Tecnología HC

Si intentas escapar de estos coches de policía lo llevas claro

Proteger a los inocentes es una tarea que requiere las mejores herramientas posibles. En la carretera, eso se traduce en ser más rápido que ‘los malos’.

Imagen de la Ford Police Raptor

Aunque a veces no te lo parezca, España sigue siendo un país seguro. Es cierto que se cometen cada día multitud de delitos… pero, al menos, los delincuentes no tienden a protagonizar caóticas huidas al volante como norma general.

Sin embargo, en otros lugares del mundo, esta amenaza es mucho mayor de lo que podemos imaginar. Y, por ello, sus cuerpos policiales mantienen un exhaustivo entrenamiento y una cuidada preparación. Especialmente, en todo lo tocante a los vehículos que utilizan para este arriesgado cometido.

Tomando como base la máxima de que la persecución debe durar lo menos posible -para evitar daños graves a inocentes-, lo habitual es encontrar en sus garajes modelos de muy altas prestaciones: compactos ‘GTI’, berlinas con motores V6 o V8, superdeportivos… Y, ahora, también todoterrenos salvajes.

A este género pertenece el último vehículo que ha creado la filial británica de Ford para el departamento de policía de Gales del Sur. Se trata de un Ranger Raptor, una camioneta que aporta como base los 212 CV de su 2.0 turbodiésel, manejables a través de una transmisión automática con diez relaciones.

Aunque, si bien por potencia ya supera a la media de coches que puedes ver en la calle, el punto fuerte de este Raptor -al igual que el dinosaurio que le presta su nombre- es la ‘caza’ campo a través, gracias a su conjunto de amortiguadores de competición firmados por Fox y su modo de conducción ‘Baja’. Este último altera la respuesta del acelerador y el tarado del bastidor para poder saltar por encima de cualquier obstáculo a máxima velocidad.

Imagen de un Ford Focus ST de policía

Y si, por casualidad, alguien deja atrás a este ‘depredador’… le espera otro ‘Fast Ford’. En esta ocasión, un Focus ST Estate que los agentes ya están evaluando en pruebas por encima de los 250 km/h.

¿De dónde viene todo esto?

En los países anglosajones -como Estados Unidos o Gran Bretaña-, las persecuciones de coches están a la orden del día. La espectacularidad de un vehículo que logra zafarse, una y otra vez, de los agentes del orden ha inspirado tanto retransmisiones televisivas de infarto -¡cómo olvidar la huida de OJ Simpson en 1994 por el centro de Los Ángeles!- como decenas de piezas de ficción, entre las cuales se incluyen desde todo un subgénero cinematográfico -‘Bullit’, por mencionar un ejemplo- a videojuegos como la saga ‘Driver’.

En las islas británicas, su particular cultura del crimen organizado da igualmente cabida a este tipo de manifestaciones. En su caso, el mejor exponente ficticio sería la serie de TV ‘The Sweeney’, emitida -por el canal ITV- en cuatro temporadas de 1974 a 1978. En ella, los protagonistas desataban todo el poderío de los Ford prestacionales de su tiempo como los Escort RS1800, Capri, Cortina o Granada. Tal fue su popularidad que, en 2012, se estrenó un ‘remake’ en forma de película. Y, como puedes ver en el fragmento de arriba, la firma de Dearborn no quiso “perderse la fiesta”…

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.