Salones

El primer coche eléctrico de Seat llega en 2020

Se llama ‘El -Born’ y, aparte de ser un sofisticado barrio barcelonés, ahora también será un avanzado compacto eléctrico que llegará en un año.

SEAT el Born

La actividad tecnológica de Seat en 2019 está siendo extraordinaria; después de presentar su propuesta de micromovilidad eléctrica, sus progresos con las redes 5G o su acuerdo de colaboración con IBM para el desarrollo de Inteligencia Artificial, ahora muestra en Ginebra el concept del que será su primer coche eléctrico.

De momento su nombre es ‘El-Born’ y es un anticipo bastante realista de cómo será el primer vehículo eléctrico de Seat que se fabricará en serie. Realizado a partir de una plataforma conocida como MEB -y que será la que también comparta con alternativas similares del grupo Volkswagen-, este vehículo sería por tamaño y posicionamiento, el equivalente eléctrico del futuro Seat León.

Lo cierto es que hay muchísimas cosas relevantes en el ‘El-Born’. Por ejemplo, su exterior demuestra que la eficiencia de un coche, sea del tipo que sea, y sobre todo si es eléctrico, comienza en la aerodinámica. Llantas específicas de 20”, ausencia de parrilla delantera, parte inferior muy trabajada, un vistoso alerón rematando el techo… El diseño será llamativo, sin llegar a revolucionario; eso sí, como en todo Seat existirá la posibilidad de aportar un toque deportivo eligiendo la terminación FR.

Frente a otros eléctricos no hay elementos como las manecillas de las puertas enrasadas o ausencia de retrovisores: da la sensación, en conjunto, de que el aspecto del concept es ya muy aproximado al del coche que estará en los concesionarios en 2020 -debería rondar los 40.000 euros con posibles subvenciones- y que se fabricará en la planta alemana de Zwickau.

Del interior hay aspectos muy interesantes. Por ejemplo, que se apuesta por la fórmula del Tesla Model 3, es decir, gran parte del protagonismo recaerá en una gran pantalla central de 10”… en detrimento de la instrumentación que hay tras el volante. Esta última es digital y claramente más pequeña que la de cualquier Seat actual, pero suficiente para mostrar los datos básicos de conducción: velocidad, indicaciones del navegador, ayudas a la conducción o autonomía.

Otro elemento destacable es que después de décadas de existencia desaparece el clásico mando giratorio para conectar las luces, ahora sustituido por botones… que, realmente se utilizarán poco, ya que el vehículo dispondrá de alumbrado inteligente.

Como decíamos, el protagonismo recae en la pantalla central, cuya apariencia es similar a la que veíamos hace unos días en el Skoda Kamiq. De formato apaisado, integra en su parte inferior los controles de la climatización. El resto del salpicadero se muestra sencillo y convencional, a excepción del traslado del mando del cambio de su posición habitual, entre los asientos, que ahora pasa a colocarse tras el volante.

Muy eléctrico para llegar muy lejos

El concept que se ha mostrado en el Salón de Ginebra, aunque hizo su debut público horas antes en la noche de los estrenos del Grupo VW, se presenta con una versión completamente eléctrica “de hasta 204 CV” según la información de la marca -lo que hace aventurar que habrá versiones de menor potencia-. Esta mecánica permite al modelo acelerar de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos.

Por su parte, la autonomía está garantizada gracias a una batería de 62 kWh que debería proporcionarle una autonomía media de 420 km según el ciclo de conducción WLTP -más estricto a la hora de homologar este tipo de datos-. Lo mejor es que la batería es compatible con sistemas de recarga de corriente continua que suministran hasta 100 kW, de tal forma que se podría cargar un 80% de la capacidad de la batería en 47 minutos.

Un buen truco para ganar autonomía

Seat comenta que se ha incluido un sistema de gestión térmica muy avanzado; eso significa que el coche puede hacer frente con más garantías a situaciones climáticas extremas, como los inviernos que se viven en países del norte. Y es que las bajas temperaturas siguen siendo uno de los principales enemigos de este tipo de coches; en este caso, con la bomba de calor que se ha incluido es posible reducir el consumo de la calefacción eléctrica y ahorrar nada menos que 60 km de autonomía.

Tecnológicamente, el el-Born está preparado para asumir funciones de conducción autónoma de nivel 2, es decir, que permiten al vehículo, en ciertas circunstancias tomar el control parcial de la dirección, el acelerador y el freno. Es decir, lo que ya pueden hacer modelos con avanzados sistemas de asistencia de mantenimiento en el carril y control de velocidad inteligente.

Como es lógico, uno de los objetivos de un compacto eléctrico como el el-Born es el de derrotar a la referencia y líder absoluto en el sector: el Nissan Leaf que, además, ahora estrena una versión que iguala los registros de potencia y capacidad de batería del Seat.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.