Empresas

Stellantis: primeros pasos tras la fusión de PSA y FCA

PSA y FCA comienzan el 2021 convirtiéndose en Stellantis. ¿Cómo va a organizarse este nuevo gigante automovilístico? ¿Qué retos le aguardan?

Imagen de la Presentación de Stellantis

“Un escudo para llegar más lejos”. Así ha definido Carlos Tavares -en repetidas ocasiones- el propósito de Stellantis, el gran consorcio creado a partir de la fusión de PSA y FCA y que, ahora, echa a andar como una entidad única. Con este acto inaugural, queda atrás definitivamente todo el ‘culebrón’ que condujo al inicio de la fusión allá por 2020.

No obstante -y como el propio Tavares ha reconocido implícitamente en rueda de prensa-, el gran reto empieza ya: lograr incrementar la rentabilidad y convertirse en los líderes de la movilidad sostenible del futuro.

Desde su sede en Ámsterdam, tanto él -en calidad de CEO- como John Elkann -como presidente- deberán comenzar por poner orden bajo un inmenso ‘paraguas’ que acoge a catorce marcas de ambos lados del Atlántico. Este ‘espinoso’ asunto ha suscitado multitud de preguntas de los periodistas acerca del futuro de algunas de ellas.

La fuerza por la diversidad

De ahí que Tavares, anticipándose a la incertidumbre, haya expuesto su estrategia: optimizar al máximo los costes y potenciar las sinergias entre marcas para conseguir afianzar la posición de las más asentadas… y, al mismo tiempo, ofrecer oportunidades de crecimiento a las más ‘débiles’.

De este modo, el directivo espera mantener al completo la ‘fuerza’ de este gigantesco conglomerado -el cuarto del mundo- sin mermar ninguno de sus activos, ya sean emblemas, plantilla -400.000 empleados en todo el planeta- o instalaciones.

Logotipo del consorcio Stellantis, integrado por PSA y FCA

A falta de confirmar sus planes de negocio, una nota de prensa ya revela profundos cambios directivos entre marcas. Así, Linda Jackson cambiará Citroën por Peugeot, relevando a un Jean-Philippe Imparato que pasa a comandar Alfa Romeo. Por su parte, Luca Napolitano cederá su asiento en Fiat y Abarth para dirigir el futuro -nada claro- de Lancia. El único ‘Brand CEO’ que conserva su puesto es el de Opel, Michael Lohscheller.

En el plano tecnológico, se espera una nueva ‘vuelta de tuerca’ de las economías de escala: cada plataforma dará ‘vida’ a un mayor número de modelos. Con esta premisa, Stellantis bien podría estandarizar entre los más pequeños la actual CMP de PSA. Dicho movimiento podría -en el plano especulativo- allanar el camino para el regreso del Fiat Punto… o, por contra, complicar el lanzamiento del Alfa Romeo Tonale.

Imagen de la plataforma eMVP de PSA

Por su parte, en el empresarial las marcas ‘premium’ del conglomerado -Alfa Romeo, DS y Maserati- podrían disfrutar de un fuerte impulso de internacionalización. En este supuesto, la plataforma de los Giulia y Stelvio -de propulsión trasera- quedaría reservada a futuros productos de alto nivel.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.