Prueba a fondo

Hyundai i30 FastBack Syle

Que la tercera generación del i30 es mejor en todo, era de esperar. Que haya estrenado mucha más tecnología, también era previsible. Que esa tecnología sea capaz de funcionar bien y resultar útil es lo que hemos querido analizar en este CarLab.

hyundai i30 fastback imagen tres cuartos delantero de una unidad en color blanco

Qué debes saber de este Hyundai i30

Que el precio de salida es de 31.130 euros, pero que si le aplicas todas las promociones actualmente vigentes para esta versión -lo cual obliga a financiar con la marca, entregar un coche Hyundai usado-, se queda en unos muy competitivos 24.228 euros.

Que lleva un motor desarrollado por Hyundai, un 1.4 turbo gasolina, de cuatro cilindros y 140 CV. En nuestro caso, viene asociado a un cambio automático de doble embrague y siete velocidades. Con esta combinación, el coche alcanza 203 km/h, acelera de 0 a 100 en 9,3 segundos y consume una media de 5,7 l/100 km; en todos los casos, se trata de cifras oficiales homologadas por el fabricante.

Que aunque pertenece al segmento de los compactos, esta variante FastBack cuenta con un original diseño coupé y carrocería de cinco puertas. Mide 4,45 m de largo, 1,79 m de ancho y 1,42 m de largo. Su interior está homologado para cinco pasajeros, mientras que el maletero cubica 450 litrps.

Que el acabado Style de nuestra unidad es el más sofisticado de la gama; no le falta un sistema multimedia con pantallad táctil de 8” y compatible con Android Auto y Apple Car Play que se puede conectar a redes WiFi, cargador inalámbrico para móviles, avisador de cambio de carril y asistente para mantenimiento dentro del mismo, detector de obstáculos en el ángulo muerto, navegación con Tom Tom Services…

El salto tecnológico experimentado por las marcas alemanas, francesas, japonesas… es llamativo. El de una firma coreana como Hyundai está siendo extraordinario

Asegurar que la tecnología es un aspecto que evoluciona a toda velocidad es algo incuestionable, diríamos que es una de esas afirmaciones de perogrullo. Las marcas automovilísticas de larga tradición en Europa han ido sumándose a ese progreso, al tiempo que también realizaban grandes adelantos en aspectos como la seguridad, las prestaciones, la eficiencia, la calidad…

Evidentemente, con su bagaje, su historia, su experiencia en los mercados, marcas como VW, Peugeot, Seat, Opel o tantas otras podían afrontar todos esos desafíos, incluyendo el tecnológico, con ciertas garantías, porque no dejan de ser gigantes automovilísticos.

Pero, ¿cuál es la situación para una marca de origen coreano, como Hyundai, que hace apenas 25 años nadie conocía en nuestro país ni en buena parte de Europa? Lo suyo sí que ha sido una carrera al sprint; ponerse a la altura de la competencia alemana, francesa, italiana e, incluso, japonesa no era tarea fácil… y nadie duda que, hoy en día, un Hyundai puede competir sin complejos en acabados, mecánicas, diseño o fiabilidad con cualquier oponente, sea del origen que sea.

Evidentemente, ha experimentado un salto gigante en aspectos vitales para lo que define a un automóvil -un medio de transporte que te permite desplazarte entre dos puntos-.

Ahora bien: en todo ese viaje para alcanzar a los productos occidentales, ¿han tenido tiempo en Hyundai de apostar también por la última tecnología? Hacen coches buenos y bien hechos, pero ¿cuentan con los últimos gadgets? Nadie les puede poner una pega por rendimiento o medidas de seguridad, pero ¿están a la última en hi-tech?

Un candidato perfecto para averiguarlo es el i30; lo es porque se inscribe en un segmento particularmente competido y nutrido, y porque como vehículo compacto de precio razonable, resulta representativo de cara a averiguar si la tecnología de Hyundai es accesible no es sus coches más exclusivos, sino en los más populares.

Su ‘hoja de servicios’ resulta impecable y, como hemos visto en la presentación de esta prueba, gran parte de los dispositivos de los que todo el mundo habla en la actualidad, están aquí presentes; y cuando decimos que lo están, nos referimos a que en este acabado Style vienen todos de serie, no hay pagar un euro por ninguno de ellos. Así que empezamos muy bien.

Sistema multimedia: más de lo habitual

El núcleo central en el interior del i30 es su sistema multimedia y de infoentretenimiento, el más completo que la marca ofrece para este modelo. Engloba pantalla táctil de 8”, sistema de navegación, conectividad para móviles Android y los iPhone, cámara de marcha atrás…

hyundai i30 fastback imagen del interior con el salpicadero de una versión con cambio automático

Comenzando por la calidad del dispositivo en sí, su tamaño es bueno, la resolución de imagen y gráficos se sitúa en la media, la posición de la pantalla está bien pensada y el manejo, en general, se muestra sencillo por lo que se refiere a los menús disponibles, el número de opciones…

Sin embargo, a diferencia de otros sistemas HMI, el del i30 no cuenta con una piña de mandos o botones separados de dicha pantalla, sino que los botones, que no son muchos -radio, media, búsqueda de emisora o pistas, mapa, navegador, ajustes y un botón de ‘favorito’ para asociarlo a la función que desees-, así como un par de ruedecitas que siempre son de agradecer, aparecen integrados a ambos lados de la pantalla.

El sistema multimedia es compatible tanto con Android Auto como con Apple Car Play; en cuanto conectas el teléfono vía USB, ya puedes disfrutar de funciones prácticas que tengas en tu teléfono, como Waze, que con su comunidad de usuarios te informa de la situación del tráfico, ubicación de puntos negros, de posibles radares… y todo en tiempo real.

hyundai i30 fastback imagen en detalle del sistema multimedia donde se aprecian iconos como el de la conexión WiFi

La pantalla de inicio se muestra dividida en dos zonas, para mostrar de un vistazo muchas de las prestaciones del sistema; en el lado izquierdo aparece el mapa del navegador y en el lado derecho, la información relacionada con la fuente de sonido que estamos escuchando y otros botones adicionales: ‘todos los menús’, ‘información’ -que te lleva a una serie de servicios que funcionan, como veremos a continuación, si el coche se conecta a una red WiFI- y un tercer botón rotulado como ‘Mi menú’, pensado para configurarlo con tus accesos directos favoritos.

Una cosa realmente interesante del i30, que le acerca mucho más a la categoría de coche conectado, es que entre sus ‘Ajustes’ aparece un icono que pone ‘Wifi’.

Esto no quiere decir que el Hyundai cuente con un propio router y línea telefónica para ofrecer Internet a los pasajeros, sino que como haría cualquier ordenador, cuando lo pulsas es capaz de detectar posibles redes inalámbricas, tanto abiertas como protegidas con contraseña, que haya en las proximidades.

Por supuesto, si establecemos una red WiFi desde nuestro móvil -que será lo más práctico, además de lo más seguro, cuando el coche esté en movimiento-, también se puede conectar. ¿Y para qué utiliza el i30 esta red inalámbrica? Para tareas sencillas, pero muy interesantes y relacionadas con el sistema de navegación. Así, nos puede mostrar en tiempo real información meteorológica del lugar donde nos encontramos o de cualquier otro que seleccionemos, congestión de las carreteras, ubicación de las cámaras de velocidad, búsqueda en línea de puntos de interés -POI-…

Esto es así porque la marca ofrece de manera gratuita nada menos que siete años de servicios LIVE, un plazo de tiempo muy amplio porque la mayoría de marcas rivales que dan ese servicio lo limitan a tres años.

Por lo demás, entre las curiosidades del sistema, destaca que existe una función denominada ‘acceso a guía rápida’ que te permite aprender cómo se maneja la pantalla táctil, el bluetooth cómo proyectar el teléfono con Android o Apple Car… Asimismo, a este dispositivo se le puede conectar un USB para reproducir música, pero también para visualizar imágenes que tengas guardada en esa memoria externa.

¿Cuál es la principal pega del dispositivo? Que, al menos a día de hoy, no se pueda complementar con una app que permita conocer datos del coche a distancia o realizar distintas acciones a través del móvil; lo único que se ofrece es una app denominada Hyundai Access Point, pensada para que, de manera automática, cuando el sistema multimedia detecte la presencia a bordo del smartphone del propietario, se conecte a él y así disfrute de los servicios en línea que comentamos con anterioridad.

Se echa en falta para Europa una aplicación que permita interactuar a distancia con el vehículo. Algo que las marcas europeas ya ofrecen.

También sería interesante que el sistema multimedia aprovechase su conexión WiFi para recibir actualizaciones remotas de software… o que funcionase a modo de repetidor para que los pasajeros pudiesen, a su vez, conectarse a esa red.

Ayudas a la conducción: ¿te lleva por el buen camino?

De todo el despliegue de ayudas a la conducción, el sistema que más rápidamente se está extendiendo en el mercado es el del mantenimiento del vehículo en el carril; el abaratamiento de los componentes que conforman el sistema o la cada vez mayor popularización de las direcciones con asistencia eléctrica han sido las culpables de que un dispositivo, hasta hace poco, limitado a coches de gama alta y de lujo, sea ya realidad en casi cualquier segmento del mercado.

hyundai i30 fastback foto del interior en la que se aprecian a la izquierda del volante los mandos que desconectan algunas de las ayudas electrónicas

En este caso, el dispositivo de Hyundai, con la ayuda de una cámara orientada hacia la carretera que va situada en la parte superior del parabrisas -y siempre que el coche circule a 60 km/h o más-, es capaz de leer las líneas que delimitan un carril de la carretera por la que circules.

Si realizamos algún movimiento extraño y el sistema intuye que vamos a pisar las líneas del carril y, por lo tanto, a salirnos del mismo, emite señales visuales y acústicas -estas últimas recuerdan a un claxon y la primera vez, si te pilla desprevenido, te sobresalta ligeramente-. Antes de que eso suceda, esta tecnología corrige a través de la dirección esa posible situación de peligro… y lo cierto es que lo hace más que bien.

No es el sistema más refinado, pero es capaz de guiar al coche por el centro del carril -aunque suele tender a aproximarlo más al lado izquierdo- durante muchos segundos sin que el conductor sujete el volante, es decir, durante periodos de entre 15 y 20 segundos. Y quien no termine de sentirse ‘a gusto’ con las correcciones que lleva al cabo el sistema y que se traducen en pequeños movimientos del volante, siempre puede desactivarlo accionando un botón ubicado en la parte inferior, a la izquierda del volante.

Ha funcionado bien en carreteras con los carriles no muy bien pintados, también de noche y estancias adversas como con lluvia. Eso sí, sus limitaciones siguen siendo las ya conocidas en otros dispositivos similares: no funciona a más de 200 km/h -por si alguien desea probarlo en una autopista alemana-, la anchura del carril por el que circulamos es inferior a 2,6 metros o superior a 4,5 metros, realizamos una frenada brusca, la curva es muy cerrada, afrontamos una pendiente muy pronunciada o, como curiosidad, si las luces de emergencia van encendidas.

Lector de señales de tráfico: un recordatorio siempre viene bien

La marca lo denomina ‘función SLIF’ y de nuevo con la ayuda de una cámara interior, el coche ‘lee’ ciertas señales de tráfico -como las de los límites de velocidad o las que tienen que ver con las maniobras de adelantamiento- y muestra esa información tanto en el display central del cuadro de instrumentos como en el sistema de navegación -que también contiene información sobre límites de velocidad que complementa la información del SLIF; por eso, puede que a veces no coincida un límite de velocidad captado por la cámara y el que aparece en el propio navegador-.

hyundai i30 fastback imagen en la que se aprecia el detalle en la pantalla del navegador del sistema que lee las señales de velocidad de la carretera

El funcionamiento del dispositivo es bueno, si bien también cuenta con limitaciones, impuestas por una mala climatología, la presencia de curvas muy pronunciadas, porque el sol incida directamente sobre las señales de tráfico… o, evidentemente, si nos movemos por un país con señales que, como destaca Hyundai, no sean “acordes a la convención de Viena”.

Control de crucero inteligente con parada y arranque automático

Considerada la evolución lógica del control de velocidad, esta tecnología aporta un importante extra de comodidad en largos viajes, realizados principalmente por autovías y autopistas, donde el conductor puede prescindir prácticamente del uso de los pedales, centrándose tan solo en el volante. Para conseguirlo, el i30 Fastback cuenta con una tecnología basada en radar capaz de detectar a los vehículos que se mueven justo por delante de nosotros en el mismo carril.

El control de crucero hace un buen trabajo y se complementa con el dispositivo de mantenimiento dentro del carril.

Con esa información, y una vez que el usuario ha prefijado una determinada velocidad de crucero, el sistema se encarga de mantener una cierta distancia de seguridad con otros vehículos -hay cuatro niveles y también los puede elegir el conductor: van desde unos 25 hasta los 52,5 metros de distancia-, de tal manera que si el coche -o camión- que nos precede pierde velocidad, el i30 también decelerará para conservar siempre un cierto margen de seguridad.

Lo bueno es que esa funcionalidad se complementa con otra, por la cual, en caso de que de repente nos encontremos con vehículos parados por completo -la típica situación de un atasco o retención-, el Hyundai será capaz de frenar con la intensidad que sea necesario para detenerse justo al llegar a la fila de coches parados… y de volver a reiniciar la marcha si la cola de vehículos vuelve a moverse, pudiendo repetir ambas maniobras las veces que haga falta.

Y, como decimos, sin que el conductor deba accionar ni pedal del freno ni acelerador -esta tecnología, por lo tanto, sólo es compatible con el cambio automático-.

El funcionamiento es correcto en todas las circunstancias, aunque ofrece su funcionamiento más ‘refinado’ cuando la vía por la que nos movemos no tiene un volumen de tráfico excesivo.

Durante la prueba, el coche se hizo cargo siempre de la situación, y en ningún momento nos advirtió para que retomásemos el control debido a que no fuese capaz de mantener la distancia de seguridad -en ese caso, aparece una advertencia visual y sonora en el display de información del cuadro de mandos-.

Detector de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores

Posiblemente una de las tecnologías que más sustos nos pueden evitar, y que tiene como objeto evitar situaciones de riesgo provocadas porque efectuamos un cambio de carril sin habernos dado cuenta de la presencia de otro vehículo junto a nosotros y que se sitúa justo en esa zona en la que no lo divisamos por ninguno de los espejos retrovisores.

Imagen de detalle del testigo que se ilumina en los espejos retrovisores para advertir presencia de otro vehículo en el ángulo muerto

El sistema, con la ayuda de unos sensores ubicados en el paragolpes trasero -los mismos del control de ayuda acústica al aparcamiento-, se encargan de monitorizar lo que pasa detrás del coche mientras circula. Si con esa información el sistema ve que accionamos el intermitente para cambiar de carril mientras otro vehículo se aproxima por el carril adyacente -y siempre que circulemos a más de 30 km/h-, encenderá un testigo luminoso en el retrovisor correspondiente y emitirá una señal acústica.

Puede que no sea el sistema más utilizado del mundo, pero basta con que nos eche un cable en una determinada ocasión en la que nos hayamos despistado para que merezca la pena llevarlo siempre activado -como casi todas las ayudas a la conducción, se puede desactivar; en este caso, oprimiendo un botón a la izquierda del volante-.

Microtecnologías

CARGADOR DE MÓVILES SIN CABLE
Justo por delante de la palanca del cambio hay una pequeña guantera con tapa; si la abatimos, encontramos un cargador inalámbrico para móviles que sean compatibles con esa tecnología.

Para que funcione, es necesario que el contacto del vehículo esté encendido y todas las puertas cerradas; cargar el teléfono es tan sencillo como dejarlo boca arriba en la superficie habilitada al efecto. Cuando el aparato se está cargando, se enciende una luz naranja, que pasa a ser verde cuando la batería del teléfono ya está completamente cargada.

Detalle del botón del Hyundai i30 Fastback que permite elegir entre los distintos modos de conducción

DRIVE MODE
También junto al cambio -en este caso, en el lado izquierdo- se sitúa el botón ‘Drive Mode’, con el cual se puede variar el modo de funcionamiento y el carácter del vehículo. Los modos disponibles son tres: normal, eco y sport.

El primero busca el equilibro entre prestaciones y eficiencia; con eco, tanto la respuesta del motor como del cambio se suavizan en busca del menor consumo, mientras que el aire acondicionado, si va activado, también funciona con menor intensidad; por el contrario, la modalidad sport hace más instantánea la respuesta al acelerador, la dirección se endurece levemente y el cambio automático permite que al acelerar, el propulsor suba más de revoluciones antes de pasar a la siguiente marcha.

¿Y qué cosas veremos… pero en la siguiente generación del i30?

No hay duda, el avance de este compacto ha sido notable. Con todo, hay ciertos elementos que aún no está disponibles en el coreano y sí en varios de sus rivales, como por ejemplo:

hyundai i30 fastback color blanco parado y de tres cuartos trasero

HUD -SISTEMA DE PROYECCIÓN DE DATOS EN EL PARABRISAS-
Es algo que permite mostrar información útil durante la conducción sin que la persona a los mandos tenga que desviar la mirada de la carretera. Ya lo puedes encontrar, entre otros, en el nuevo Ford Focus.

WiFI… PARA LOS PASAJEROS
Gracias a que el coche lleva una tarjeta SIM integrada y siempre que contratemos algún tipo de plan telefónico para contar con datos para navegar, hay modelos que ya permiten crear una red inalámbrica en el interior del vehículo -hotspot- con el fin de que los pasajeros conecten sus dispositivos y naveguen por Internet. Un ejemplo es el Opel Astra.

SUSPENSIÓN ADAPTATIVA
Al igual que el i30, hay varios modelos que cuentan con un selector de modos de conducción que actúan sobre distintos parámetros del coche. Por ejemplo, en los acabados más completos del Golf se puede contar con ese sistema que, además, actúa sobre la dureza de la suspensión, siempre que el usuario haya pagado por ese dispositivo.

CUADRO DE MANDOS DIGITAL
Empieza a ponerse cada vez más de moda. Consiste en reemplazar el tradicional cuadro de instrumentos de relojes analógicos por una pantalla digital de alta resolución, plenamente configurable y un tamaño que suele oscilar entre las 10 y las 12 pulgadas. Ya lo puedes equipar en un Seat León o en un Mercedes Clase A.

VALORACIONES
Conectividad
7
Asistentes de conducción
8
Tecnología de confort
6
Tecnología de entretenimiento
7
App
3
P. Parada
Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.