Expertos HC

El sistema que convierte a tu coche en un ordenador con ruedas

El concepto de 'sistema embebido' es relativamente nuevo en el mundo del motor, pero es ya veterano en el de las tecnologías TIC. Aquí explicaremos qué es, cuál su origen y su uso en la mayor parte de los vehículos actuales.

Imagen de una pareja charlando en una mesa y con un ordenador
Foto: Rawpiel en Pixbay.

Quienes estéis interesados en el funcionamiento de cualquier coche moderno encontraréis cada vez más referencias al concepto de ‘sistema embebido’. Es relativamente nuevo en el mundo del motor, pero es ya veterano en el de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), del que proviene.

Aunque en la actualidad estamos acostumbrados a ver ordenadores por todas partes (en la oficina, en casa o en el bolsillo) y de muchos tipos (de sobremesa, portátiles o teléfonos móviles) no siempre fue así. Los primeros sistemas capaces de procesar información eran pequeños dispositivos electrónicos desarrollados a medida y con unas funciones muy limitadas.

No servían para escribir y leer documentos, ni para jugar, ni para conectarse a internet. Únicamente podían tener una función, pero eran muy buenos haciéndola. Por ejemplo, un teléfono digital tradicional, la placa de un electrodoméstico o un sintetizador musical; cada uno de ellos es muy diferente y se adapta perfectamente al problema que resuelve.

Pero estos sistemas tenían un pequeño problema: eran caros de diseñar y fabricar. El motivo es que se hacen pocos de cada tipo y, generalmente, son incompatibles entre sí. Por otra parte, el increíble avance de la informática y la electrónica de propósito general ha hecho que en la actualidad el coste de fabricación de un procesador como el del ordenador sea similar al de estos sistemas específicos, aumentando su flexibilidad y capacidad de conectarse unos a otros, usando tecnologías muy probadas y maduras.

Resuelven una necesidad

Por ese motivo, es cada vez es más habitual que en la industria de fabricación se opte por incluir estos pequeños ordenadores en el corazón electrónico de los aparatos, en lugar del dispositivo de una sola función que tenían antes.

Cuando esto sucede, decimos que el sistema incluye un ‘sistema embebido’. En resumen, estaría formado por aquellas piezas de un ordenador que resuelven la necesidad para la que se utiliza: hablar a distancia con otras personas, controlar un electrodoméstico o los sistemas mecánicos de un automóvil.

La principal diferencia entre un ordenador tradicional y un sistema embebido está en la optimización del espacio y sus características técnicas. También en que elimina todo aquello que no es necesario para realizar su función. Para entenderlo mejor: un sistema embebido se parece a un ordenador lo que un coche de rally a uno convencional.

Mientras al coche de rally le eliminan todo el interior para que pese menos; el sistema embebido usa sistemas operativos más ligeros -muchas veces en tiempo real-, sólo se conecta a los periféricos que necesita -no tiene teclado, habitualmente- y funciona sin la necesidad de una persona dando órdenes, porque, desde que se enciende, un programa indica lo que hacer en cada momento.

Una vez entendido esto podemos pensar que un automóvil moderno incluye muchos sistemas embebidos. Estos se encuentran en la forma de Unidades Electrónicas de Control (ECU) o de sistema de infoentretenimiento (la consola digital). Así, el coche es más una “red de ordenadores especializados con ruedas” que un sistema mecánico, como ocurría antes.

Raúl Orduna
Soy Director de Ciberseguridad en Vicomtech. Soy Ingeniero doctorado en Informática, ligado a la seguridad desde finales de los años 90, inicialmente en el ámbito académico del criptoanálisis y posteriormente en labores de innovación profesional en empresas especializadas del sector, tales como S21sec y Panda. Pasé varios años colaborando en proyectos de ciberseguridad para el Gobierno de Navarra y tras ser responsable de innovación en Tracasa en la actualidad he vuelto a la investigación tecnológica en este sector. Me encanta la ingeniería inversa y la programación a bajo nivel, al fin y al cabo "hay mucho sitio al fondo".

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.