Tecnología HC

Subaru consigue que cinco millones de coches tengan ‘la vista afilada’

Mientras que la gran mayoría de marcas confían el funcionamiento de sus ayudas y asistentes a la conducción a lo que 'les dicta' un radar delantero, Subaru apostó por graduar de manera especialmente eficaz la 'vista' de sus coches.

Imagen sistema EyeSight de Subaru Hackercar

Si piensas en un águila y en un murciélago, sabrás que ambos destacan por su capacidad para manejarse en todo tipo de situaciones. En el caso del murciélago, son especialmente hábiles de noche con esa especie de ‘sónar’ que equipan de serie y que con la ayuda de ondas que emiten por su boca o nariz les permite medir las distancias con objetos que tienen delante de sí.

Por su parte, el águila, cuyos ojos tienen el doble de campo de visión que un humano, disfrutan de una excelente resolución a todo color y pueden localizar, desde el aire, a una presa situada a tres kilómetros, cuentan con un perfecto sentido de la vista.

La gran mayoría, para lo que tiene que ver con asistentes como el frenado automático de emergencia y, sobre todo, el control de velocidad adaptativo, confían en sistemas ‘tipo murciélago’, es decir, recurriendo al radar.

Sin embargo, en Subaru disponen de un dispositivo con cámaras estéreo… es decir, dos cámaras ubicadas en la parte alta del parabrisas y que no solo ven, sino que también captan la profundidad y, por lo tanto, son como ojos que pueden medir las distancias con objetos que haya por delante.

A esta tecnología, Subaru la llama EyeSight y lejos de resultar algo novedoso, esta firma japonesa comenzó a desarrollarla en 1989, es decir, hace más de 30 años. Como es lógico, en todo ese tiempo la ha ido evolucionando, tanto en la parte de hardware -es decir, las propias cámaras, que cada vez tienen un ángulo de visión más amplio- como el software -al fin y al cabo, la parte necesaria para reconocer y procesar las imágenes con el fin de contribuir a un mejor funcionamiento de las ayudas a la conducción o de aplicar otras nuevas-.

Lo bueno de esta tecnología es que su evolución no para y, de hecho, Subaru ya ha presentado en Japón el EyeSight X, un sistema que combina las cámaras con una serie de radares ubicados en los paragolpes, un mapa de alta definición y otras tecnologías para que el coche ‘vea’ todo lo que tiene alrededor y conseguir que en ciertas circunstancias -por ejemplo, para rodar en tráfico lento y congestionado- el vehículo tenga lo que se podría definir como un nivel 3 de conducción autónoma.

Imagen de un Subaru Outback en carretera Hackercar

Y no contentos con eso, el próximo paso estará enfocado a aplicar la Inteligencia Artificial a la tecnología EyeSight, de tal manera que el dispositivo funcionará y tomará decisiones de una manera que incrementará la seguridad del vehículo que la lleve…

¿Coches a prueba de… accidentes?

Que, por cierto, son muchos: se calcula que hay más de cinco millones de Subaru en todo el mundo que la ofrecen, lo cual quiere decir que la firma nipona no solo apuesta por una tecnología avanzada, sino que también la populariza -en nuestro país, por ejemplo, la llevan de serie todo sus modelos y versiones-.

Hemos mencionado anteriormente que este EyeSight mejora la seguridad; algo que declara Subaru pero no como simple frase de dossier, sino que lo sustenta con un dato relevante: según el ITARDA -Instituto de Investigación y Análisis de Datos de Accidentes de Tráfico de Japón-, en el país oriental, los coches dotados de EyeSight mostraron una tasa de accidentes del 0,06%, que se puede considerar una cifra bajísima.

Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.