Concepts y prototipos

Renault Scénic 2024: hiperconectado, reciclable… ¿y de hidrógeno?

Cuando en la segunda mitad de los años 90 llegó el primer Renault Scénic, revolucionó a toda Europa su concepto de monovolumen compacto. Casi 30 años después, el concepto ya no sirve, así que toca hacer algo muy distinto.

Imagen exterior nuevo Renault Scénic Concept

No había que ser ‘muy listo’ para saber que el primer Renault Mégane Scénic -que era su nombre completo- iba a ser todo un éxito. Y es que en un tamaño similar al de un compacto clásico, este monovolumen ofrecía cinco buenas plazas, un maletero considerable, gran sensación de amplitud y unas prestaciones o consumos no muy diferentes a los del clásico ‘turismo’, aunque lógicamente algo peores debido a su peso superior y aerodinámica algo más desfavorable.

Este modelo ha conseguido mantenerse activo hasta el día de hoy a base de varios cambios generacionales, pero también ha sufrido la proliferación de opciones del segmento SUV… Con todo, el Scénic ha logrado ser de los muy pocos que han permanecido en la categoría -y en dos versiones de carrocería, para cinco o siete plazas- y, de hecho, la marca ya garantiza que su futuro sigue muy vivo dentro de la oferta de Renault, manteniendo, además, su esencia de monovolumen, aunque evolucionando notablemente el concepto.

Para dar fe de ello, Renault ha presentado este Scénic Concept, un demostrador tecnológico que muestra muchas de las ideas en las que trabaja la marca francesa, al tiempo que anuncia cómo será el nuevo Scénic que llega en 2024. Si nos atenemos a lo que representa este concept, lo cierto es que muchas de las ideas resultan de lo más interesante para el futuro que tiene Renault en mente de aquí en los próximos años.

Imagen interior nuevo Renault Scénic Concept

Hay algunos datos que, primero, conviene saber. El primero es que la firma de rombo conseguirá el objetivo de la neutralidad de carbono para la marca en el año 2040 en lo que es en Europa, y en 2050 para todo el mundo. Por otro lado, quieren que en 2030 solo comercialicen eléctricos. Otra idea es llegar a reducir en un 70% los accidentes de tráfico en sus modelos. Y todo lo consigue este Scénic.

Mecánicamente, el coche propone una fórmula de lo más original. Es un vehículo eléctrico que lleva el propulsor ya conocido en los Megane E-Tech, con sus 220 CV -también emplea la misma plataforma, la CMF-EV-; un motor que va en la zona posterior y que dota el modelo de propulsión trasera y para dar cabida a las dos fuentes de alimentación de las que se nutre este coche -es decir, es un ‘híbrido’-.

Por un lado, cuenta con un batería con un tamaño de apenas 40 kWh; es una cifra reducida, pero ventajosa en cuestión de peso y tamaño. Por otro, se suma el depósito de la pila de combustible, que aporta otros 15 kWh; de esta forma, dicen en Renault que el coche -cuando haya una red de hidrogeneras lo suficientemente extendida, algo que podría ocurrir para 2030-, este eléctrico podría recorrer unos 800 km haciendo una breve parada intermedia para repostar los 2,5 kg de hidrógeno que caben en su depósito.

Evidentemente, este modelo no contamina durante la conducción, pero el objetivo es que el coche sea neutro en cuanto a emisiones de carbono desde que se fabrica hasta que concluye su vida útil, para lo cual entran en juego muchos factores. Por ejemplo, este Scénic Vision está fabricado en un 70% de materiales reciclados y, a su vez, es reciclable en un 95%.

Y es que, por ejemplo, eso se puede conseguir porque emplea aluminio, aceros, carbono… o porque en el interior no hay cuero, sino un material 100% poliéster, y otros plásticos elaborados a base de botellas de leche o tubos de plástico. Y aunque muchas de estas cosas no se van a poder conseguir hasta en los modelos de la próxima década, hay cosas de este concepto que sí se podrán hacer realidad más pronto.

Por ejemplo, el diseño de la carrocería es un adelanto del que lucirá el próximo Scénic, con unas dimensiones de unos 4,49 m de largo, 1,9 m de ancho y 1,59 m de alto. Se aleja del concepto SUV, resulta muy atractivo y está lleno de detalles vistosos, pero que no llegarán al modelo de serie. Por poner un ejemplo, las llantas de 21″ disponen de un sistema de aerodinámica activa, de tal manera que cuando el coche circula ‘se cierran’ sus aberturas para mejorar la circulación del aire, pero al bajar de 10 km/h se vuelven a abrir con el objetivo de contribuir a la refrigeración del calor que hayan acumulado los frenos. Tampoco hay retrovisores clásicos, sino cámaras y el sistema de acceso al interior se realiza mediante reconocimiento facial –biometría-.

El Scénic Concept también quiere ser un conjunto de ideas para lograr disminuir el número de víctimas en accidentes de tráfico; unos accidentes que, en el 90% de los casos, se deben al factor humano. Para ello recurre a medidas de diferentes tipos, englobadas en tres grupos. Por un lado, las ‘Safety Score’; consiste en que el coche analiza tu forma de conducir, y con esa información te puntúa e, incluso, te puede dar recompensas que te animen a seguir progresando, de tal manera que ya es el propio usuario el que se convierte en elemento clave de la seguridad activa.

Luego tendríamos el ‘Safety Coach’, mediante el cual el vehículo te aconseja e informa para que tu conducción sea lo más segura. En último lugar, estaría el ‘Safety Guardian’, compuesto por las múltiples ayudas a la conducción que permitan al Scénic tomar las medidas oportunas para corregirte y, llegado el caso, tomar el control para evitar el accidente.

Imagen salpicadero nuevo Renault Scénic Concept

Hablando de seguridad, también intervienen otras tecnologías, como el airbag integral que envuelve a los pasajeros en caso de accidente. También la mejora de la visibilidad delantera, incrustando una pantalla justo por debajo del parabrisas y que muestran las imágenes de lo que hay por detrás, para dar la sensación de que esa zona del vehículo es transparente.

Y luego está la conectividad. Y es que el Scénic Concept se puede comunicar con todo lo que le rodea, ya sean otros coches, las infraestructuras o los peatones, para intercambiar todo tipo de información útil y práctica que evite los accidentes. Como se puede apreciar, por muy futurista que sea el concepto que representa este coche -que lo es-, no se hace mención específica a la conducción completamente autónoma.

Imagen exterior nuevo Renault Scénic Concept

De hecho, basta echar un vistazo al interior para dar con un detalle que lo corrobora: hay un volante, de diseño muy original, eso sí… y también especial para analizar el nivel de atención de quien lo maneja. Siguiendo con el interior, el salpicadero es original y muy distinto a todo lo visto hasta ahora; destacan los diez mini-displays, cada uno enfocado a una función concreta, por ejemplo, la climatización o la música. Hablando de ‘sonido’, cada plaza dispone de un micrófono y un altavoz para ayudar a que cada pasajero se ‘comunique’ mejor con los demás sin tener que alzar la voz -o, en el caso de los que viajan delante, sin tener que girar el cuerpo y mirar hacia atrás-.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.