Tecnología HC

¿Tiene este robot el peor trabajo del mundo?

Salir del gimnasio con el cuerpo húmedo desgasta más los asientos del coche. Para aumentar su resistencia, Ford ha creado un robot que se encarga del 'trabajo sucio'.

Robot llamado

Las marcas usan numerosos robots para producir sus coches. No sólo en el proceso de fabricación, sino también en el de desarrollo. En concreto, son bastante utilizados para comprobar la durabilidad de los elementos de un vehículo y que tienen como fin simular, en un tiempo récord, el desgaste real que se producirá en años.

A este grupo de máquinas pertenece la última novedad de Ford, el Robutt, sin duda es una de las más originales que existen. Y es que este robot simula las características de un trasero humano empapado en sudorpara comprobar la resistencia de los asientos a estas condiciones.

El Robutt está compuesto por un brazo mecánico, llamado Kuka, en cuyo extremo se sitúa un cojín que reproduce la forma de un trasero humano, en concreto el de un hombre grande. Para imitar el desgaste añadido causado por el sudor, Ford ha equipado al robot con un sistema que calienta el cojín a 36º -temperatura parecida a la del cuerpo humano- y lo empapa con 450 mililitros de agua.

Con estas características, el Robutt se usa en las pruebas de Ford para reproducir la acción de sentarse en los asientos de sus modelos numerosas veces. En concreto, realiza la prueba hasta 7.500 veces en 3 días, lo que equivale a una década de uso en el ‘mundo real’.

Gracias a esas pruebas, los ingenieros de la marca pueden aumentar la resistencia de los asientos en el modelo definitivo, aunque los ocupantes acaben de salir del gimnasio o hayan corrido una maratón.

Este robot es la última evolución de un robot ya utilizado por Ford desde hace cuatro años, el cual reproduce el patrón exacto de presión sobre el asiento que tenemos las personas al sentarnos en un coche.

He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.