Ataques

Retiran del mercado un cargador doméstico para vehículos, ante el temor de que utilice para ‘tumbar’ la red eléctrica de todo un país

En los últimos tiempos hemos hablado de diversos ataques que han tenido lugar contra los que son unos dispositivos muy de moda: Los cargadores de coches eléctricos. Y ya no solo los potentes dispositivos públicos están en el punto de mira de los crackers: Esto podría pasar con los de tipo wallbox que hay en miles de hogares.

Imagen de un cargador doméstico de tipo wallbox para coches
Imagen generada por la IA de Bing

Hemos visto todo tipo de llamadas a revisión centradas en vehículos; algunas han afectado a cientos de miles -o millones de unidades-, centradas en aspectos como el pedal del acelerador, los airbags… Pues bien, lo que ha sucedido ahora con un cargador doméstico de la firma Wallbox ha resultado, cuando menos, llamativo.

Todo ha ocurrido en Reino Unido, donde la Oficina de Normas y Seguridad de los Productos -un equivalente al organismo de consumo que en nuestro país lanza alertas tanto alimentarias como de otro tipo de productos- ha alertado que el cargador Wallbox Copper SB con estaría al día con las leyes de ciberseguridad necesarias que deben cumplir en aquel país -aprobadas en 2021- para poder venderse.

Unos aparatos que cuestan alrededor de 600 euros y que, según las voces más críticas, podrían utilizarse para que los ciber-delincuentes, quizá muchos de ellos auspiciados por gobiernos con intereses geopolíticos, llegasen a alterar el funcionamiento de una infraestructura crítica, como es la red eléctrica del Reino Unido -causando, por ejemplo, un apagón severo en una localidad-.

De momento, a pesar del anuncio, parece que el dispositivo seguirá a la venta hasta, al menos, el último día del mes de junio. Se trata de un dispositivo altamente sofisticado, pues dispone de conexión a Internet y permite su manejo desde una aplicación en el teléfono móvil del usuario para, entre otras cosas, controlar la carga, activarla o desactivarla.

No dejan de ser puertas de acceso y, por lo tanto, formas factibles de dar con vulnerabilidades en los dispositivos. De darse el caso, cabe recordar que uno de estos cargadores puede suministrar hasta 22 kW, del tal forma que si varios piratas informáticos consiguen acceder a un número importante de cargadores de este tipo, podrían generar un pico de energía que saturase la red y que eso terminara ocasionando un apagón.

Este tipo de vulnerabilidad, como en otros dispositivos, podría terminar derivando en un ciberataque serio que ponga en riesgo, incluso, una infraestructura básica para un país, como es la del suministro eléctrico… causado, en este caso, por un elemento vinculado a ese nuevo tipo de movilidad, cada vez más de moda, que suponen los vehículos de cero emisiones y con batería. Para comprobar otro tipo de vulnerabilidades que han sido descubiertas en los últimos años, es recomendable consultar la mejor base de datos con la totalidad de estos ‘Casos Reales’ relacionados con la automoción, sus infraestructuras o el sector del transporte y la movilidad.

Todo ello lo encontrarás en la web de EUROCYBCAR, la empresa tecnológica con sede en Vitoria-Gasteiz que ofrece un completísimo histórico con cientos de casos que se han producido en los últimos 14 años. Allí también podrás encontrar información adicional sobre esta investigación que ha tenido como protagonista a las empresas de grúas de EE.UU. y a quien les gestiona sus datos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.