Tecnología HC

¿Qué se le pasa por la cabeza a un coche autónomo?

La conducción autónoma comprende un gran número de observaciones y decisiones... en apenas décimas de segundo. Para ello, hace falta un ordenador potente... el más potente que existe.

Imagen de un concept de Mercedes con símbolos que muestran su conectividad
Red Dot Award: Communication Design 2016 – Neun Preise für Mercedes-Benz und smart. Mit fünf spektakulären Installationen hat Sarah Illenberger den Mercedes-Benz F015 Luxury in Motion in Szene gesetzt. Die renommierte Künstlerin arbeitete dabei im Spannungsfeld zwischen technologischer Zukunft und künstlerischer Handarbeit. Mit den Installationen übersetzte Illenberger die faszinierenden Eigenschaften des F015 in eine ausdrucksstarke Bildwelt, die dem Betrachter die Mercedes-Benz Vision vom autonomen Fahren näherbringt. Die Motive machen den Sprung in die neue Ära des Fahrens und die damit verbundenen Veränderungen begreifbar. Dabei wird automobile Ingenieurs- und Designleistung im besten Sinne zu Kunst. Red Dot Award: Communication Design 2016 – Nine awards for Mercedes-Benz and smart. Sarah Illenberger has drawn attention to the Mercedes-Benz F015 Luxury in Motion by producing five spectacular installations. To do this, the renowned artist had to work between the poles of technological future and artistic handiwork. With these installations, Illenberger has translated the fascinating features of the F015 into an expressive pictorial world that brings the observer closer to the Mercedes-Benz vision of autonomous driving. The subjects take the leap into the new era of driving, rendering the associated changes touchable and comprehensible. This process sees automotive engineering and design achievements becoming art in the best sense of the word.

Olvidar el potencial de la mente humana es un ‘pecado’ más frecuente de lo que imaginas. En nuestro día a día realizamos miles de operaciones ciertamente complejas, de manera completamente automatizada… y sin que nos paremos a reflexionar sobre ellas. Si te paras a pensarlo, concluirás que nuestro cerebro es el ordenador más potente que existe.

Una de las tareas más intrincadas que llevamos a cabo -los que podemos- es la conducción. Miles de pequeñas -pero trascendentes- decisiones, tomadas en décimas de segundo y en medio de un entorno cambiante. Para ti -que tal vez lleves muchos kilómetros a tus espaldas- todo esto resultará sencillo. Pero para un ordenador recién instalado en un coche autónomo… es una tarea titánica.

En un reciente comunicado, Porsche ha revelado algunos detalles de las computadoras que utilizan en sus desarrollos sobre la materia. Y, por encima de todo, anuncian que la inteligencia artificial jugará un papel preponderante en la automatización.

Varios ‘pensamientos’ a la vez

Si bien los coches actuales son ya verdaderos centros de cálculo rodantes, lo cierto es que sus unidades de control no alcanzan -ni por asomo- el rendimiento necesario para soportar el volumen de datos que requieren las funciones de conducción automatizada.

No obstante, la solución no pasa por aumentar ‘per se’ la potencia de los microprocesadores dedicados la tarea. Es necesario, además, que ‘trabajen en equipo’ repartiéndose los esfuerzos. En el mundo de la informática, esto se denomina paralelización.

Imagen de un Chip utilizado por Porsche

Una de las firmas de referencia en esta clase de sistemas es Nvidia. La compañía estadounidense es especialista en procesadores gráficos GPU -con gran fama en el sector de los videojuegos-, los cuales están concebidos para funcionar de esta manera. De hecho, no es novata en el sector, pues ya ha empleado estos chips en aplicaciones similares para otros fabricantes.

Concretamente, la casa de Stuttgart trabaja con el Drive AGX Pegasus. Se trata de una placa ya ensamblada -similar a la de un PC común-, que cuenta con dos procesadores Xavier y dos GPUs. Puede ejecutar hasta 32 trillones de operaciones informáticas por segundo, lo cual le convierte en apto para dominar un vehículo por completo, tal y como demuestran los 80 kilómetros de prueba efectuados por Nvidia en Silicon Valley.

Sin embargo, desde Porsche creen que el hardware actual todavía no se aproxima al ideal necesario para una conducción autónoma fiable y fluida. Como afirma su gerente senior de desarrollo de software, Ralf Bauer, «se necesita hardware especial para la conducción autónoma. Las GPU son el punto de partida. Más adelante, presumiblemente, llegarán chips para cada aplicación específica».

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.