las prestaciones. Muchas fabricantes de coches han lanzado sus propuestas en mercados extranjeros. Entre ellas Mercedes, BMW, Jaguar, Porsche, Cadillac, Audi, Volvo y, la última en llegar, Nissan.

La mayoría de ellas cuentan con dos paquetes de distinto precio. Precios que van desde los 600$ del paquete barato de Volvo hasta los 3.700$ del servicio premium de BMW.

Es curioso observar que la mayoría son marcas usualmente denominadas de lujo. Esto apunta a la cantidad de recursos que demanda ofrecer un servicio como este. Tanto a nivel de flotas, como de personal, como de infraestructuras. Es por ello que solo están disponibles en mercados reducidos.

¿Viabilidad en España?

A España solo ha llegado Care by Volvo, que es el nombre que recibe el servicio de la misma marca. El precio del paquete básico es de 487€ IVA incluído, pero solo da acceso al XC40. De hecho, hay disponibles 4 ofertas de las cuales 3 solo dan acceso a modelos SUV. Lo que provoca que el servicio pierda cierto interés.

Parte de la gracia de adquirir un coche por suscripción es la capacidad de intercambiarlo en cualquier momento. Las flotas deberían ofrecer un abanico de modelos suficiente para adaptarse a las necesidades del usuario. En el caso de Volvo, el intercambio es posible, pero no existen demasiadas opciones y además el precio varía según el vehículo elegido.

Otra alternativa es Bipi, que cuenta con un servicio similar aunque de prestaciones reducidas. Lo interesante de este es que pone a disposición del usuario un número notable de marcas y modelos. Sin embargo, sigue existiendo ese problema de variación en el precio que no se da con los servicios de las fabricantes de coches en el extranjero.

El renting está ya penetrando en el mercado español, registrando cifras que aumentan cada año. Sin embargo, aún están lejos de asentarse términos como el car sharing o la suscripción. En España no existen aún suficientes infraestructuras que permitan que este tipo de servicios sean viables. Al menos no de las marcas de alta gama.

Periodista a punto de licenciarse -en Periodismo, obviamente-. Soy nativo digital e hijo de transportistas, así que la tecnología y el motor me vienen dados. Aunque la carrera sea inútil, creo en el periodismo como profesión y forma de afrontar la vida. Curiosidad, honestidad y pasión por la comunicación. Aun sin carnet el himno de mi vida es Born to Run, y eso que Bruce Springsteen me pilla lejos. Cultura, deportes y videojuegos completan el elenco de mis pasiones.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.