Tecnología HC

Stella Vita: la autocaravana más ecológica -y rara- del mundo

Seguro que tienes una imagen en mente de la apariencia de estas casas rodantes. Sin embargo, un grupo de estudiantes han ideado un autocaravana con una apariencia inusual... aunque es por un motivo importante.

Imagen del equipo desarrollador de la Stella VIta
Foto: Bart van Overbeeke

Se llama Stella Vita y aunque es una autocaravana, su aspecto recuerda más bien al de algún llamativo prototipo de coche deportivo de los que se presentaban en los salones del automóvil hace unas décadas. Su desarrollo no ha corrido a cargo de una marca de automóviles o un fabricante de autocaravanas, sino que ha tenido lugar en el ámbito universitario.

Concretamente, un equipo de estudiantes de la Universidad Tecnológica de Eindhoven han sido los encargados de elaborar esta «casa sobre ruedas completamente autosuficiente y de emisiones cero». Es decir, un vehículo que no es llamativo ‘porque sí’, sino porque pretende cumplir una función.

Además, el equipo probador ha querido demostrar que es un vehículo plenamente funcional y, por eso, se embarcaron en un viaje desde Holanda a Tarifa, haciendo paradas en destinos intermedios como Madrid, durante los primeros días de octubre. ¿Y por qué es diferente este vehículo? Porque gracias a la tecnología solar, en un día despejado puede recorrer hasta 730 km sin tener que parar a recargar; además, no sólo genera energía suficiente para desplazarse, sino también para que funcionen elementos como la televisión, el agua caliente de la ducha o la cafetera que lleva a bordo.

A simple vista, la caravana es bastante más bajita de lo que estamos acostumbrados en este tipo de modelos, basados en comerciales. Sin embargo, es práctica y funcional porque en realidad el techo se puede desplazar hacia arriba, de forma eléctrica, y cuando el vehículo se encuentra detenido, de tal forma que se gana una altura interior de hasta 2,5 metros, es decir, una persona puede permanecer de pie en su interior para cocinar, trabajar o para ir a dormir.

Imagen interior de la de la Stella VIta
Foto: Bart van Overbeeke

Además, cuando se levanta el techo, la Vita -que dispone de cinco plazas- gana aún más superficie para sus placas solares, que se extienden hacia los lados, duplicando su extensión hasta llegar a los 17,5 metros cuadrados. Y, cuando se trata de circular -algo que puede hacer legalmente-, entre la baja altura del modelo, su diseño muy aerodinámico -según los responsables ‘con forma de lágrima’, que es un concepto clásico para hablar de objetos con poca resistencia al aire- o que está fabricada en materiales muy ligeros, consiguen que su consumo energético sea muy reducido… Y de ahí que presuman de una buena autonomía.

Es, desde luego, un vehículo que puede ser el precursor de algo muy interesante. De hecho, según Kjell Revenberg, director de Solar Team Eindhoven, «queremos adelantarnos de cinco a diez años a la industria para mostrar lo que es tecnológicamente posible. Por eso intentamos inspirar al mayor número posible de personas en Europa durante nuestro viaje».

No es la primera que este equipo universitario apuesta por una idea tan interesante. De hecho, llevan años especializados en vehículos solares y en su currículum ya figura el desarrollo de un coche familiar que recurría a la energía del sol. También participaron con éxito en el famoso ‘World Solar Challenge‘ de Australia, competición para modelos que funcionan con energía solar y que ellos ganaron en varias ocasiones.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.