Tecnología HC

¿Quieres que tu camión se conduzca solo?

¿Y si la conducción autónoma va por el camino equivocado? ¿Y si no hace falta tanta tecnología, sino más ingenio? Tres jóvenes ingenieros hindúes ya se lo están planteando desde esta perspectiva. Y su proyecto te va a sorprender...

Imagen de un camión circulando un día nublado por una carretera
Foto: Pexels en Pixbay.

Después de vivir la guerra contra el coche viejo que libran nuestros políticos en pos de una automoción más «limpia», da miedo pensar que ocurrirá cuando la conducción autónoma sea obligatoria. ¿Tendremos que volver a achatarrar vehículos en masa? Con esta mentalidad, parece indudable que sí.

Por suerte, siempre surge una voz de cordura. Que, además, propone reutilizar nuestros vehículos y llevarlos hasta la plena autonomía de funcionamiento con el mínimo coste posible. Tan sólo hacen falta ganas e ingenio… mucho ingenio.

Esta voz tan díscola procede de la India. Un gran país -con la segunda población más numerosa del planeta- que se conoce por muchas cosas: el río Ganges, las vacas sagradas… y sus ingenieros informáticos, de entre los mejores del mundo.

A este último grupo pertenecen Pranav Manpuria, Abhishek Gupta y Shilpaj Bhalerao, los fundadores de Flux Auto. ¿Su motivación? Tal y como ellos dicen, «democratizar la conducción autónoma».

La rebelión de las máquinas… o algo parecido

Sinceramente, el tema «camiones automatizados» no es nuevo ya. Los gigantes como Tesla, Uber o Google ya llevan tiempo trabajando en diversas soluciones al respecto.

Sin embargo, su principal punto flaco es que en ellas preconizan vehículos ultrafuturistas, de novísima construcción y equipados con complejos sistemas de «visión», toma de decisiones y control. Todos ellos, aparentemente, muy caros.

Por su parte, los chicos de Flux Auto prefieren ir al corazón del concepto: un solo cable hacia cada órgano importante del vehículo. Actuadores sencillos para elementos como la dirección, el cambio o los pedales. Y al control de todo, un ordenador como el que puedes estar utilizando ahora para leer esto. ¡Ah! Y, por supuesto, las cámaras y sensores. Aunque tampoco son nada del otro jueves…

Pero así, con tan poquito, consiguen que un viejo camión -posiblemente de fabricación china o japonesa-, con más óxido que pintura sobre su chapa, recorra solo la friolera de diez kilómetros en carreteras que pertenecen -ciertamente- al Tercer Mundo.

Y además, distinguiendo perfectamente cada elemento a su alrededor -como, por ejemplo, motoristas o peatones– y con una fiabilidad pasmante, si tenemos en cuenta el material tan ‘terrenal’ que emplean.

¿Su secreto? Un software muy elaborado que les permite extraer el máximo de cada dispositivo. Así, mientras ellos pueden automatizar una flota entera Elon Musk rompe la hucha cada vez que necesita 75.000 dólares para un ‘Lidar’. Parece evidente que, una vez más, lo sencillo triunfa…

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.