Empresas

Texas emprende su cruzada contra las energías verdes

En un intento de proteger su industria de los combustibles fósiles, una reciente ley del estado de Texas (EE.UU.) persigue a los actores financieros que apuesten por las energías verdes como alternativa. ¿Cómo les está yendo esta cruzada no exenta de paradojas?

En EE.UU., el estado de Texas parece encontrarse en guerra contra el coche eléctrico y las energías renovables. Al parecer, los ve como una amenaza para su industria de combustibles fósiles. Debido a ello, ha implantado una ley para complicar enormemente la vida a las entidades que hagan negocios con dichos sectores. Tras su aprobación, el día 1 de septiembre de 2021, las administraciones de Texas tienen fuertes limitaciones para relacionarse con empresas que defiendan las energías verdes.

Enemigos de la responsabilidad social

Ahora, el interventor de Texas, Glenn Hegar, ha proporcionado una lista de firmas declaradas “non gratas”. La lista también comprende 350 fondos de inversión individuales. Multinacionales tan poderosas como Blackrock y el banco suizo UBS ya han entrado en la lista negra de Texas. En líneas generales, llama la atención la fuerte presencia de instituciones financieras europeas. Entre ellas, destacan igualmente BNP Paribas, Credit Suisse, Danske Bank, Nordea Bank y Swedbank.

Durante los meses de marzo y abril, muchas de las empresas contra las que iba la norma comenzaron a recibir cartas oficiales del estado de Texas. En ellas, se les preguntaba si acaso estaban tratando de evitar invertir en petróleo y derivados. La ley prohíbe que los fondos de inversión y de pensiones celebren contratos de más de 100.000 dólares -que viene a ser lo mismo en euros- con empresas que, según el interventor del estado, vayan contra los combustibles tradicionales.

Incluso los que ya estuvieran en vigor, pasaban a ser ilegales. Uno de los miembros de la Cámara de Representantes de Texas, Phil King, declaró abiertamente que querían «enviar un fuerte mensaje tanto a Washington como a Wall Street: si boicoteáis la energía de Texas, entonces Texas os boicoteará a vosotros».

Situaciones esperpénticas

Muchos analistas consideran que la nueva ley tiene demasiadas lagunas y resulta confusa de implementar. El texto no deja claro dónde pone el límite. Si un fondo invierte a su vez en otro fondo que pone un 20% de la cartera en energías renovables, y esa proporción supera los 100.000 dólares, ¿ya está incumpliendo?

Identificar qué firmas financieras que infringen la norma ha sido muy difícil. Ya se lo advirtió la congresista demócrata Sheri Greenberg, una especialista en la supervisión de fondos de pensiones. Tanto, que la Oficina del Interventor de Texas tuvo que recurrir al estudio de una de los analistas financieros de la firma MSCI Inc. Esto planteaba un nuevo problema: MSCI está comprometida con alcanzar las cero emisiones de carbono para el año 2040. ¡Tuvieron que negociar con un contrato de 95.000 dólares, para no saltarse la ley al tratar de hacerla cumplir!

Los secretarios del Tesoro de un total de 15 estados republicanos anunciaron su intención de cesar las operaciones con instituciones financieras que, según su parecer, boicotean los combustibles fósiles. De forma similar, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, suprimió los requisitos de responsabilidad social para los fondos de pensiones del estado. En cambio, estableció que los únicos criterios válidos serían los basados en el rendimiento económico. Según el “American Petroleum Institute”, en Texas, un 14% de los trabajadores pertenecen al sector de los combustibles fósiles.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.