Concepts y prototipos

Que los eléctricos triunfen depende de esta furgoneta

¿Cuál es uno de los mayores enemigos del coche eléctrico? Las bajas temperaturas… porque en esas circunstancias, este tipo de vehículos emplean mucha energía en mantener calientes a los pasajeros. Ford está buscando soluciones para ese problema.

Imagen del concept de Ford basado en el modelo Transit

Y para hacerlo, ha desarrollado un concept basado en un minibús eléctrico… es decir, un modelo con un interior especialmente amplio, que necesita de un potente sistema de calefacción para mantener una temperatura adecuada para conductor y pasajeros… y en el que las puertas se abren y cierran a menudo por la subida y bajada de los ocupantes. Es decir, ha partido del ‘escenario’ más desfavorable posible para ir buscando soluciones que luego pueda aplicar a cualquiera de sus próximos modelos eléctricos.

El modelo se denomina Transit Smart Energy Concept y Ford ha sido muy franca al decir cuál ha sido el principal motivo para desarrollarlo. Según la firma estadounidense, “la distancia que los conductores pueden recorrer con una sola carga de un vehículo de batería eléctrica sigue estando muy limitada por el uso del sistema de climatización del vehículo”.

De hecho, aseguran que recurrir a la calefacción en un clima muy frío puede implicar que la autonomía del coche eléctrico se reduzca… a la mitad. Así que o bien llegas más lejos pasando frío… o bien viajas calentito con el riesgo de no llegar al destino.

Para solventar el problema, en el Transit se han incluido diferentes soluciones y medidas que permitan o bien generar calor de una manera más eficiente o bien permitan conservarlo durante más tiempo. El coche en sí ofrece una autonomía teórica de 150 km tras una recarga de cuatro horas; ¿cómo lograr que ese dato no varíe en el uso de un frío día de invierno?

Por ejemplo, utilizando una bomba de calor que aprovecha parte del calor residual de los componentes de la transmisión, el aire exterior y el interior de la cabina… Sólo con esto, Ford asegura que se gasta un 65% menos en calefacción y que la autonomía se amplía un 20%.

Muchas cosas pequeñas consiguen algo grande

Por otra parte, todos los asientos cuentan con calefacción independiente -en posteriores evoluciones, la idea es que el conductor pueda controlar la calefacción de cada asiento-; la electricidad para activarla proviene de seis paneles solares instalados en el techo que, además, también se encargan de alimentar a una batería de 12 voltios con la que se ilumina el interior del vehículo y se da suministro a los sistemas eléctricos que hay a bordo, como los cargadores inalámbricos para dispositivos móviles de los que disfrutan los pasajeros.

Asimismo, se han instalado una mampara de policarbonato que separa el interior del minibús de la puerta por la que entran y salen los pasajeros, para lograr que el coche no se enfríe.

Mientras tanto, todas las ventanas disponen de cristales con doble acristalamiento, tanto el techo como el suelo llevan aislante específico… y, como curiosidad, en el habitáculo se emplea un sistema de iluminación ambiental que varía entre rojo y azul.

¿Cuál es el objetivo de esos colores? Según Ford, influyen de manera subliminal en la percepción de la temperatura que tienen los pasajeros.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.