Movilidad

Qué le pasó al eléctrico Jaguar i-Pace cuando la cosa se puso cuesta arriba

Estamos acostumbrados a oir hablar de las -innegables- virtudes de los coches eléctricos; pero no hay duda de que hay mucho camino por recorrer, sobre todo en lo relacionado con la autonomía. ¿Cómo le afecta a un modelo de este tipo enfrentarse a un complicado puerto de montaña?

Imagen Jaguar i-Pace subiendo una montaña

Eso es lo que ha querido mostrar Jaguar con su atractivo i-Pace, un SUV de 400 CV y precios que parten de algo más de 80.000 euros… pero que por muy sofisticado, exclusivo y tecnológico que sea sigue enfrentándose al problema de la distancia que pueden recorrer con una carga. Distancia que se ve comprometida por factores como las aceleraciones fuertes que lleves a cabo, una temperatura exterior baja... y, por supuesto, la orografía del terreno.

Aunque no todo son malas noticias; como cualquier vehículo ‘a motor’, un i-Pace ‘gasta más’ cuando circula cuesta arriba… pero a diferencia de los modelos de combustión, lo que sí puede hacer el Jaguar -o cualquier eléctrico- es recuperar autonomía, regenerar carga para la batería durante la bajada, a base de retención y frenada. ¿Hasta qué punto?

Para ello la firma británica ha sometido a este modelo al test denominado ‘Everesting’; como el nombre deja entrever, la idea es que un eléctrico suba una altura equivalente al del monte Everest, que con sus 8.848 metros está considerado la cota más alta del planeta.

Como es lógico, Jaguar no se desplazó hasta Nepal para realizar tan insólito desafío, sino que se quedó algo más cerca, a los pies del Great Dun Fell, en el condado inglés de Cumbria, con el fin de buscarle las cosquillas y el aguante a los 90 kWh de la batería del i-Pace. Y aunque estuvieran ante la carretera de mayor altura del Reino Unido, no es que la ascensión fuese enorme, de hecho apenas contaba con un tramo ascendente de 5,8 km, con desniveles de hasta el 20%, en los que la altitud se incrementaba en 547 metros.

La idea era hacer una prueba de repetición; en concreto, se trataba de subir y bajar hasta en 16,2 veces esta carretera… en un día bastante desapacible, con una temperatura de apenas un par de grados en lo alto de la cima. Así que frió y una gran pendiente serían el obstáculo a superar para el Jaguar que, no obstante, contaría con las bajadas para recuperar aliento energético.

Imagen Jaguar i-Pace

Para llevar a cabo el test, la marca no puso al volante a un piloto, sino a una persona acostumbrada a los esfuerzos de subir montañas y recuperar resuello en los descensos: la olímpica Elinor Barker, miembro de la Orden Británica y campeona mundial de ciclismo.

¿Y qué es lo que sucedió? El coche, lógicamente, comenzó la prueba con su batería llena, y consiguió cubrir prácticamente 200 km -en concreto, 199,6 km, distancia en los que se incluyeron los 12,8 km para llegar la primera vez al punto de partida en la base-, pero dejando un 31% de bateria restante, que según Jaguar le habría permitido recorrer 129,7 km más. Es decir, unos 330 km en total, cuando la autonomía media declarada por la marca para este coche en condiciones de homologación es de 470 km.

Para que el resultado fuese tan bueno, resultó de gran ayuda la frenada regenerativa durante las bajadas, que es capaz de ofrecer hasta 0,4 g de deceleración y que en esta prueba permitió recuperar energía para lograr 93,3 km de autonomía.

Por cierto, que entre los ‘truquillos’ para no perjudicar a la autonomía, cuando Elinor se subió al coche, éste había aprovechado su función de preacondicionamiento del habitáculo -algo que se puede hacer desde una app en el móvil– para que el interior estuviese a una buena temperatura, algo que ayuda a que no hubiera que tirar mucho de la calefacción con el consiguiente incremento de gasto energético. Además, el climatizador también es inteligente, en el sentido de que detecta cuántas personas viajan a bordo -una, en este caso- para climatizar sólo una determinada zona del interior.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.