Salones

Salón de Paris: Rolls Royce Cullinam; el TT más avanzado del mundo

Coupés, descapotables, berlinas e, incluso, motores de avión: a lo largo de su historia, Rolls Royce se ha atrevido casi con todo. Ahora, prueba con un SUV.

Rolls-Royce-Culiinam-1-tres-cuartos-delantero

Sin embargo, a su división automovilística le faltaba cubrir un hueco en el que, ahora, todos quieren estar presentes.

El salón del automóvil de París fue el lugar elegido para la presentación pública del primer todo terreno de Rolls Royce, un modelo con una única y nada desdeñable ambición: ser el mejor coche del mundo dentro de su segmento.

Aunque el coche fue desvelado el mes de mayo, hubo que esperar hasta el mes de octubre cuando la gente pudo ver en directo, tocar y subirse en un modelo cuyo desarrollo comenzó hace cuatro años… y que dentro de la gama complementa a las berlinas Ghost y Phantom, así como al descapotable Dawn y al coupé Wraith.

¿Cumplirá la máxima que, en su día, pronunció Sir Henry Royce: “toma lo mejor que existe y hazlo mejor. Cuando no exista, diséñalo»? ¿Se puede aplicar a la tecnología y conectividad que ofrecerá este mega 4×4?

Para empezar, el acceso al interior del Cullinam ya es especial: basta con rozar alguna de las manecillas en acero inoxidable de las puertas -las traseras se abren en sentido contrario a las delanteras-: los seguros se desbloquearán y la altura del vehículo respecto al suelo disminuirá 40 mm para favorecer el acceso.

Una vez dentro y después de cerrar las puertas con sólo pulsar un botón -para las delanteras, se sitúa en la zona de la visera de la instrumentación; para las traseras, ubicado en la parte superior del montante de la ventana-, es posible elegir de fábrica la configuración denominada ‘Individual Seat’, cuyas plazas traseras se componen de dos asientos individuales, completamente regulables de manera eléctrica -incluido el reposacabezas- y separados por una consola central fija que, en realidad, es una especie de mueble bar con hueco para copas de champán, un abridor de botellas, un refrigerador…

2 Rolls Royce Culiinam 3 interior

Detrás, una zona de ocio completa

Cada uno de los pasajeros tiene frente a él, integrado en el respaldo del asiento delantero, una zona de ocio/trabajo compuesta por una mesita y una gran pantalla retráctil -se despliegan pulsando dos botones-. En esas pantallas puedes hacer lo mismo que en el sistema de infoentretenimiento del conductor.

Dicho sistema es otra de las joyas tecnológicas del Cullinman; desde sus pantallas -la que tiene el conductor en la consola central o las ya mencionadas en las plazas traseras- se puede acceder a casi cualquier función del vehículo: asientos son ocho tipos de masajes, equipo de sonido, navegación o televisión, cámara de visión 360 con un realismo y una definición nunca vistas, intensidad de la calefacción o ventilación de cada butaca…

Pero este sistema también gobierna detalles sutiles, como chequear el nivel de aceite -tarda dos minutos en hacerlo, lo cual es una muestra de la minuciosidad con la que lo hace-, el manual del usuario con animaciones de excelente calidad… o hasta recoger la famosa estatuilla que preside el frontal, bajar o subir el portón trasero en diferentes posiciones…

2 Rolls Royce Culiinam 2 tres cuartos trasero

Por lo demás, Rolls es tajante al asegurar que este es “el automóvil más avanzado tecnológicamente de su tipo en el mundo”. Su afirmación se basa en que el coche puede incluir dispositivo de visión nocturna con advertencia de animales o peatones -también funciona de día-, control de velocidad inteligente con aviso de posible colisión, aviso de cambio de carril, punto de acceso Wifi en el habitáculo, cargador inalámbrico para móviles compatibles, cinco tomas USB, …

Aparte de la tecnología, sigue siendo un coche impresionante en todo

Y, por lo demás, este coloso de 5,34 m de largo, 2,164 m de ancho y 1,83 m de alto pesa nada menos que 2.600 kg y dispone de un único y poderoso motor de 12 cilindros, gasolina, biturbo con 563 CV. Sólo se vende con cambio automático de ocho velocidades, así como un sofisticado dispositivo de tracción y dirección a las cuatro ruedas.

Capaz de alcanzar 250 km/h y con un consumo combinado de 15 litros cada 100 km, el Cullinam presume de sus excelentes cualidades en todos los terrenos; por ejemplo, tiene la capacidad de superar vadeos de hasta 540 mm de profundidad. Otra curiosidad de este Rolls que que la marca británica cuenta con el Roll Royce Bespoke Collective, un programa de personalización hasta el último detalle.

¿Un ejemplo? El maletero puede acoger una especie de baúl -lo llaman ‘módulo de recreación-, completamente motorizado para que se desplace hacia fuera; en su interior, los utensilios y herramientas que le resulten más interesantes al propietario del vehículo para poner en práctica alguno de sus hobbies: competición de drones, parapente, snowboard, fotografía…

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.