Expertos HC

¿Llevas el portátil en el coche? Cómo evitar que te roben la información

¿A quién no le han robado el portatil del coche o conoce a alguien a quien le haya ocurrido? Desde deMonito te contamos qué te puede pasar y te damos unos trucos para evitarlo

Ordenador portátil sobre una elegante mesa

51, 52, 53… ¡otro perrito piloto!

En Europa se roba un ordenador portátil cada 53 segundos. ¿Por qué? Por muchas razones; principalmente, por el despiste del personal, sobre todo en aeropuertos; porque pasamos mucho tiempo embobados con el móvil, mientras dejamos descuidado el maletín en el suelo; o porque siempre pensamos eso de que «a mí no me va a tocar». Pero lo cierto es que toca. De hecho, uno de los caballos de Troya de las grandes multinacionales son, simple y llanamente, las pocas luces de sus empleados a la hora de proteger el material de la empresa.

Tres segundos para robarte

Y aquí entra en juego tu coche. Porque, ¿qué tienen en común una ventana, un portátil y una piedra? Te lo digo rápido: tres segundos. Es el tiempo que se tarda en romper la ventana del coche para llevarse la mochila que su dueño ha dejado alegremente en el asiento del copiloto. ¿Cuántos de vosotros habéis sido víctimas o conocéis a alguien al que le hayan robado abriéndole el coche?

Un simple gesto, como coger la bolsa del portátil y meterla en el maletero, hubiera evitado muchos disgustos. Incluso en las situaciones en las que crees que no puede pasar nada porque “es un momento”.

Como me encantan los ejemplos: a diario llevas la mochila del portátil en el coche, paras a comprar el pan al salir del trabajo, tardas cinco minutos… 300 segundos… 100 oportunidades para que un caco te sustraiga, te robe, te birle o llámalo como quieras, lo que es tuyo (o de tu empresa). 

Fugas de información confidencial y privada

Para que te hagas una idea, las grandes multinacionales, a pesar de contar con los medios necesarios para ponerles las cosas más difíciles a los delincuentes, reservan, anualmente, una partida del presupuesto para cubrir los gastos derivados de robos o pérdidas de material informático. Las empresas tienen, incluso, un número de teléfono gratuito –hot line– para declarar inmediatamente un robo.

Cuando un empleado al que le han sustraído el pc llama, las compañías se centran en que no haya fugas de información confidencial que las pongan en peligro. Y es que el material ya no es lo que más importa, porque existen, por ejemplo, etiquetas antirrobo/tatuaje, que hacen más difícil su reventa. 

Ahora bien, tal vez pienses que esto es ciencia ficción. O que no te va a pasar a ti. Quién va a querer robarte, ¿no? Si solo tienes cuatro fotos y tres documentos en tu ordenador. Te equivocas: tienes una cosa muy importante dentro de tu pc, tu Tablet o tu móvil, que vale tanto como el oro… tu vida privada y tu intimidad.

Por unos cientos de euros, cualquiera puede comprar, a través de internet, la identidad robada de otra persona. ¿Te has parado a pensar que la tuya ya puede estar a la venta? ¿qué pueden estar utilizando tu DNI? ¿tus códigos del banco? ¿tu tarjeta de crédito? No creas que serías el primero. Se ha dado, incluso, el caso de una persona que estaba pagando un préstamo que nunca había pedido.

Lo peor que te puede pasar…

Esto no es lo peor. ¿Sabes qué pasa con esas cuatro fotos familiares? ¿Hay alguna en la que aparezcas bañando a tus niños o con ellos en la playa? Pues circulan como la espuma por los cientos de grupos de Facebook y Whatsapp por los que andan los pederastas. Si alguno se obsesiona, ¿cuánto puede tardar en indagar más sobre ese niño, saber cómo se llama, dónde vive…? ¡Ah, espera! Que a su padre le habían robado el portátil y toda la información sobre su vida privada está ahora en internet.

Si me permites un consejo: cambia de mentalidad. Adopta una posición preventiva. Piensa que, antes o después, te van a robar. Para no lamentarte después, cifra tu portátil; utiliza una buena contraseña (o dos); y cuando te bajes del coche (aunque sea un segundo) deja las cosas de valor en el maletero. ¿El topde la seguridad?

Tal vez te parezca excesivo, pero es efectivo: utiliza un antirrobo Kensington. Se trata de un cable que se puede enganchar en los soportes de los asientos traseros o en las argollas que muchos vehículos tienen el maletero para que nadie pueda llevarse, o al menos no lo tenga tan fácil, el portátil aunque sea capaz de acceder físicamente a él. 

Aquí me despido. Si tienes alguna duda (o sugerencia) no dudes en plantearlo en los comentarios. Recuerda que ¡preguntar es de sabios!

Un abrazo y como dijo Voltaire, ¡hasta luego Lucas!

Tal y como se definen en su propia web, el corazón de 'deMonito' son tres valientes que van a cambiar las reglas del juego de la ciberseguridad enseñando a grandes y pequeños cómo proteger sus vidas privadas en Internet. Ellos han decidido "crear nuestro propio rebaño en Internet bien protegido fuera del alcance de los lobos que dirigen esta sociedad! ¿Su misión? Llegar, acompañar y quedarse en el día a día de aquellas personas que deseen empezar a proteger o mejorar la protección de su vida privada y la de los suyos. Ingeniero a base de tortas -sin título-, trabajo como jefe de proyectos y analista de infraestructuras senior experto para una firma de maquinaria norte-americana. Al frente de deMonito... estoy yo: Daniel Aranda. Me llamo a mí mismo informático bombero-generalista, experimentado en urgencias y emergencias en infraestructuras en entornos de fabricación. Mi trabajo muchas veces empieza cuando nadie sabe que más hacer. Practico la doctrina de la planificación, la organización y la gestión de equipos de respuesta frente a incidentes informáticos. Vivo pegado a un ordenador y la palabra multitasking se me queda chica. Personalmente, podría encuadrarme dentro de alguna de las acepciones de la palabra hacker, pero prefiero definirme como conocedor en infraestructuras informáticas y obseso en prevención cibernética personal o lo que es lo mismo, ciber-guardaespaldas.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.