Tecnología HC

Qué es SOTA y por qué lo van a incluir todos los Jaguar

Una tendencia que se va a extender, cada vez más, en los coches conectados es la posibilidad de que, como si de un móvil u ordenador se tratase, puedan recibir actualizaciones desde cualquier lugar. ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes?

Imagen del salpicadero de un Land Rover

No nos cansamos de escucharlo y, también, de decirlo desde HACKERCAR: los coches que ya se venden son auténticos ordenadores con ruedas. Lo son por la gran cantidad de tecnologías que pueden incluir, y porque todas ellas se gobiernan desde complejos softwares o programas informáticos que ‘dictan’ a los distintos elementos del coche cómo deben funcionar.

Una serie de órdenes que, con el tiempo, es muy probable que puedan ser reemplazadas por otras que permitan al vehículo hacer su trabajo de una manera más rápida, eficaz, eficiente… en definitiva, mejor.

Esas actualizaciones afectan, en ocasiones, a elementos que están ahí pero con los que el conductor no interactúa directamente -por ejemplo, la centralita que regula el funcionamiento del sistema de inyección del motor-; en otras, sí que afecta a todo lo que tiene que ver con la manera en la que coche y conductor interactúan y que se conoce como HMI. Puede ser la instrumentación, el dispositivo multimedia y de infoentretenimiento…

Para que se comprenda mejor, piensa en tu móvil; tanto el aparato en sí como todas las apps que tienes instaladas reciben actualizaciones periódicas que mejorar su funcionamiento, así como como la apariencia de lo que ves en la pantalla -básicamente a base de poner al día el sistema operativo que lo hace funcionar-. Y todas esas mejoras las recibes desde casa, el trabajo o bien en cualquier lugar del mundo en el que te encuentres y siempre que estés conectado a una red que te permita tener datos.

¿Y por qué no hacer algo parecido en los coches conectados, que son como cualquier móvil, tablet u ordenador? Eso es lo que va a ofrecer el grupo Jaguar-Land Rover, y lo bueno es que no sólo dispondrá de dicha posibilidad en sus nuevos vehículos -algo que empieza a darse por hecho-, sino que también podrá aplicarse a modelos con unos años en el mercado… siempre que dispongan de la tecnología necesaria, como por ejemplo un sistema multimedia compatible y algún tipo de conexión de datos.

Es decir, que coches de la marca que ya llevan en manos de sus propietarios un tiempo estrenarán una ‘segunda juventud’ tecnológica -para hacerse una idea, son modelos fabricados a partir de 2016 que cuenten con los sistemas Touch Pro y Touch Pro Duo, incluyendo los Jaguar XE, XF, XJ, E-PACE, F-PACE, I-PACE y F-TYPE; Land Rover Discovery y Discovery Sport; Range Rover, Range Rover Sport, Velar y Evoque-. Se calcula que más de medio millón de clientes de ambas marcas podrán verse beneficiados por la medida; sólo tendrán que pedir una cita y acudir al concesionario para que le incluyan esta nueva funcionalidad.

Actualizaciones: una mejora que hay que saber utilizar

Al igual que cuando recibimos una actualización en el móvil u ordenador, es recomendable instalarla, porque suele llevar aparejadas mejoras en cuanto a seguridad. Sin embargo, siempre hay que descargarse dichas actualizaciones cuando compruebes que provienen de una fuente fiable, de tal manera que así evitarás la instalación de algún tipo de malware o programa malicioso en el vehículo.

De momento, ni la nueva funcionalidad OTA ni los sistemas multimedia de los Jaguar-Land Rover han sido sometidos al test EUROCYBCAR, que mide el nivel de ciberseguridad de los vehículos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.