Empresas

¿Qué factores influyen a la hora de elegir el color de tu coche?

Lo haces sin pensar: vas a comprar un coche, y eliges uno de los colores que te ofrecen. Pero esa decisión tal vez esté más "meditada" de lo que crees...

Imagen de un laboratorio de diseño en Seat

Pongamos una sonrisa en tu rostro por unos momentos: ¡vas a estrenar coche nuevo! Como es lógico, acudes a tu concesionario de confianza para encargar ese modelo que lleva aparcado en tus ensoñaciones durante tanto tiempo. Y, pasado el duro momento de renunciar a opciones que querías para mantenerte en tu presupuesto, llega el instante de tu máxima expresión, la elección del color.

Rojo, negro, blanco, amarillo, verde… Da igual, al final eliges una tonalidad de entre las que te proponen y cierras el pedido. Pero ¿cuál ha sido la razón de tu elección? ¿Porque «te gusta»? ¿O hay algo más?

Para motivos, colores…

Esa misma pregunta se la han planteado en Seat. Y para responderla han recurrido a los datos de Axalta Coating Systems, una compañía que estudia la difusión de cada tono en la industria automotriz. Los resultados son esclarecedores: a nivel mundial, los más elegidos son el blanco, el negro y los grises.

Para apreciar diferencias importantes hay que mirar de una región a otra. Por ejemplo, el 45% de Seats que se venden en España son blancos. Sin embargo en Holanda los más demandados son el gris y el negro.

Jordi Font -responsable de colores y armonías interiores en Seat- tiene una teoría para explicar el éxito del color blanco: «Es un color limpio, versátil y que en países con mucha luminosidad y calor en verano refleja la luz del sol, como las casas de las islas mediterráneas, que son blancas y ayuda a un mejor bienestar».

El resto de tonalidades suelen guiarse -en función de cada país- por cuestiones culturales. Así, el rojo es muy apreciado en la ribera mediterránea, siendo respectivamente el tercer y cuarto tono más popular en España e Italia.

También puede darse el curioso caso de que un color esté prohibido en alguna parte del planeta. Es lo que ocurre en Turkmenistán, donde el negro está censurado por ley, al considerarse un símbolo de mala suerte.

Para el experto de Seat «hay muchos factores que explican las diferencias entre regiones. Desde la climatología a colores que se asocian con buena o mala suerte, pasando por países donde el coche es todavía un símbolo de estatus y por lo tanto los clientes optan por colores más elegantes».

Por último, el segmento del coche en cuestión es otro factor importante en la oferta de colores. Un SUV de lujo y un compacto medio no pueden tener la misma paleta en sus gamas. Tal y como apostilla Font: «Un deportivo no tendrá la misma gama cromática que un SUV, que precisa de tonos más vinculados a la tierra y a la naturaleza. Los coches pequeños pueden tener tonos más llamativos y homogéneos, mientras que los vehículos más grandes tienen tendencia a los oscuros metalizados».

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.