Movilidad

¿Qué opina realmente la gente de las nuevas formas de movilidad?

Un estudio revela que los ciudadanos presentan bajos niveles de entendimiento sobre las soluciones tecnológicas para reducir las emisiones de carbono en la movilidad, lo que contribuye a ralentizar la renovación del parque automovilístico y el avance en el camino hacia las cero emisiones netas.

Imagen de un cruce de carreteras por la noche
Foto de FLY:D en Unsplash

El instituto demoscópico GAD3 en colaboración con la Cátedra de Transición Energética Fundación Repsol en la Universidad Politécnica de Madrid -UPM- y Fundación Corell, realizaron una investigación sobre la percepción y valoración de las nuevas tecnologías de movilidad en el transporte por carretera, que arroja resultados algo negativos respecto al conocimiento de la gente sobre el tema.

Este estudio se hizo con el objetivo de identificar el nivel de conocimiento que tiene la gente sobre los problemas derivados de las emisiones del transporte, las distintas tecnologías que están en desarrollo para reducirlas y cómo todo ello afecta a la decisión de compra de vehículos por parte de los ciudadanos y a la situación del sector de la automoción. A continuación, resumimos las principales conclusiones del informe.

Resultados de la investigación

Los datos arrojan un nivel bastante elevado de sensibilización de la población respecto a los gases de efecto invernadero liberados a la atmósfera en el transporte y sus consecuencias sobre el cambio climático. Así tenemos que 8 de cada 10 ciudadanos afirman estar mucho o bastante concienciados al respecto. Sin embargo, esta cifra se contradice con el desconocimiento que los ciudadanos parecen tener acerca del problema de las emisiones.

Por ejemplo, el 87 % de las personas que participaron en el estudio cree erróneamente que las emisiones de CO2 son perjudiciales para la salud; el 50 % dice saber que el fabricante sólo debe informar sobre las emisiones que salen del tubo de escape; y solo el 30 % conoce con claridad el término de “emisiones netas en el ciclo de vida”.

La gente también presenta niveles de entendimiento bajos de las diferentes soluciones tecnológicas disponibles para descarbonizar la movilidad. En ese sentido, demuestran un cierto grado de desconocimiento sobre el funcionamiento e impacto medioambiental de los coches eléctricos, al punto que solo un 60% conoce sobre esta tecnología y un 50% cree falsamente que no generan emisiones de CO2.

Respecto a la percepción que tienen los ciudadanos sobre otras alternativas tecnológicas, como los combustibles renovables o el hidrógeno, se nota un bajo porcentaje de claridad sobre el asunto: apenas un 30% conoce otras alternativas tecnológicas para reducir las emisiones; 64% no sabe que es posible un motor de combustión sin emisiones netas de CO2; y 30% sabe que el hidrógeno renovable se obtiene de energía hidráulica, eólica o la solar.

Los resultados del estudio, que reflejan un limitado conocimiento general sobre las diferentes tecnologías existentes con las que mitigar los efectos de las emisiones, afecta de lleno a cómo la población se relaciona con el sector automovilístico y en qué factores van a basar sus decisiones. En consecuencia, un 50 % retrasa su decisión de compra de un coche por la falta de claridad en cuanto a las tecnologías de movilidad y la regulación existente.

Así, los españoles manifiestan que gastarían más dinero en un vehículo con menor impacto ambiental, siendo el coche eléctrico la opción más elegida. Sin embargo, la concienciación se desploma a la hora de tomar una decisión de compra, en la que se valora más ciertas características como el tamaño, la marca/diseño/extras y el precio del combustible/energía utilizada.

Consecuencias y medidas

De acuerdo a la investigación, es destacable el elevado nivel de responsabilidad de los ciudadanos sobre este tema, siendo muchos de ellos conscientes de que existe una problemática con las emisiones que es necesario abordar. No obstante, cuando tienen que adquirir un nuevo coche para sus desplazamientos, ponen por delante de la sostenibilidad otros aspectos como el económico.

Aquí también juega un papel muy importante la incertidumbre, pues al no conocer con claridad cuáles son las alternativas tecnológicas disponibles, cómo funcionan o cuáles son sus beneficios, retrasan su decisión de compra. El resultado es una ralentización importante del proceso de renovación del parque automovilístico por alternativas más sostenibles y también un estancamiento en el proceso de disminución de las emisiones de carbono.

Frente a ellos, para poder solucionar este problema y afrontar de forma efectiva la descarbonización en el transporte, es fundamental prestar más atención a las percepciones y necesidades de los ciudadanos. Como las necesidades de la población son diversas, las soluciones también deben ser diferentes y adaptadas a cada situación, por lo que no sirve una única solución para todos.

Tampoco es coherente afrontar el reto de las cero emisiones netas en el transporte sin ahondar y profundizar, tanto en el problema como en las soluciones tecnológicas que están en desarrollo. Es así que urge la necesidad de informar, divulgar y clarificar todos estos conceptos a todos los niveles, tanto en el entorno educativo como mediático y de las administraciones públicas, siempre de una forma rigurosa y transparente que genere confianza y seguridad a los usuarios.

Soy un alma libre en busca de mi crecimiento personal y profesional. Sé que somos aves de paso y mi plan es vivir para dejar huella. Estudié ciencias de la comunicación en la Universidad Nacional de Piura, en Perú. Mis ganas por saber que hay más allá de mi zona de confort siempre me empujan en busca de nuevos retos y conocimientos, es así que trabajé en distintos sectores de la comunicación formando un perfil multidisciplinario. Actualmente pertenezco a la Asociación Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras, me encuentro en Italia finalizando mi segunda maestría, esta vez en Marketing e investigación de mercados y redacto para HackerCar, lo más resaltante sobre motores, tecnología y ciberseguridad, como parte del periodismo especializado. Me encanta el cine, la buena música, la moda, los autos de lujo y la manera en cómo los medios de comunicación influyen en las decisiones de compra de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.