Tecnología HC

Seat prueba a construir sus coches con… arroz

Créenos: mucho antes de que surja un sustitutivo para el petróleo, alguna marca habrá encontrado reemplazo para los plásticos tradicionales. Así es, por ejemplo, la que está investigando Seat.

Imagen de tarros con cáscara de arroz

Y es que, si atendemos a ciertas voces de la ciencia -que pueden, o no, estar equivocadas-, nos veremos obligados a racionar -muy mucho- el uso que hacemos del petróleo. Ello implica, entre otras medidas, limitar su empleo en los productos de consumo.

No en vano, el plástico -que compone multitud de objetos cotidianos- se obtiene a partir de hidrocarburos, en complicados procesos químicos. Por tanto, conviene buscar alternativas en una industria que consume más ‘oro negro’ que todos los motores del mundo arrancados a la vez… y que mantiene una muy estrecha relación con la automotriz.

De hecho, podría decirse que ya muchas marcas andan con esta ‘mosca’ detrás de sus oídos. Algunas nos han enseñado ya, por ejemplo, los usos que pueden tener elementos como una inerte botella de plástico o las cáscaras de los granos de café.

Un tacto que ‘alimenta’

Ahora, Seat se une a esta creciente lista de experimentos. La firma española investiga la posibilidad de emplear ‘Oryzite’ para fabricar buena parte de sus guarnecidos interiores. A diferencia del plástico corriente, este material se compone -en un alto porcentaje- de una fibra vegetal obtenida a partir de cáscaras de arroz.

La idea surgió del propio sector arrocero catalán, tal como explica el CEO de Oryzite Iban Ganduxé: “En la Cámara Arrocera del Montsià, con una producción de 60000 toneladas de arroz al año, buscamos una alternativa para aprovechar toda la cantidad de cáscara que se quemaba, unas 12000 toneladas, y la convertimos en Oryzite. Un material que, mezclado con otros compuestos termoplásticos y termoestables, puede modelarse”.

Imagen de piezas hechas con arroz por Seat

Por el momento, Seat trabaja modelando en Oryzite algunas partes pequeñas del nuevo León, tales como el interior del portón trasero, el doble piso del maletero o el revestimiento del techo. Como resultado, se obtienen piezas idénticas a las originales… pero mucho más ligeras. Así lo resume el ingeniero de Seat Joan Colet: “Las piezas son más ligeras, con lo que disminuimos el peso del coche, reduciendo así la huella de carbono. Además, estamos utilizando un material renovable, promoviendo la economía circular y haciendo un producto más verde”.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.