Novedades

¿Será esta la mesías de las pickup eléctricas?

Muchos prototipos de camionetas eléctricas se pierden en el camino, pero Lordstowns Motors cree que su pickup tiene las claves para no caer en el olvido. ¿A qué se debe tanta confianza?

pickup eléctricas
Fuente: Lordstown Motors

Cada semana hay al menos una propuesta en el sector de las pickup eléctricas. Desde que Rivian tomó la delantera, muchas compañías han seguido su sendero y abierto otros como el del SUV, la furgoneta comercial o el camión. En este mosaico de startups y grandes compañías, Lordstown Motors cree conocer las claves del éxito.

La historia de la marca es curiosa, ya que nace del culebrón que acabó con General Motors cerrando su fábrica de Lordstown en Ohio. La empresa que se formó para aprovechar este vacío fue Workhorse. Pero algunos problemas financieros llevaron a su CEO Steve Burns a fundar la actual Lordstown Motors.

Esta startup surgió con el único propósito de adquirir la patente de la pickup eléctrica que tenía Workhorse en desarrollo, la W-15, y llevarla hasta el mercado. Burns alberga una confianza ciega en el proyecto, y ha llegado a declarar que su éxito está asegurado bajo el nuevo nombre de Endurance.

La primera ventaja que esgrime es que ya cuenta con una planta de producción aclimatada para el desarrollo de vehículos eléctricos. Otras pequeñas empresas que tenían las ideas claras se han desgastado demasiado buscando un lugar de trabajo. Esta es la parte más delicada en cualquier proyecto de ambiciones similares.

Su CEO también relata su bagaje previo, que le ha llevado a comenzar hasta cuatro proyectos distintos. De estos dice haber adquirido la experiencia necesaria para tratar con un equipo de trabajo.

Sin embargo, lo que más confianza le otorga es la capacidad que tiene Lordstown Motors para lograr financiación. La notoriedad ganada con el tema de General Motors les ha hecho formar parte de círculos influyentes. Entre ellos el Departamento Nacional de Energía, el presidente Trump y otras compañías del sector.

Es decir, Burns aporta más valor a su posición en el mercado que a las características diferenciales de su furgoneta. Y la realidad es que su pickup no encuentra una gran diferenciación con respecto a otras eléctricas.

Se trata de una camioneta con tracción total a las cuatro ruedas y un peso de unos 3.400 kg. Aunque sí resulta curiosa su promesa de destinar un pequeño motor eléctrico para cada una de sus ruedas. Además de presumir de un chasis diferencial por las pocas partes móviles que utiliza. Pero esto ahora mismo son suposiciones, ya que no existen especificaciones definitivas.

De hecho, la Endurance se parece bastante a R1 T de Rivian, un vehículo ya asentado en el sector en el que Lordstown Motors pretende competir. Aunque en su página, se comparan con la Ford F-150 Lariat 4WD, un vehículo de combustión.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.