Empresas

Tesla obtiene sus mayores beneficios de… ¡la contaminación!

Tesla no ha podido vender muchos coches durante el confinamiento... pero sí que ha vendido muchos créditos de emisiones a otros fabricantes, cuyos modelos emiten de media más contaminación. Gracias a ello, se ha mantenido en beneficios.

Tesla fábrica Tilburg
Autor: Jakob Härter (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/).

Nada de pérdidas por culpa del coronavirus: en el segundo trimestre de 2020, la firma estadounidense Tesla ha logrado unos ingresos de 6.036 millones de dólares (5.135 millones de euros, sólo un 5% menos que hace un año), con un beneficio neto de 104 millones (88,5 millones de euros).

Sin embargo, la clave de este resultado no reside solamente en el aumento del margen de beneficio por unidad vendida hasta el 25,4%, ni en el aumento de su flujo de efectivo en 535 millones de dólares más (455 millones de euros). En realidad, la compañía ingresó 428 millones de dólares (364 millones de euros) por la reventa de créditos de emisiones a otras marcas. Estos créditos han apuntalado el trimestre de Tesla, proporcionándole beneficios incluso en el peor momento del confinamiento global. Según estos últimos datos, Tesla disfruta de un margen operativo del 5%, pero se habría quedado en un 1% de no realizar este tipo de operaciones.

¿De qué va este negocio?

De acuerdo con las duras normativas de la Unión Europea y numerosos estados de EE.UU, los créditos de emisiones se pueden traspasar entre fabricantes. Esto significa que aquellos constructores cuyos modelos emiten menos dióxido de carbono a la atmósfera, pueden vender su cuota a los más necesitados de reducir su media de polución. En otras palabras, una suerte de “licencia para contaminar”, por la que se compensan los excesos de unos con las cero emisiones de otros. Es algo perfectamente legal, aunque polémico. Como era de esperar, a Tesla le sobran estos créditos, dado que todos sus modelos son eléctricos. Otros constructores se los compran y, gracias a ello, consiguen que se les permita vender coches en algunos estados de EE.UU., como California.

Se estima que, al finalizar el año, Tesla logrará unos ingresos de más de 1.000 millones de dólares por los créditos de emisiones. La gran duda es si disfrutará indefinidamente de esta fuente. Lo cierto es que, mientras los fabricantes incorporan modelos híbridos y eléctricos a sus gamas, los negocios de la marca en este campo no han hecho sino aumentar. En 2018, recibió 418 millones de dólares (unos 355 millones de euros) de otros constructores por este concepto; en 2019, la cifra total fue de 593 millones de dólares (casi 505 millones de euros). Así, en total, las ganancias de Tesla mediante la venta de créditos de emisiones ya superan los 2.000 millones de dólares.

Desenmascarando a los clientes

Los compradores de los créditos son el secreto mejor guardado de Tesla, pero algunos fabricantes recogen en sus cuentas que han recurrido a estos acuerdos. Fiat Chrysler reconoce haber gastado 1.100 millones de dólares en comprar créditos por emisiones, mientras que General Motors admite simplemente que acude a esta práctica. En junio de 2019, tras consultar archivos estatales de Delaware, un informe del medio financiero Bloomberg desveló que, efectivamente, ambas compañías habían adquirido créditos de Tesla. El problema al que se enfrentan los grandes fabricantes es la escasa demanda de vehículos de cero emisiones, en comparación con las ventas mínimas que les exigen las autoridades.

Para el parque automovilístico europeo, la UE fijó un objetivo máximo de 95 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. En 2020 lo tiene que cumplir el 95% de la flota comunitaria, pero en 2021 deberá hacerlo el 100%. Como multa, los fabricantes tendrán que pagar 95 euros por cada gramo de cada unidad vendida con el que supere el citado límite.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.