Expertos HC

Qué tecnologías merece la pena equipar en el coche y cuáles no

Los coches han cambiado mucho... y el equipamiento que pueden llevar también. ¿Cuáles de todos esos opcionales merecen la pena? Te vamos a recomendar algunos... y también te aconsejaremos olvidarte de otros.

Village of Schaumburg Police Department car, with Motorola Solutions latest technology for police cars, Wednesday, October 19, 2011. | John H. White~Chicago Sun-Times.

Si accedes a los configuradores que tienen las páginas web de las marcas, verás en los apartados de opciones un listado enorme de tecnologías que pueden montar los coches. Y es que, como hemos dicho en varias ocasiones, los vehículos actuales son ordenadores con ruedas. Puede suceder que bastantes de ellas no las tuviera equipadas tu anterior coche, así que quizá te surja una pregunta, ¿cuáles son aquellas que merecen la pena y cuáles no?

Esta no es una cuestión baladí. Si empiezas a montar una tecnología tras otra, comprobarás que esos opcionales hacen subir cientos de euros, incluso miles, el precio del coche.

Nosotros nos hemos mojado para intentar ayudarte. Cada redactor de HackerCar te vamos a recomendar dos tecnologías que creemos que son más interesantes de todas las que hemos probado en los coches que han pasado por nuestro CarLab… y una que te desaconsejamos.

Javier García, director

A favor

Aplicación para smartphone

Es gratis -o cuesta muy poco-, va prácticamente siempre contigo y te permite controlar muchas funciones del vehículo. Creo que las aplicaciones móviles que ya ofrecen casi todas la marcas para vincular al coche con el usuario son una de las tecnologías que mejor representan el presente del automóvil: la conectividad.

Imagen de una persona manejando la app de Skoda

Estar conectado con tu coche, aunque os separen muchos kilómetros, te permite saber -en muchos casos- la ubicación del vehículo, si cerraste bien las puertas y ventanas, analizar datos de cómo conduces… Incluso, en muchos vehículos eléctricos, también actúa como un ‘mando a distancia’ para conectar la climatización a bordo.

Asistentes virtuales

En un coche moderno, con cada vez más funciones y dispositivos que puedes controlar, puede que no sea buena idea que te pongas a buscar mientras conduces dónde estaba aquel botón o mando que ahora te vendría bien accionar para cambiar de emisora o introducir un destino en el navegador.

Imagen de muestra del asistente IPA de BMW

Por eso, los asistentes virtuales, son una solución excelente. Es como tener a Siri -o Alexa– en el coche, con la diferencia de que no sólo puedes hacerle consultas -¿qué tiempo va a hacer?, ¿cuál fue el resultado del partido de ayer?- sino que también puede actuar sobre ciertos elementos del coche, como la navegación, la climatización, las fuentes de sonido… Incluso, la personalización del habitáculo. Y si viajas solo a menudo… pueden ser también un acompañante con quien mantener una pequeña conversación.

En contra

Asistentes a la conducción… bruscos

Los asistentes a la conducción son una gran ayuda de cara a la comodidad y la seguridad. No tengo ninguna duda. Que un coche decelere o te corrija tu trayectoria para que prácticamente pueda ir solo por una carretera es… todo un avance. Lo que no llevo bien son esos sistemas que, además de intrusivos, son bruscos. Concretamente, bruscos porque entienden que lo más seguro es una frenada ‘seca’.

Ilustración del control de crucero de BMW en motos

Por eso, más de una vez me he llevado un susto cuando, al ir a aparcar en mi plaza de siempre, el coche entendía que iba a chocar contra una columna -que ya tengo más que vigilada- y ha detenido el vehículo por completo. O cuando entiende que vas a incorporarte a una rotonda y cree que has salido muy pegado al coche que acaba de pasar por delante tuyo -no queda otra en muchas ocasiones que aprovechar los huecos-; por no hablar de los que tienen en cuenta las señales de velocidad para ajustar su crucero, pero se fijan en una limitación situada en una vía de servicio contigua cuando tú vas por una autopista… y te ves frenado de repente pasa bajar de 120 a los 60 que el vehículo ha interpretado que debías llevar.

Diego García, jefe del Área de Pruebas

A favor

Visión 360º

Cada vez disponible en un mayor número de coches, la visión 360º es uno de los pequeños ‘milagros’ tecnológicos de la automoción moderna. Mediante un conjunto de cámaras exteriores situadas estratégicamente, podemos ver en la pantalla central cómo se mueve nuestro vehículo desde arriba.

Si bien muchos expertos conductores -conocedores de las medidas de su automóvil- desdeñan este dispositivo, su practicidad -y conveniencia- aumentan exponencialmente cuanto más grande es el coche que manejas… y más ‘apretado’ el espacio donde debes estacionarlo. Para los probadores de coches es -sin duda- un gran aliado, pues nos permite devolverlos a las marcas tan inmaculados como ellas nos los dejaron.

Recarga inalámbrica para smartphones

Otro extra que se abre paso -de forma transversal- entre marcas y segmentos muy diferentes. Y es que colocar un pequeño cargador por inducción bajo alguna de las muchas bandejas de un salpicadero moderno es sencillo y económico. También es, como tecnología, un dispositivo muy simple de usar: basta con dejar tu móvil y, mientras tu dispositivo sea compatible con este método de recarga, él sólo comenzará a recuperar energía.

En un mundo que cada vez otorga mayor poder a las aplicaciones móviles, tendemos a exigir cada vez más esfuerzos de nuestros sufridos terminales. Y esa factura, claro está, la pagan sus baterías. Cuando llega ese momento en el cual necesitas recargar tu teléfono varias veces al día -porque ya pide la ‘jubilación’-, sistemas como éste son todo un bálsamo.

En contra

Visión nocturna

Algunas veces parece que los ingenieros de las marcas reciben fuertes inspiraciones de la ciencia-ficción. Entre los sistemas de asistencia recientemente conocidos, la llamada ‘visión nocturna’ se asemeja a lo que el cine nos ha enseñado: una cámara que logra ‘dibujar’ una imagen perceptible de un entorno sin luz. Pocas marcas disponen de dispositivos así, limitando su difusión a sus modelos más ‘premium’ o aspiracionales.

Imagen que muestra el dispositivo de visión nocturna

Si bien están concebidas para proporcionar una identificación de obstáculos que el ojo no puede distinguir en tales condiciones -pues incorporan detectores de movimiento-, los fabricantes fallan calamitosamente en la forma de mostrar estas imágenes. Por norma general, necesitas ‘trastear’ con los menús del ‘Virtual Cockpit’ para activar un pequeño recuadro de imagen que puede llegar a distraer tu atención de la carretera. Con suerte, esta ‘visión’ encontrará su utilidad el día en que la tecnología nos permita proyectarla en toda la extensión del parabrisas.

Javier Muñoz de la Torre, jefe del Área de Ciberseguridad

A favor

Motores híbridos

Buena parte de las esperanzas para reducir las emisiones directas de los transportes están depositadas en los vehículos eléctricos. Ahora bien, hay que ser realistas y asumir que estos vehículos, de momento, no son para todo el mundo: tienes que poder instalar un punto de recarga rápida en tu garaje y la red pública de cargadores aún no está lo suficientemente extendida para afrontar largos desplazamientos a cualquier punto del país.

¿Cuál es, en mi opinión, la solución intermedia más viable en el presente? Los motores híbridos de gasolina-electricidad.

IMagen de un surtidor eléctrico y otro de gasolina
Fotos: Rudy and Peter Skitterians y Goran Horvat en Pixabay.

Para mí, este tipo de motorizaciones son la solución ideal para quienes hagan buena parte de sus kilómetros diarios por la ciudad y su entorno. A diferencia de los tradicionales motores de solo combustión, los híbridos registran sus mejores consumos en recorridos urbanos, porque es ahí donde más actúa su parte eléctrica.

De esta forma, mientras un motor de gasolina normal de unos 120 CV suele registrar en ciudad un consumo en torno a 6 litros cada 100 kilómetros, esa misma cifra en un híbrido suele situarse entre los 4 y los 5 litros. En carretera, esas diferencias se igualan, por lo que sería más difícil que recuperes el coste añadido que suponen esas motorizaciones. Hay que matizar que esta opinión gira en torno a las mecánicas híbridas de verdad, no a las llamadas hibridaciones suaves -o mild-hybrid o MHEV-. Aún no he logrado ninguna rebaja de consumo perceptible en los vehículos MHEV que he probado.

Y si quieres más ahorro de combustible, puedes probar por los híbridos enchufables. Estos modelos pueden gastar realmente poco -1 o 2 litros- o nada mientras les dure la carga de su batería. Aunque ahí ya tendrías que sacar la calculadora para ver si a la larga recuperarías el mayor sobrecoste -en torno a los 4 o 5 mil euros- con respecto a un motor tradicional. Además, a diferencia de los híbridos normales, necesitas tener acceso a un enchufe -doméstico o rápido- para poder cargar las baterías.

Detector del ángulo muerto

Si hay una ayuda a la conducción que no debe faltar en tu coche, es esta. ¿Quién no ha ido a cambiar de carril… pero ha tenido que abortar la maniobra al descubrir que llevaba casi en paralelo a otro coche? El dichoso ángulo muerto nos ha hecho llevarnos a todos los conductores más de un susto. Un problema que solucionan muchos coches actuales situando un sensor y un indicador luminoso en cada retrovisor lateral para avisarte si llevas otro vehículo pegado a tu lado.

Imagen de detalle del testigo que se ilumina en los espejos retrovisores para advertir presencia de otro vehículo en el ángulo muerto

En mi opinión, es una de las ayudas a la conducción más recomendables que existen en la actualidad. Es muy preciso -apenas falla o da falsos avisos, con lo que no molesta con pitiditos o lucecitas todo el rato- y barato -puedes encontrarlo por 100€, aunque lo habitual es que venga dentro de un pack con más elementos… y más precio-.

En contra

Soniditos y lucecitas inútiles

Algunos coches encajarían perfectamente en el espectáculo de luces y sonido de un parque de atracciones. Cuando todavía no me había acostumbrado a que las ayudas a la conducción piten tanto si procede y como si no -con falsos avisos o correcciones innecesarias-, resulta que ahora a las marcas les ha dado por poner ceremonias para decirte hola o adiós. De esta forma, en los coches ya es común encontrar:

  • Juegos de luces exteriores que te dan la bienvenida o te despiden.
  • Intermitentes dinámicos.
  • Espejos retrovisores que proyectan sobre el suelo una imagen al abrir o cerrar el coche.
  • Cuadros de instrumentos digitales que hacen una animación al arrancar y parar el motor.
  • Música de bienvenida o despedida.
  • Pitiditos o lucecitas de las ayudas a la conducción, acierten o se equivoquen.
  • Salpicaderos con luces de ambiente personalizables.
Ford Transit Smart Energy Concept techo luz ambiental rojo azul
Luz ambiental roja y azul en la Ford Transit Smart Energy Concept

Sin duda, que los coches se parezcan cada vez más a un ordenador gamer tendrá su público, pero no es mi caso… ni tampoco creo que merezca la pena pagar el sobrecoste que muchos de estos espectáculos cuestan. Sale más barata la entrada a un parque de atracciones.

Jaime Domínguez, redactor

A favor

Asistente al aparcamiento 

Es una de mis ayudas a la conducción favoritas. Las más básicos suelen alertar con señales acústicas al conductor sobre la proximidad con otros vehículos o posibles obstáculos en el lugar de estacionamiento. Los de mayor calidad, además de incluir las mismas características que los sencillos, ayudan a verificar si el espacio donde se aparca es del tamaño adecuado para las dimensiones del coche. No sólo eso, sino que también le sugiere al conductor las maniobras adecuadas, llegando -en algunos modelos- a mover el volante automáticamente para estacionar el vehículo. 

Realmente, este asistente debería haber llegado al mercado muchísimo antes, al menos, en su versión más simplificada. Los movimientos para conseguir un aparcamiento perfecto no siempre son sencillos, sobre todo, cuando el espacio de estacionamiento es muy pequeño. Para los noveles de la conducción y los no tan habilidosos es un sistema que ahorra disgustos, partes amistosos, presiones innecesarias y muchísimo tiempo. 

Velocidad crucero

Las velocidades máximas de las vías son un quebradero de cabeza para muchos conductores. Tan pronto es 80, como 90, 100 o 120. Cumplir con ellas no es una tarea complicada, tener en la cabeza constantemente cuáles son y no despistarse… Forma parte de la naturaleza humana. De ahí que sean imprescindibles asistentes como el de la velocidad de crucero. Ayudan al conductor a mantener la velocidad constante elegida, impidiendo que se supere en todo momento. 

Son de gran soporte para los conductores no familiarizados con los cambios frecuentes de velocidad en los trayectos interurbanos, como yo, que recién he obtenido el carné de conducir y me siento confuso tratando de averiguar cuándo está vigente una velocidad u otra. Y vitales para los viajes largos e interminables por tramos donde el conductor suele descuidar más las máximas constantes. Todos tenemos a ese amigo impaciente que, de regreso de las vacaciones, pisa de más el acelerador y se traga un radar camuflado.

En contra

Manos sobre el volante

No mantener las manos al volante tiene evidentes consecuencias. Desprenderse de él deliberada o inconscientemente significa darle una condición de libertad al coche que no tiene interiorizada. A no ser que el conductor sea un temerario, se dará cuenta de que su vehículo está cobrando vida y que sus movimientos son tan erráticos como los de un balón de rugby. Si entonces es un homicida quizás el asistente de manos al volante sea de gran ayuda. Y eso si es que puede soportar lo invasivo o sensible que es, claro.

mujer al volante de su coche
Foto: Pexels en Pixabay.

¿Cómo funciona? Midiendo el peso de las manos sobre el aro que conforma el volante. Es una fuerza tan difícil de detectar, que incluso cuando las manos están sobre el timón del coche el sistema se queja. Al margen de eso, si el sistema no identifica las manos sujetándolo, da un primer aviso al conductor para que lo retome; si no obedece, la marcha puede verse interrumpida. ¿Que tiene buenas intenciones? Desde luego. ¿Que está lejos de alanzar su punto álgido? También, porque ni la balanza más precisa obtiene el peso real de algo tan leve como las manos.

Avatar
La redacción de HACKERCAR la componen periodistas que trabajan en colaboración con expertos en tecnología y ciberseguridad. Hablamos de vehículos, de movilidad, de consejos... y también nos gusta el formato audiovisual. ¿Tienes algún tema que te gustaría que tratásemos o investigásemos? Escríbenos a redaccion@hackercar.com

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.