Consejos HC

¿Cuáles son los secretos de ciberseguridad de una empresa de autobuses?

Un directivo de ALSA participó este miércoles en el 14ENISE para explicar los retos de ciberseguridad a los que enfrentan compañías como la suya. También criticó constructivamente a los que infravaloran estas precauciones.

Imagen de un autobús escolar amarillo con ruedas de Big Foot
Foto: Piqsels.

El décimo cuarto Encuentro Internacional de Seguridad de la Información –14ENISE– organizado por el Instituto Nacional de Ciberseguridad –INCIBE– acogió este miércoles, entre sus múltiples ponencias, una interesante mesa redonda cuyo tema capital fue el futuro de la ciberseguridad.

En la charla participaron cuatro representantes de los sectores principales de la industria española. Y en ella la cara visible de la movilidad fue la de Carlos Acha, director de Operaciones y director Digital para ALSA, quien reveló algunos de los pormenores de la compañía de transportes en términos de ciberseguridad.

Acha comenzó su intervención reconociendo que las empresas están lejos de garantizar una ciberseguridad competitiva. Una declaración que podría tomarse como un dardo envenenado a todos los directivos que se muestran reacios a invertir en materia de seguridad en las infraestructuras informáticas que comandan.

Los objetivos de ALSA

Con todo, también dejó caer que la actual preocupación de ALSA es la de salvaguardar los datos de sus clientes, una conducta que choca frontalmente con la intención de ofrecerles a estos un trato más personalizado. A pesar de la paradoja, es un aspecto que la compañía tiene en cuenta y que está procurando gestionar con el mayor mimo posible. Es más, Acha aseguró que los viajeros de ALSA tienen un seguro destinado a cubrir posibles malas prácticas en el tratado de sus datos.

Acha 14Enise

Tras el breve análisis de objetivos futuros, incitó a las empresas del transporte y a los poderes fácticos a cuidar mucho la reputación en relación con la ciberseguridad. Porque ¿qué pasaría si los crackers atacasen las infraestructuras y/o flota de autobuses de una empresa de estas características? ¿En qué posición quedarían?

La respuesta a esto quizás se encuentre, en un intento por trazar un paralelismo, en la multa de 22 millones de euros que le han impuesto a British Airways por despreocuparse de los datos de sus clientes. Para evitar contratiempos como este, Acha instó encarecidamente a unos y a otros tanto a la formación como a la inversión constante.

Los planes de futuro

Esclarecido el gran objetivo del presente para ALSA, Acha no fue tan profundo a la hora de explicar cuáles son los retos futuros de la empresa en el entorno de la ciberseguridad. Lo que sí adelantó es que trabajan desde ya para poder implementar el blockchain como sistema de pago en un tiempo lejano, si bien es algo que quedar condicionado por el desconocimiento que hay en España hacia esta moneda.

Con todo, el nicho de la ciberseguridad tendrá que esperar un poco más para conocer de cerca si los ‘ordenadores con ruedas’ colectivos corren el riesgo, inevitable por otro lado, de ser crackeados. Algo vital cuando -por ejemplo- el pasajero viaja a bordo de un autobús donde la conexión a internet está vigente a través de señales WiFi gratuitas y/o navegación mediante tablets.

Avatar
Joven picapedrero del teclado. Periodista siempre en formación, porque uno no termina nunca de serlo del todo. Polivalente, ambicioso y con un punto mesurado e imprescindible de visceralidad. En otro orden de cosas, amante de la música y los eventos culturales en directo. Ahora, tras haber escrito sobre política y deporte en medios punteros, es el momento de acercar al público el desconocido mundo de la ciberseguridad automovilística. Para ello, sencillez, vocación divulgativa y una cucharada sopera de humor. Seguro que lo pasaremos genial.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.