Compras inteligentes

Skoda Karoq Sportline

Deportivo, 190 CV, con tracción total, automático...

Imagen frontal del Skoda Karoq Sportline en color rojo

La moda de los SUV compactos no para. Y dentro de ese tipo de modelo, los que tienen apariencia deportiva y un motor potente están ganando cada vez más adeptos. Un buen ejemplo es este equilibrado Karoq; ¿por qué es una compra inteligente?

En teoría, si te vas a comprar un SUV -es decir, como gran parte de la gente en estos momentos-, seguramente valores que son vehículos con una imagen robusta y poderosa, un puesto de conducción cómodo y elevado, un espacio interior amplio y con soluciones prácticas…

Sin embargo, está claro que aunque las preferencias de quienes se comprar un todo camino van por esos derroteros, cada vez hay más clientes que piden a esos modelos un cierto toque deportivo. Podríamos entrar a discutir si es algo razonable, si no es algo contradictorio el hecho de buscar la ‘deportividad’ en modelos que, en principio, deben cumplir otro tipo de prioridades.

Imagen interior de un Skoda Karoq Sportline

Sin embargo, ha quedado claro que aquí ese concepto de ‘deportivo’ no tiene mucho que ver con el comportamiento, las sensaciones o la eficacia, que siempre van a estar condicionadas con lo que son estos vehículos: más grandes, altos y pesados que la media. Tiene que ver, más bien, con la imagen y con la sensación de tener potencia suficiente bajo el pie derecho.

Uno de los que mejor cumple esas características y al mismo tiempo uno de los más lógicos entre los SUV compactos es el Skoda Karoq con el acabado deportivo Sportline. En su día ya probamos una versión que combinaba esa terminación con el equilibrado motor 1.5 TSI de 150 CV. Pues bien, ahora vamos a analizar por qué esta variante 2.0 TSI, también de gasolina y también turbo, puede ser una compra realmente interesante.

Y vamos a empezar por el factor que más suele influir a la hora de considerar a un coche como compra inteligente o no: el precio. Si miras el listado de precios oficiales de la marca, verás, que por el coche que ves en las fotos, esta firma checa te pide 36.680 euros.

No es que sea una cifra baja, pero es que poco menos que hablamos del tope de gama de la familia Karoq: un motor potente, traccion total, cambio automático, un vistoso kit deportivo, un equipamiento de serie lo bastante completo…

Imagen tres cuartos delantero de un Skoda Karoq de color rojo en carretera

Ahora bien, Skoda siempre se guarda un as en la manga en forma de descuento para prácticamente todos los coches que componen su gama en España. Dicho as es… el de oros, porque el precio de esta versión se ve reducido notablemente una vez que se aplica el descuento oficial del que goza el coche -siempre que optes por financiar con la marca parte del importe que debes pagar-.

En concreto, la versión de la que te estamos hablando queda en sólo 30.860 euros. Decimos ‘solo’, porque tienes que hilar muy fino para encontrar en el mercado algo parecido que se aproxime, siquiera, a esa cifra psicológica de los 30.000 euros.

Para que te hagas una idea, alternativas como el Seat Ateca FR, prácticamente idéntico en todo, cuesta 36.750 euros, con descuento ya incluido. Otro posible rival sería el Kia Sportage 1.6 T GDGI, de 177 CV, que es algo más barato y menos potente -29.560 euros con su actual promoción-.

Regresando a nuestro protagonista, sin ser el Skoda más grande o más caro de la gama -ahí están los Superb y Kodiaq-, sí que resulta uno de los más avanzados tecnológicamente que ofrece el fabricante checo -al menos, hasta la próxima llegada del Octavia-.

Qué esta incluido y por qué te tocará pagar

De serie, el Sportline viene con elementos como el selector de modos de conducción -que permite, con pulsar un botón, variar el carácter del coche para hacerlo más deportivo, cómodo, ecológico-, el sistema de acceso y arranque sin llave, el cuadro de mandos digital -un elemento muy sofisticado y que le da al interior un aspecto muy tecnológico-, el sistema multimedia con pantalla táctil de 8″ y navegador…

De este último sólo podemos hablar bien, porque es un dispositivo con muy buena calidad gráfica, nos pareció bastante rápido en su funcionamiento y resulta bastante completo, en cuanto al número de funciones que engloba.

Tampoco faltan elementos como la llamada de emergencia, los servicios conectados durante un año -para controlar el vehículo desde una aplicación en el móvil-, un sistema de iluminación ambiental para el interior -cuya luz tiene se puede elegir en varios colores- o un portón trasero con apertura y cierre eléctricos.

En cuanto a asistentes y ayudas que facilitan la conducción, este SUV viene con los faros delanteros con todas las funciones de led -y el dispositivo que cambia de manera automática entre cortas y largas-, los sensores delanteros y traseros para la ayuda al aparcamiento -junto con una cámara trasera-, el asistente de frenada automática de emergencia en ciudad, el asistente de luz y lluvia, el dispositivo denominado ‘Side Assist’ que te alerta de la posible presencia de vehículos en el ángulo muerto de los retrovisores…

Para que sea top debes tirar de la lista

El Karoq puede ser aún más tecnológico; por ejemplo, por 635 euros puede llevar el control de velocidad adaptativo ACC, que funciona a velocidades de hasta 210 km/h y es capaz de mantener la distancia con el vehículo que te precede, acelerando o frenando de manera automática.

Imagen tres cuartos trasero del Skoda Karoq Sportline de color rojo

Por otros 70 euros cuenta con un lector de señales de tráfico, mientras que por otros 400 dispone del pack que te avisa si te sale del carril pero que también actúa sobre la dirección para mantenerte dentro del mismo. Finalmente, por 335 euros cuentas con el sistema de estacionamiento automático, que toma el control de la dirección para estacionar el coche tanto en línea como en batería.

Finalmente, hay otros dispositivos con sobreprecio que resultan curiosos: el sistema de sonido Canton con 10 altavoces -muy recomendable por los 270 euros que cuesta-, el sistema de navegación Columbus -muy completo, pero costoso: 1.155 euros-, la suspensión regulable en dureza -890 euros- y cosas llamativas, como la linterna led incluida en uno de los laterales del maletero -35 euros- o el enchufe de 230V para los pasajeros de las plazas traseras, junto con una toma USB adicional -205 euros-.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.