Novedades

Qué estrena el Renault Clio que nunca tuvo en 29 años

Ya está aquí la quinta generación del urbano de Renault. Era lógico esperar una notable evolución en materia tecnológica, pero en la marca francesa han hecho mucho más de lo esperado.

Imagen de un nuevo Renault Clio de color azul

Que todo coche que pasa de una generación a la siguiente de un salto importante en materia de asistentes a la conducción, multimedia, aplicaciones… es algo a lo que ya nos estamos acostumbrando.

Y eso ya sucede incluso en el segmento de los urbanos, uno de los más populares por las ventas que supone en el global de países como España.

Por eso, cuando se mostraron las primeras imágenes del Clio V, no nos pilló por sorpresa que pudiera incluir algunos de los sistemas que nombraremos a continuación. Lo que sí ha sido interesante es comprobar que en una primera fase de la comercialización, en concreto a partir de 2020, se va a vender el primer Clio híbrido de la historia.

Es decir, después de mucho tiempo, por fin el Toyota Yaris Hybrid va a tener un rival, y no uno cualquiera. El urbano de Renault dispondrá de una variante conocida como E-Tech que combina una mecánica de gasolina -curiosamente no alguno de los avanzados propulsores turbo de la marca, sino un 1.6 atmosférico de procedencia Nissan- que, combinada con otra eléctrica, ofrece un total de 120 CV.

Este motor es alimentado por una pequeña batería de 1,2 kW, suficiente para que el coche se desplace exclusivamente con electricidad durante cinco km -unos dos el mencionado Yaris-. Sin embargo, esta mecánica tiene como fin principal apoyar al motor de combustión -que es el que recarga su batería, junto con la energía generada en deceleraciones y frenadas- y complementar su funcionamiento con el fin de obtener consumos medios muy reducidos -y que aún no han sido comunicados por la marca-.

Eso sí, aseguran que este coche puede circular en entornos urbanos utilizando tan sólo el motor eléctrico durante el 80% del tiempo. Y que, en conjunto, la solución híbrida permite reducir un 40% el consumo del coche respecto a un utilitario convencional con motor de gasolina.

Aparte de esta versión, tampoco faltará otra híbrida-enchufable, de tal manera que el Clio podría convertirse en el primer urbano en disponer de dicha tecnología. Si tenemos en cuenta que contará con un propulsor eléctrico más potente y una batería de 9,8 kW, suficientes para entre 50 y 60 km de autonomía en modo eléctrico.

No está previsto que exista una versión eléctrica… porque ese papel lo asume el Renault Zoe, que es quien competirá directamente contra modelos como el Peugeot e208.

Pero todo esto también es nuevo

A pesar de que el diseño exterior no parece haber experimentado una gran evolución -en realidad todo es nuevo-, este Clio se ha renovado por completo; y eso implica, entre otras cosas, disponer de una nueva plataforma. En concreto, se trata de la misma que lleva un Mégane, pero en una versión acortada para ajustarse a las dimensiones del Clio.

Se llama CMF-B y, además de todas las ventajas que se le presuponen a una plataforma de nueva generación -mayor rigidez, seguridad en caso de impacto…-, va a disponer de una nueva arquitectura eléctrica y electrónica compatible con muchas de las nuevas tecnologías del modelo.

Algunas irán llegando poco a poco con los años -por ejemplo, las centradas en la conducción completamente autónoma-, pero otras estarán disponibles desde el incio.

Multimedia-car

Si el exterior puede no mostrar la evolución experimentada por el Clio V, el interior es todo lo contrario. Se presuponen mejoras en calidad -aparente y real-, ergonomía, habitabilidad -según el comunicado oficial, el maletero con doble fondo llega a unos interesantes 390 litros-… pero el gran salto tiene que ver con la tecnología.

Y esa tecnología salta a la vista en dos aspectos clave: la instrumentación y el sistema multimedia. Comenzando por la primera, el Clio dice adiós al clásico cuadro de mandos con relojes de agujas y velocímetro digital para dar paso a una instrumentación que, en realidad, es una gran pantalla configurable. Habrá dos versiones; la de serie con 7” y la más grande con 10” -es decir, lo mismo que proponen ya los Seat Ibiza o VW Polo con sus digital cockpits-.

Esta última es muy vistosa y puede mostrar, incluso, los mapas del sistema de navegación. Además, como en otras soluciones similares, habrá distintos modos de visualización, para mostrar una instrumentación más simplificada, otra centrada en los asistentes a la conducción…

La otra gran protagonista es la pantalla multimedia, que con sus 9,3” se pone a la cabeza por tamaño de entre todos los urbanos -y, curiosamente, la más grande de toda la gama Renault-. Se sitúa ligeramente orientada hacia el conductor, tiene una pantalla levemente curvada y va asociada al sistema conectado Easy Link -similar a los R-Link2, pero simplificado. Desde este centro de mando se pueden controlar la navegación, el equipo de sonido, el teléfono, las fuentes de sonido, información del vehículo, ajustes…

Y otros detalles que no faltan

En esta quinta generación del Clio también estarán disponibles elementos como el cargador inalámbrico para el móvil, el freno de mano eléctrico, los faros delanteros con leds para todas las funciones -que, según Renault, serán de serie incluso en la versión más básica-, la iluminación ambiental para el habitáculo, el selector de modos de conducción ‘Multi-Sense’…

Está previsto que el coche se ponga a la venta durante el próximo verano.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.