Movilidad

¿Qué han conseguido estos puntos de carga gratuitos?

La recarga sin coste para vehículos eléctricos es una comodidad cada vez más frecuente en los espacios comerciales. ¿Cómo medir el beneficio que aportan?

Imagen de los puntos de carga Nissan en el centro Moraleja Green

Casi sin que nos diéramos cuenta, se ha convertido en una visión corriente en los centros comerciales. Entrar en su estacionamiento subterráneo -o en sus aparcamientos en superficie- y encontrarte con puntos de recarga para vehículos eléctricos ya no sorprende a nadie.

Estos ‘enchufes’ suponen un doble beneficio. Para el propietario de un eléctrico, la comodidad de tener una plaza de párking -casi- reservada la cual, además, le permite reponer la batería sin coste. Y los responsables del establecimiento -a cambio de una factura inferior a la del alumbrado navideño-, por su parte, cuentan con un atractivo extra para fidelizar a la clientela que opta por la movilidad sostenible.

Luego están, por supuesto, los beneficios para el medio ambiente. Aunque el cálculo de estos últimos es ya una cuestión de tomar papel y lápiz. Y calculadora, sólo por si acaso. Así lo ha hecho Nissan al cumplirse un año de su acuerdo con el espacio madrileño Moraleja Green.

Números muy sostenibles

Con la instalación de cuatro puntos -con una potencia máxima de 7kW- en la primavera de 2019, la firma japonesa quiso favorecer la implantación de la movilidad eléctrica en este tipo de complejos -que aglutinan zonas de ocio, alimentación…-, donde los vehículos de los visitantes pueden pasar -por término medio- hasta dos horas estacionados.

Durante ese lapso de tiempo, lo más lógico para un vehículo eléctrico es aprovechar para recargar buena parte de su batería… De ahí el hecho de que estos servicios -con el aumento de ventas en el segmento- estén vistos con tan buenos ojos.

Según los datos recogidos por la marca, en este periodo de tiempo se han hecho más de 1.000 recargas, con un consumo de energía total de 7.100 KWh. Para que te hagas una idea, es lo que gastarían dos hogares habitualmente en dos años. En términos de distancia, esta energía recargada habría permitido a los vehículos eléctricos recorrer más de 35.000 Kms. Por todo ello, el ahorro de emisiones consiguiente se estima en cuatro toneladas de CO2.

Para Laura Serrano -Mánager de infraestructura y servicios de energía en Nissan Iberia-, estas cifras «dan una idea de que el vehículo eléctrico hoy en día empieza a ser una realidad cotidiana, y que poco a poco los consumidores perciben de manera mucho más clara las ventajas de un vehículo eléctrico frente a cualquier otro vehículo. Desde Nissan seguimos potenciando y facilitando al consumidor al acceso fácil a los puntos de recarga tanto en zonas comerciales, parkings o vías de descanso para largos recorridos».

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.