Entrevistas

Rubén Zamora: el ‘hombre-diccionario’ de la automoción

En la vorágine evolutiva de las tecnologías del motor, este ingeniero vasco ha logrado condensar sus principales términos en una obra única. Hemos hablado con él -en exclusiva- para conocer su historia y su proyecto.

Imagen de Rubén Zamora

La avalancha de tecnologías que han penetrado en el automóvil durante las últimas décadas ha dejado tras de sí un buen número de normativas, puestos de trabajo… Pero lo que también ha dejado es una enorme cantidad de terminología que, hasta ahora, nadie se había atrevido a recopilar y detallar.

De una manera similar a los ‘diccionarios técnicos’ de otras disciplinas, el ingeniero vasco Rubén Zamora ha creado una bitácora que incluye todos los conceptos que hace falta conocer para desenvolverse adecuadamente entre los dispositivos y protocolos que rodean -y caracterizan- a los coches modernos.

En esta tarea no sólo ha contado con la colaboración de numerosos expertos de todo el mundo. También, su dilatada experiencia como especialista en calidad automotriz -que aplica en una gran compañía como Gestamp– ha sido su principal punto de apoyo.

¿POR QUÉ TE ANIMASTE A CREAR UN DICCIONARIO DE ESTAS CARACTERÍSTICAS?

Llevaba tiempo con la idea de crear un diccionario de automoción para cubrir una necesidad que, durante mis años en automoción, he visto que siempre ha estado ahí. En un principio iba a ser una herramienta de soporte para mi entorno profesional más cercano, pero ha sido a raíz de esta etapa que nos ha tocado vivir por el COVID-19 y el teletrabajo, cuando decidí crear un diccionario para todos los profesionales que lo necesiten.


¿QUÉ ESPERAS DE ÉL?

Espero que sea algo útil e interesante, es decir, una herramienta que ayude al máximo número de profesionales del sector en sus proyectos. Afrontar un proyecto de automoción es un reto diario, por tanto, la finalidad de este diccionario es que el lenguaje técnico no se convierta en otro reto.

Considero que estos tiempos que nos han tocado vivir de teletrabajo y funciones remotas pueden generar una sensación de desamparo. Además, el estar más desvinculados de nuestro entorno laboral induce más al error y al despiste. Por eso, todo lo que sea ayudar y colaborar para salir adelante es bienvenido, y creo que, vista la recepción que ha tenido este diccionario y los agradecimientos recibidos, he conseguido ese objetivo.


¿CUÁNTO TIEMPO TE HA LLEVADO REUNIR DEFINICIONES PARA TU DICCIONARIO?

Gracias a mi desarrollo profesional he podido trabajar en todas las fases de un proyecto de automoción. Desde la fase más temprana de Innovación en la que trabajo actualmente, hasta el diseño de producto, desarrollo de procesos, producción en planta … por lo que la gran mayoría de estas definiciones las he vivido de primera mano. Hay cerca de 10 años de experiencia volcados en este trabajo.


¿CÓMO LAS HAS ELABORADO? ¿HAS RECIBIDO ASESORAMIENTO?

Un poco de todo. Me he documentado en varios portales de automoción con el fin de que fuese lo más completo posible y que no se quedara ninguna definición importante en el tintero. Entre las fuentes a las que más he recurrido, y por tanto, en las que más me he apoyado, destacaría las páginas de la IATF -International Automotive Task Force- y AIAG -Automotive Industry Action Group-.

¿TU DEFINICIÓN MÁS COMPLICADA? ¿Y TU FAVORITA?

La que más me gusta es la definición “Build-to-Print”, por el mero hecho de que fue uno de los factores que me impulsaron a realizar este diccionario. Resulta que no hace mucho, monitorizando el desarrollo de un proyecto nuevo, detectamos que el equipo de trabajo lanzaba un proyecto de diseño como si se tratase de un “Build-to-Print”, dos tipos de proyectos que son muy diferentes a la hora de desarrollar. Al analizar la causa raíz del error, descubrimos que fue una confusión de concepto. Fue entonces cuando me di cuenta de que se da por hecho que se conoce mucha de la terminología que usamos habitualmente en el mundo de la automoción, y realmente no es así.

En cuanto a la que más me costó definir, diría que es la de la herramienta FMEA. Bajo mi punto de vista, es una de las herramientas más útiles de las que disponemos, pero al mismo tiempo, muy compleja de definir debido a los diferentes tipos que existen. Definirlos todos ellos en unas breves frases que sean comprensibles para todos es lo que me ha resultado más difícil.


¿CUÁLES SON, PARA TI, LAS DEFINICIONES BÁSICAS QUE TODOS DEBERÍAN CONOCER?

No considero ninguna más relevante que otra. Mi objetivo a la hora de crear este diccionario era englobar definiciones que se emplean desde la fase de innovación y diseño hasta las fases de producción de un proyecto de automoción. Por lo que, dependiendo de qué tipo de ingeniero seas y la fase del proyecto en la que te encuentres, habrá definiciones que te sean más útiles que otras.


¿CREES QUE EL PÚBLICO GENERAL ESTÁ SUFICIENTEMENTE INFORMADO DE LOS NUEVOS CONCEPTOS DEL AUTOMÓVIL TECNOLÓGICO?

Creo que hoy en día hay mucho grado de incertidumbre. En poco tiempo en el mundo de la automoción han surgido nuevas tecnologías de automóviles, la gran mayoría de ellas vinculadas al vehículo eléctrico. Pero también aparece el motor de hidrógeno y los nuevos combustibles fósiles ultra limpios. Por tanto, existe un abanico muy amplio de opciones en este aspecto.

Nos encontramos en un periodo de transición, en el que, actualmente, todas estas tecnologías conviven, y esto sucederá al menos hasta 2040, año que el Gobierno español ha fijado recientemente como meta para la circulación de vehículos sin emisiones.

Hoy en día muchas de las personas que se plantean un cambio de vehículo se encuentran sumidas, en cierto modo, en el desconocimiento y desconcierto a la hora de elegir entre una tecnología u otra. Desconocimiento debido a que no se ha trasladado correctamente los conceptos e implicaciones de las mismas. Y desconcierto porque ante tanta variedad de nuevos conceptos, existe cierto temor a no acertar con la elección.

Podría decirse que dentro de dos décadas el modelo predominante será el vehículo 100% eléctrico. Sin embargo, este argumento de poco le servirá a alguien que quiere adquirir un coche en estos momentos. Lo cierto es que a día de hoy el futuro del automóvil es incierto y por tanto no hay una única opción buena. En mi opinión, dependiendo del estilo de vida y el uso que le vaya a dar, un tipo de vehículo será más recomendable que otro.  

¿CONSIDERAS QUE LOS VENDEDORES DE CONCESIONARIOS EXPLICAN BIEN AL CLIENTE LA TECNOLOGÍA DE SUS MODELOS? ¿Y LOS MANUALES DE LAS MARCAS?

Al margen de esa incertidumbre con respecto a la tendencia del futuro del automóvil, que sin duda alguna afecta no solo a los fabricantes, sino también a los concesionarios, considero que ambos explican correctamente las nuevas tecnologías que sus vehículos contienen.

Como he comentado anteriormente, creo que el problema radica en la gran cantidad de tecnologías y nuevos conceptos que han surgido en tan poco tiempo y en la manera de transmitirlos a la ciudadanía. Puede que la forma de concienciar al usuario de estas nuevas tecnologías no sea la correcta y haya que pensar en un método alternativo. Un método que potencie la curiosidad de los usuarios sobre ellas y las haga más atractivas.


ÉSTA ES LA VERSIÓN 1.0 ¿CADA CUÁNTO TIEMPO LO ACTUALIZARÁS? ¿YA HAS PENSADO COMO SERÁ LA VERSIÓN 2.0?

Lo cierto es que ya he empezado a trabajar en la revisión 2.0. Junto con la buena acogida que ha tenido este manual también ha habido muchas críticas constructivas. Colegas del sector se han puesto en contacto conmigo para sugerirme palabras y recomendaciones para una nueva edición del manual, cosa que agradezco enormemente.

Es cierto que el mundo de la automoción evoluciona con mucha rapidez y que encontramos nuevas líneas de investigación con nuevos términos habitualmente. Sin embargo, debido a esta pausa forzada que nos ha tocado vivir en la industria automotriz por causa del COVID-19, podemos adelantar que en lo que resta de año la industria automotriz se centrará en impulsar las líneas productivas y no habrá grandes avances en las líneas de investigación, por lo que no habrá lugar a nuevos conceptos.

Al realizar este manual he tenido en cuenta las líneas de innovación que se nos presentan en la industria automotriz: Electric Vehicle, Smart car, Hydrogen car, 4.0 Industry… Por todo ello, considero que la versión actual está lo suficientemente actualizada al menos hasta dentro de un año. Será entonces cuando podremos pensar en realizar una revisión del diccionario.


¿A QUIÉN CRESS QUE PUEDE RESULTAR DE UTILIDAD ESTE DICCIONARIO?

En este diccionario se ha incluido terminología que se integra en toda la vida de un proyecto de automoción. La intención de hacerlo de esta forma es que sea útil para todos los profesionales que trabajan en el mundo de la automoción: ingenieros, jefes de proyecto, técnicos de calidad, comerciales, personal de planta productiva, metrólogos… etc.

No obstante, considero que también puede resultarles muy útil a aquellas personas que empiecen su carrera profesional en este mundo o lleven poco tiempo en el sector de la automoción. Este colectivo de personas que están menos habituadas a esta terminología, conceptos y técnicas, va a encontrar en este manual una interesante herramienta de apoyo.


LA PRIMERA DEFINICIÓN HACE REFERENCIA A LA ‘INDUSTRIA 4.0’. ¿QUÉ PAPEL CREES QUE JUEGA LA CIBERSEGURIDAD EN LA DEL AUTOMÓVIL?

La ciberseguridad ocupa un papel muy importante en el sector del automóvil. Hoy en día estamos más conectados que nunca. El papel está cada vez más obsoleto y trabajamos contra servidores y nubes para almacenar toda nuestra información, información que debemos proteger contra ciberataques y entradas no autorizadas. Dentro del desarrollo de un proyecto de automoción, diferenciaría 3 etapas clave donde la ciberseguridad juega un papel fundamental: en la fase de diseño y desarrollo, en la fase productiva y en el vehículo conectado como producto final.

Garantizar la confidencialidad y seguridad en los intercambios de información entre los fabricantes de la industria automotriz y sus proveedores de diseño y desarrollo de piezas se ha convertido en una necesidad a día de hoy. Por eso cada vez es más habitual que nos soliciten una validación de requisitos de seguridad de la información a los proveedores de la industria del automóvil. TISAX es la forma de acreditar el cumplimiento del Módulo de la familia de estándares ISA denominado VDA, relativo a la seguridad de la información que actualmente es exigido únicamente por los fabricantes de automoción de origen alemán: Grupo Volkswagen, Mercedes-Benz y BMW. Sin embargo, es algo que cada vez más fabricantes de automoción nos van a exigir.

Efectivamente, una de las primeras definiciones es para la Industria 4.0. Y es que cada vez se integran más modelos de inteligencia artificial, autonomía robótica y BigData a las líneas de procesos productivos que, a su vez, son sensibles a posibles ataques hacia la empresa, tanto internos como externos. Por eso es crucial preparar las líneas de producción inteligentes, para proteger en todo momento la estructura de la empresa y cortar el paso a conexiones no autorizadas. Ya sea software fiable en el acceso a los servidores y nubes que contienen la información, como sistemas “firewall”.

Por último, tenemos el coche conectado. A la hora de adquirir un vehículo, los usuarios cada vez solicitamos que tenga más conectividad y sea más inteligente. Queremos subir al coche y que éste tenga acceso a internet, que se sincronice con nuestro teléfono, nuestro reloj, o nuestra pulsera de actividad y que tenga acceso a nuestras listas de reproducción. El grado de conectividad del vehículo y el riesgo van de la mano, ya que todo esto son puertas de acceso a nuestra información personal. La forma de proteger nuestra información y datos de carácter personal es que cada vez se integren más sistemas de ciberseguridad en los vehículos.


APARTE DEL TUYO, ¿QUÉ OTRO DICCIONARIO, GLOSARIO… CONSIDERAS IMPRESCINDIBLE PARA SABER DE AUTOMÓVIL Y TECNOLOGÍA?

Los que trabajen en el sector industrial seguro que han oído hablar de las llamadas “Herramientas Centrales” o simplemente ‘Core Tools’, las cuales considero imprescindibles no solo para la automoción, sino para la fabricación en general.

La “Automotive Industry Action Group” (AIAG), publicó seis manuales que ayudan en la implementación, desarrollo y mejora continua de un Sistema de Gestión de Calidad. APQP, PPAP, FMEA, Control Plan, SPC y MSA. Comúnmente se asocian para planear el diseño y desarrollo de un producto, medirlo, controlarlo y aprobar el producto de alta calidad con la validación o aprobación del cliente y que tendrá como fin cubrir los requisitos y la satisfacción del cliente.

Por desgracia, estos manuales no son gratuitos, pero los principales fabricantes de la industria automotriz exigen que se utilicen a la hora de desarrollar sus productos. Por lo que es muy probable que los que trabajáis en el sector de automoción, dispongáis de ellos en vuestras empresas.

Avatar
La redacción de HACKERCAR la componen periodistas que trabajan en colaboración con expertos en tecnología y ciberseguridad. Hablamos de vehículos, de movilidad, de consejos... y también nos gusta el formato audiovisual. ¿Tienes algún tema que te gustaría que tratásemos o investigásemos? Escríbenos a redaccion@hackercar.com

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.