Featured Tecnología HC

Qué es la tecnología ‘CYBER’ que llevan los neumáticos del último Audi RS4

El Audi RS4, en sus distintas generaciones, acaba de cumplir 25 años. Siempre ha sido considerado uno de los mejores familiares deportivos del mundo y ahora que está de aniversario ha lanzado una serie limitada muy especial por detalles como sus neumáticos inteligentes.

Imagen del nuevo neumático del Audi RS4

Es probable que si eres aficionado al motor recuerdes cómo a finales del siglo pasado, Audi lanzaba el primer RS4. Se trataba de una berlina heredera del mítico RS2, que deslumbró por su llamativo aspecto -en las fotos de prensa lucía un llamativo tono amarillo, aunque también lo vimos en rojo o gris- o porque con su motor biturbo de 380 CV no había nada, en aquel entonces, que se le acercase por deportividad y prestaciones.

Posteriormente, todas las generaciones del A4 que han ido llegando han contado con este tipo de versión; cuando se cumple un cuarto de siglo de vida del modelo, Audi ha lanzado el que se denomina RS4 Avant edition 25 years, del que solo van a llegar seis unidades a España -250 en todo el mundo-, lo cual ya habla de la exclusividad del modelo.

Más allá de su espectacular color Amarillo Ímola, seguramente lo más significativo del coche tiene que ver con su mecánica, la más potente jamas equipadas en el modelo intermedio de Audi. De hecho, el conocido propulsor 3.0 V6 de doble turbo desarrolla para la ocasión un total de 470 CV, es decir, 20 CV más de lo habitual. Algo que le sirve, entre otras cosas, para ofrecer una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 3,7 segundos, con una velocidad máxima que llega a los 300 km/h.

Como es lógico también ha habido retoques en todo lo relacionado con el apartado dinámico. Este RS4 viene con frenos carbocerámicos de serie, una altura de la carrocería rebajada hasta en 20 mm, una suspensión deportiva, el diferencial deportivo Quattro que consigue el mejor reparto entre las ruedas de un mismo eje… Incluso cuenta con un ‘software actualizado‘ de la unidad de control de la transmisión para que los cambios sean aún más rápidos.

Sin embargo, el punto más curioso está relacionado con el calzado. De serie, el cuenta con unos excelentes Pirelli P-Zero Corsa que ofrecen un buen resultado tanto en carretera como en circuito. Y estos neumáticos incluyen unas llantas de 20″. Aunque lo más curioso tiene que ver con el hecho de que los compradores de este RS4 también se llevan otro juego de neumáticos. En este caso, unos Pirelli P-Zero Trofeo RS. Son unos semi-slick que, definitivamente, están mucho más pensados para su utilización en circuitos.

Pero la sofistiación de estas ruedas es tal que gracias a contar con el llamado Track Adrenaline, también incluye unos completos sensores -llamados Pirelli Cyber– que se encargan de informar al conductor, en tiempo real, sobre la presión y la temperatura de los neumáticos. Esa información es gestionada por una unidad de control de alto rendimiento y una aplicación específica para el teléfono móvil del usuario -que está disponible tanto para teléfonos Android o iPhone-.

Según destaca Pirelli, para que el dispositivo haga bien su trabajo, el dispositivo central cuenta con un GPS de alta precisión que hace las veces de ingeniero virtual. Cuando el usuario rueda con este Audi en el circuito, los sensores se encargan de ir recogiendo toda clase de informaciones sobre el tiempo por vuelta y la trazada que se está efectuando

Con esa información y al igual que sucede con los vehículos de carreras, la persona a los mandos dispone, en todo momento, no solo de información, sino también de recomendaciones que le permitan sacar el máximo rendimiento a los neumáticos en el circuito. Por ejemplo, puede decirle al usuario que hace falta calentar más los neumáticos antes de hacer una vuelta rápida o que, por el contrario, toca enfriarlas y regresar a boxes. 

Los neumáticos también hay que cíber-protegerlos

Como nos cuentan los expertos del Área Técnica de EUROCYBCAR, los sensores de los neumáticos pueden ser objeto de ciberataques por parte de piratas informáticos, que podrían interferir la señal que va desde estos sensores a la unidad de control que los gestiona. Ya se han producido ese tipo de hechos, como cuando en el año 2010, unos investigadores de las universidades de Carolina del Sur y Rutgers, con un equipamiento valorado en apenas 1.400 euros, consiguieron introducir datos falsos de las mediciones que registraban los neumáticos en el ordenador de a bordo…

¿Qué consejos se pueden llevar a cabo para que una tecnología tan interesante se mantenga lo más a salvo posible? Hay aspectos lógicos, como el no dejarse siempre guiar por los datos que estamos visualizando sobre los neumáticos en la instrumentación del vehículo; en el caso de la presión de inflado, no hay que olvidar pasarse por algún manómetro de forma periódica.

También es una buena idea comprobar visualmente los propios neumáticos, sobre todo en la zona de las válvulas, porque podríamos apreciar -en caso de haberse producido- posibles manipulaciones del sistema y de sus sensores. También para evitar problemas con los datos, es aconsejable que solo descarguemos la app que permite controlar el funcionamiento de los neumáticos desde una web oficial.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.