Ataques

Kia y el misterio de sus problemas informáticos en USA

La filial norteamericana de la marca tuvo problemas durante varios días para que varios servidores informáticos funcionaran correctamente. Sin embargo, las causas de esos problemas no están muy claras.

Imagen de un edificio corporativo de Kia. Tiene la fachada de cristal y el logo de la marca sobre ella

Los servidores informáticos de Kia América del Norte tuvieron problemas para funcionar correctamente durante varios días del mes de febrero. La afección paralizó los concesionarios y la aplicación móvil que usan los propietarios. Algunos medios lo atribuyen a un ciberataque, pero Kia, que reconoce las interrupciones en el servicio, niega que la causa sea un crackeo.

Todo comenzó a mediados de febrero, cuando aparecieron problemas en los concesionarios para encargar vehículos nuevos y repuestos. Los usuarios también experimentaron funcionamientos anómalos, que vieron cómo, al visitar los sitios web de la marca, se mostraba un mensaje que afirmaba que el fabricante estaba “experimentando una interrupción del servicio de TI que ha afectado a algunas redes internas”. Además, afectó a las aplicaciones móviles UVO Link -con la que los propietarios pueden controlar ciertas funciones del vehículo a distancia-, a los servicios telefónicos y a los sistemas de pago.

De hecho, estos problemas informáticos incluso hicieron que Kia perdiera a un cliente que no pudo cerrar el contrato de leasing de uno de sus modelos en un concesionario, tal y como denunció el propio afectado en Twitter.

Aparte de Kia, Hyundai Motors América también tuvo varios sistemas informáticos inactivos. Hyundai y Kia pertenecen al mismo grupo automovilístico.

¿Ciberataque o no?

Tras sufrir este ataque, el portal web BleepingComputer informó que esos fallos informáticos se debían a que Kia había sufrido un ataque de ransomware. Este tipo de casos se caracterizan porque los crackers bloquean los servidores informáticos o ciertos datos digitales de la víctima. Debido a ello, al afectado le resulta imposible operar con normalidad. Para recuperar el correcto funcionamiento, los delincuentes exigen al afectado que pague un rescate económico.

BleepingComputer afirma que el ransomware que supuestamente afectó a Kia robó una “gran cantidad” de datos, y todos ellos se publicarían en el plazo de 2-3 semanas si la compañía no negociaba. Según la versión del medio, estos crackers habrían exigido a la marca 20 millones de dólares -unos 16,5 millones de euros- para recuperar la información y no hacerla pública.

Sin embargo, Kia niega que la interrupción del servicio se deba a un ataque. Según publicó la marca en un comunicado, “podemos confirmar que no tenemos evidencia de que Kia o cualquier dato de Kia esté sujeto a un ataque de ransomware”.

He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.