Novedades

Seat Ibiza 2021: la tecnología le ha cambiado por dentro

Con cerca de seis millones de unidades producidas desde su debut en 1984, no hay que decir lo importante que es el Ibiza para Seat. Por eso, toca analizar con lupa lo que ofrece un urbano que sigue siendo un éxito.

Imagen tres cuartos delantero Seat Ibiza 2021

Cuatro años después de su lanzamiento, la quinta generación del Seat Ibiza es una demostración palpable de que un buen diseño exterior, una competitiva y avanzada gama de motores y una plataforma de nueva generación no se quedan, para nada, anticuados en ese espacio de tiempo.

Pero la tecnología… es otra cosa. El actual Ibiza, el conocido internamente como 6F y presentado hace apenas cuatro años -a principios de 2017- se había quedado por detrás de la competencia en eso que hoy lo marca todo: la tecnología. Y, puestos a apuntar más de cerca, en la tecnología relacionada con la parte multimedia y de conectividad y los asistentes a la conducción.

La parte multimedia, de hecho, cambia tanto y tan rápido en el sector del automóvil que en un coche como el Ibiza han obligado a reformular por completo todo el salpicadero. ¿El motivo? Las pantallas ganan cada vez más protagonismo; en el modelo existente hasta ahora, la limitación al tamaño de la pantalla la ponía el hecho de ir embutida en el centro del salpicadero.

Imagen interior Seat Ibiza 2021

¿Solución? Sacarla de ahí, darle un diseño conocido como ‘flotante’ -en una posición más elevada y más a la vista- y así poder ‘estirarla’ según versiones hasta unos notables 9,2″ en los acabados más completos -y 8,3″ en los inferiores-. Eso ha hecho que, por ejemplo, las salidas de ventilación centrales pasen a estar más abajo…

Pero Seat no se ha conformado con eso y ha cambiado toda la parte superior del salpicadero de lado a lado, con unas salidas de aire redondeadas en las esquinas, una bonita inserción transversal que va de lado a lado, un volante al estilo de los últimos Seat… ¿Algo que no cambia? La vistosa instrumentación digital de 10,25″.

Además, de paso se ha aprovechado para mejorar la sensación de calidad percibida, recurriendo a nuevos materiales, apostando por plástico de tacto mullido en la zona superior del salpicadero, incluyendo un llamativo sistema de iluminacion ambiental -que se extiende hasta las salidas de aire-, cambiando tapizados…

Volviendo a la parte multimedia, los nuevos dispositivos recuerdan a los equipados en los Ateca o León, por su presentación de los menús, por su manejo más rápido y fluido y porque se añaden nuevas formas de interacción, como pueden ser mediante comandos vocales -comenzando la frase siempre con un ‘hola hola’ para que se active el asistente de voz natural- o por gestos -para deslizarse lateralmente en algunos menus-.

Imagen tres cuartos trasero Seat Ibiza 2021

Ahora todos los Ibiza ya vienen de serie con tarjeta eSIM integrada y con todas las posibilidades del ecosistema Seat Connect. ¿Eso qué significa? Que, ahora sí, el Ibiza es un coche conectado; no sólo porque tenga llamada automática de emergencia o de asistencia en carretera. También porque la parte multimedia gana otras funciones, como la de navegación con estado del tráfico, información de estaciones de servicio, de aparcamientos, radio por Internet…

La otra gran ventaja es la posibilidad de emparejar el coche con una app en el móvil del usuario desde la que se pueden controlar parámetro del vehículo pero también abrir o cerrar las puertas a distancia, saber la ubicación del coche, accionar claxon y luces para ayudar a localizarlo… ¿Lo malo? Esos servicios se incluyen pero durante un año, y luego pasan a ser de pago.

Por concluir con la parte multimedia, el Ibiza pasa ahora disponer de Android Auto y Apple Car Play… pero sin necesidad de cables, sino de forma inalámbrica. Por suerte, no hay cambios en cuanto a la posibilidad de incluir en opción el notable equipo de sonido firmado por el especialistas Beats Audio.

Recuperar el tiempo perdido

También se pone al día el Ibiza en cuanto a asistentes a la conducción. Por ejemplo, Seat habla de conducción semi-autónoma, por el hecho de que debutan en el modelo tanto el control de velocidad activo como el de mantenimiento por el centro del carril.

También aparece el lector de señales de tráfico, el control de obstáculos en el ángulo muerto -que es capaz de advetir la presencia de otros coches desde un radio muy lejano, de 70 metros-. Por lo demás, mantiene el asistente de frenado de emergencia y se suma el dispositivo capaz de cambiar entre luces cortas y largas de manera automática, cuando detecta la presencia de otros vehículos por la noche a los que se pueda deslumbrar.

Hablando de faros, los delanteros del Ibiza ahora ya son de led en toda la gama, aunque habrá dos variantes, siendo los más vistosos y con más funciones para los acabados más completos. Ya que estamos en un elemento del exterior, hay que decir que el aspecto del Ibiza se mantiene prácticamente inalterado, como se puede apreciar en la imagen inferior, donde el modelo del lado izquierdo es la versión 2021, y la del derecho, la de 2017.

Imagen comparativa Seat Ibiza 2021 y 2017

Es cierto que hay nuevos diseños de llantas, dos nuevos colores de carrocería -uno de ellos, el azul que se ve en las imágenes- y que ahora el nombre de ‘Ibiza’ aparece con letra manuscrita en el portón trasero. Pero no hay modificaciones de tamaño o aerodinámica; no se modifican las formas de un coche que apenas está envejeciendo.

Tampoco nota el paso de los años -o, al menos, así lo considera Seat- lo que es la gama de motores, que se mantiene sin cambios en el Ibiza 2021. Desde hace ya algún tiempo, las variantes diésel pasaron a la historia; ahora sólo es posible elegir este modelo con propulsores gasolina o de gas.

De los primeros, casi todo el trabajo es para el 1.0 de tres cilindros, a elegir en variante atmosférica de 80 CV o con turbo de 95 y 110 CV. Sólo el más potente ofrece la posibilidad de incluir como óoción la caja automática de siete velocidades. También se conserva el 1.0 CNG de 90 CV alimentado por gasolina o gas natural.

Como tope de gama sigue el excelente 1.5 TSI de 150 CV, capaz de convertir al Ibiza en un buen deportivo urbano. En cualquier caso, resulta llamativo que no se haya aprovechado para incluir algún tipo de dispositivo de microhibridación que hubiese permitido que, además del Ibiza GNC, alguna otra versión hubiese lucido la etiqueta ECO.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.