Novedades

Renault Arkana: de no venderse a ser un éxito asegurado

¿Cómo garantizas, en la actualidad, incluso en un momento complicado que un modelo completamente inédito en tu gama sea un éxito? Dándole a la gente exactamente lo que quiere. Como sucede con el Renault Arkana.

Imagen tres cuartos delantero del Renault Arkana
VERSION RS LINE

Hace ya bastante tiempo que Renault anunció el lanzamiento de un nuevo modelo, bastado en el Kadjar, pero de aspecto más deportivo, con apariencia de coupé… pero que, de inicio, no se vendería en los mercados occidentales de Europa.

Sin embargo, alguien ha decidido acertadamente que apostar por un vehículo de este tipo es una garantía de éxito. O, al menos, incluye muchas de las cosas que ahora mismo piden los clientes de países como España. Resumiendo, es un coche de estética SUV, aderezado por un toque de coupé que parece que le sienta genial; lo combina con versiones híbridas; añade tecnologías por las que la gente se interesa cada vez más; y muy probablemente rematará todo lo anterior con un precio, cuando menos, competitivo.

Como comenta la propia marca, por ahora Renault es la primera marca en ofrecer un derivado coupé de uno de sus SUVs… si bien el Cupra Formentor también podría incluirse en esa categoría -aunque por potencia tiene un enfoque mucho más deportivo… y por precio está a otro nivel-.

Este modelo francés, que se fabrica en la planta coreana de Busan y que llegará a España en la primera mitad de 2021, tiene una clara personalidad de SUV, con su buena altura libre al suelo de 190 mm, su buena anchura, un poderoso frontal con la imagen habitual de los últimos Renault…

Sin embargo, lo combina con elementos más habituales de los coupés, como la línea de carrocería descendente, una altura menor que la media -1,57 m-, una gama de colores muy llamativa -que se puede combinar con techo en negro-, llantas de hasta 18″… y como en otros Renault se podrá elegir un acabado RS Line con paragolpes específicos -el delantero recuerda mucho, por ejemplo, al de un Mégane RS-, un color exclusivo naranja, llantas específicas, un alerón de techo…

Coupé por fuera, pero no por dentro

En el interior del Arkana, favorecido por una distancia entre ejes de 2,72 m de largo -que es generosa, comparada con la longitud de 4,56 m-, llama la atención tanto la amplitud en las plazas traseras… como el hecho de que para el salpicadero no se haya optado por la imagen del Kadjar, sino por la de los Clio o Mégane de última generación.

Imagen interior del Renault Arkana
VERSION RS LINE

Se aprecia, básicamente, en dos elementos: por un lado, la instrumentación que puede ser completamente digital de 10,2″ -ojo, en las versiones básicas se queda en 4,2 o 7″- y el sistema multimedia disponde una pantalla táctil vertical de 9,3″ -o de serie, de 7″-. Este sistema, conocido como Easy Link, es el núcleo central de la conectividad que ofrece un coche de este tipo.

El coche tiene su propia tarjeta SIM y su conectividad 4G permanente, lo cual ayuda por ejemplo a que se pueda usar un navegador con más funciones -estado del tráfico, búsqueda de lugares en Google-, disponer de llamada de emergencia y asistencia en carretera, recibir actualizaciones remotas tanto para el sistema como para la cartografía del navegador… y, cómo no, para combinarlo con una app en el teléfono del usuario.

Gracias a la app ‘MyRenault’ -que la marca está mejorando cada vez más-, será posible que el conductor sepa si las puertas están abiertas o cerradas, le permitirá enviar destinos al navegador desde casa…

Como en el exterior, la posibilidad de elegir el acabado RS Line dota al habitáculo de elementos diferenciadores, como los revestimientos de las puertas y salpicadero en color carbono, embellecedores en color rojo, techo en negro, tapicería mixta de cuero, asientos y volante deportivos, pedales de aluminio y placas con las siglas RS.

Del interior también hay que enumerar las diferentes tecnología disponibles, como el sistema de iluminación ambiental, el cargador inalámbrico para móviles compatibles -que permite recargar la batería sin necesidad de utilizar cables-, las cuatro tomas USB -dos en las plazas delanteras y dos en las traseras-.

Tres motores y dos maneras de usar tecnología híbrida

La gama del nuevo Arkana, al menos en cuanto a motores, sigue los pasos de los Clio, Captur y Mégane. Así, hay una versión híbrida similar a la del modelo urbano de la marca, es decir, que cuenta con un sistema que combina un motor 1.6 gasolina con otro propulsor eléctrico para ofrecer un total de 140 CV.

Combinado con su caja de cambio automática ‘multimodo’, en la marca aseguran que puede circular siempre los primeros metros en modo eléctrico y que puede no consumir carburante durante el 80% de una utilización urbana, lo cual reduce el consumo en un 40% respecto a un modelo convencional de gasolina en este mismo entorno.

Lo bueno es que esa tecnología se podrá combinar con todos los acabados de la gama, lo que debería garantizar un precio competitivo para una supuesta versión básica. Por ponerle una pega, diremos que la batería del motor eléctrico de esta versión reduce ligeramente la capacidad de maletero del coche, que pasa de unos excelentes 513 litros en las variantes de gasolina que veremos a continuación a los 438, que aún así sigue siendo una cifra razonable

Además, el Arkana también tendrá dos motores de gasolina 1.3 turbo en variantes de 140 y 160 CV que estarán dotadas de cambio automático de doble embrague y un sistema microhíbrido; en concreto, un dispositivo alternador-motor de arranque conectado a una batería de 12V -de iones de litio- para ayudar al motor principal en las fases de mayor consumo, como las arrancadas o al acelerar a fondo.

También, como en otros modelos de Renault, el Arkana puede incluir la tecnología Multi-sense, un dispositivo para que el conductor pueda elegir la personalidad del vehículo: más ecológica, más cómoda, más deportiva…

A partir de la opción seleccionada, el coche ajusta elementos como la respuesta del acelerador, del cambio -si es automático-, la dureza de la dirección, la iluminación ambiental, la configuración de la instrumentación…

Los asistentes: por el buen camino

Entre las ayudas a la conducción -o ADAS- que se ofrecen para este modelo, destacan las que tienen que ver con la conducción, el aparcamiento o la seguridad, y que ahora la marca las agrupa bajo la denominación Easy Drive.

Imagen tres cuartos trasero del Renault Arkana
VERSION RS LINE

Por ejemplo, no faltarán según los acabados, elementos como el ‘asistente de tráfico y autopista’, que no es sino el resultado de combinar el control de velocidad inteligente con el asistente de mantenimiento dentro del carril para que el modelo goce de un nivel de autonomía de nivel 2 -ojo, el conductor sigue siendo el primer y único responsable de lo que sucede cuando utiliza estos sistemas-.

También ofrece el dispositivo de cambio automático entre luces cortas y largas -sin embargo, no se habla de un sistema de luces matriciales para poder circular en largas durante todo el tiempo sin deslumbrar a otros conductores-, el sistema de frenada automática de emergencia -que detecta posibles riesgos en la carretera, advirtiendo al conductor en caso de riesgo y llegando a frenar el coche si es necesario-, el lector de señales de tráfico, el dispositivo de aparcamiento automático -junto con la cámara de visión 360, que ayuda en las maniobras a baja velocidad-…

P. Parada
Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.