Empresas

¿Se puede reciclar un coche… por amor al arte?

Todo objeto a nuestro alrededor puede tener un propósito... Incluso, si se trata de piezas que jamás formarán parte de un todo.

La escultura 'Reencuentro' de Opel en todo su esplendor

Una fábrica de automóviles -al igual que cualquiera de otro sector industrial- se comporta casi como una ‘criatura viva’. Se alimenta de diversas ‘materias primas’ -acero, componentes de toda clase y, por qué no decirlo, de trabajadores- y otorga a cambio un producto terminado: el coche.

Cualquier ruptura en su ritmo le obliga a rebajar su producción. Su aportación al mundo. Y, por supuesto, ésta tampoco suele ser perfecta, ni siquiera en los mejores días.

Al final de cada jornada, siempre quedan los restos. Piezas que, con algo de suerte, formarán parte de los coches que se construyan mañana. Pero algunas de ellas, a pesar de ser completamente nuevas, se convertirán en residuos para toda la eternidad… porque nunca se acoplarán a ningún vehículo.

En esta sección, ya os hemos hablado de cómo numerosas marcas están renovando sus instalaciones con la intención de disminuir su impacto medioambiental. Sin embargo, nadie parece saber cómo atajar el problema del exceso de ‘stock’, el cual genera también un volumen de residuos considerable. Al menos Opel, en su planta zaragozana de Figueruelas, ha encontrado una manera.

Un arte… que no sobra

En el marco de la Semana Europea de la Prevención de Residuos, la firma del rayo -una habitual participante en estas jornadas- ha organizado una serie de actividades pensadas para concienciar a sus trabajadores acerca de la importancia de preservar el medio ambiente.

En esta ocasión, el evento central ha contado con la colaboración del afamado escultor aragonés José Antonio Barrios, quien ha realizado una escultura algo peculiar. Pues, si la miras con detenimiento, apreciarás que está compuesta por elementos utilizados en los Astra e Insignia tales como los perfiles de la estructura principal, protectores térmicos del vano motor, cableado o llantas.

Imagen de la exposición de la escultura 'Reencuentro'

El nombre elegido para ‘bautizar’ esta obra es ‘Reencuentro’. Según el propio artista, su pasado como trabajador en Figueruelas ha tenido mucho que ver en su nomenclatura. Como él mismo afirma, «ha sido un reencuentro conmigo mismo y con mi vida anterior».

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.