Personas

Qué ha aprendido este campeón durante el confinamiento

La vida de un piloto de carreras es -por lo general- muy ajetreada, llena de entrenamientos... y de viajes. ¿Cómo están aprovechando el tiempo en casa?

Imagen de Ott Tänak, Piloto Hyundai

Como bien dijera un sabio anónimo, el rally es el arte de pasar una única vez por un millón de lugares distintos. Y siempre a fondo. A diferencia de la competición en un circuito -donde una misma curva permanece inmutable cada vuelta-, luchar por obtener el mejor tiempo en caminos y carreteras es un ritual. Uno con mil y un misterios, que debes respetar al máximo si no quieres terminar mal.

Sólo siendo un buen piloto, no ganas un rally. Tampoco es una garantía tener el mejor coche. Ambos materiales, en realidad, no son más que el principio. Sobre ellos se asientan los verdaderos ‘ladrillos’ que te llevarán a la gloria: el esfuerzo, la preparación… y la suerte. Y, aunque logres reunirlo todo, aquélla aún puede esquivarte.

Si ya es complicado triunfar en una única prueba, ser Campeón del Mundo de esta especialidad es el ‘triple salto mortal’. No en vano, debes ser capaz de ofrecer con regularidad -ante los dioses de los tramos- la mezcla perfecta de tu mejor trabajo y tu mayor fortuna. Repitiendo el proceso cuantas veces hagan falta, hasta el último parque cerrado del último rally.

«Listo para atacar»

La temporada 2020 del Campeonato del Mundo de Rallys llevaba ya tres pruebas disputadas -Monte Carlo, Suecia y México- antes de verse interrumpido por la pandemia del coronavirus. En ellas, un hombre corría defendiendo el número uno que lucía en las puertas de su Hyundai i20 WRC.

Su nombre es Ott Tänak. Este joven estonio, discípulo del querido Markko Märtin, logró en 2019 dos grandes hitos con su gesta. Primero, romper la racha francesa de ‘los Sébastiens’, establecida en 2004 con Loeb y continuada por el ‘delfín’ Ogier hasta 2018. Y, segundo, poner a Estonia en el mapa de los rallys: un país con una pasión desmedida por la especialidad… y una sólida cantera de promesas.

Precisamente, en ese rincón del Báltico, el piloto pasa el confinamiento en compañía de su familia. ¿Ha llegado a aburrirse durante este tiempo? Si nos fiamos de lo que dice, desde luego que no: «Nos hemos mantenido muy ocupados durante este período y no tenemos ningún motivo para quejarnos. El clima ha sido agradable y hemos hecho muchas cosas para mantenernos ocupados. Tenemos una gran área en el bosque que ha requerido algo de trabajo, además de hacer cosas en el jardín».

Eso sí, su ‘sangre caliente’ le lleva a echar en falta la acción de competir. Como él mismo reconoce: «Realmente lo he echado mucho de menos. Para ser honesto, lo extrañé tanto que invertí en un simulador. Lo he utilizado varias veces, pero no es lo mismo que lo real, y no me gusta tanto como lo que generalmente podemos hacer en los tramos de verdad. También es diferente cuando no trabajas junto con el equipo a diario. Nada iguala la emoción de ponerse el casco y estar en la competición».

Aunque, a renglón seguido, añade: «El descanso en realidad no es tan malo. He podido ver lo que sucede en la vida cotidiana, en privado con mi familia. He estado ocupado, por lo que no queda mucho tiempo libre. Los viajes es lo que no echo de menos. Necesitamos encontrar una solución donde podamos competir pero sin viajar. ¡Hacer clic en tus dedos y estar en otro lugar, Portugal, España, donde sea que se haga el rally!».

Precisamente, el factor humano le ha pasado factura. A pesar de su título mundial, lleva tan sólo unos meses integrado en el equipo surcoreano. Ello dificulta reforzar sus lazos con el resto de sus compañeros. Pero, gracias a la tecnología, Tänak ha podido paliar bastante este aspecto. Afirma que «nos hemos mantenido en estrecho contacto, con Andrea, con los ingenieros. Hemos tenido la oportunidad de mirar hacia atrás y valorar las primeras carreras, para reunir un poco más de experiencia y aprendizaje para el futuro. También he estado en contacto con Martin (Järveoja, copiloto). Le he visto todos los días durante tres años seguidos. También está disfrutando el tiempo en casa, pero echa de menos los rallies tanto como yo. Todos estamos listos para empezar de nuevo».

Y, de todos los rallys del Mundial… ¿a cuáles de ellos ‘les tiene más ganas’? Nuestro protagonista ya los ha fijado en el calendario: «Una de mis pruebas favoritas es Nueva Zelanda, en la que esperaba participar este año. No estamos seguros de si eso sucederá o no. El otro que realmente me gusta es Polonia, que por supuesto ya no está en el calendario. Finlandia sigue siendo la que aún disfruto del calendario. No es duro para el coche o las ruedas, sólo es difícil para los pilotos. Es como el arte de conducir arte. Aterrizas, estás de vuelta en el aire, necesitas estar en la posición correcta a la velocidad correcta».

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.