Personas

¿Qué debería comunicar la nueva responsable global de Comunicación Corporativa de Seat y Cupra?

Se llama Helena Mariscal de Gante y será la encargada de 'ponerle voz' a las dos principales marcas españolas de coches. Lo hace en un momento de importantes cambios, tanto en Seat y Cupra como en el sector del automóvil. ¿Qué recomendaciones le hacemos desde HackerCar?

Imagen de una mujer hablando con un megáfono
Imagen generada por la IA de Bing

Doble Licenciada en Periodismo y Derecho por la Universidad Carlos III de Madrid, 15 años de experiencia en comunicación dentro de la firma internacional de relaciones públicas Edelman… Helena Mariscal de Gante sabe que la comunicación es algo fundamental en cualquier empresa y ámbito. Y que, incluso, la marca más prestigiosa puede que no triunfe si no sabe exteriorizar sus valores, virtudes, fundamentos… e, incluso, su capacidad de adaptación a los nuevos tiempos.

Pues bien, después de una contrastada carrera profesional, Mariscal de Gante llega a Seat y Cupra para ocupar el cargo de responsable global de Comunicación Corporativa. Y el hecho de que lo haga en un momento particularmente brillante para ambas firmas -que en 2023 presentaron los mejores resultados económicos de su historia-, puede suponer un reto.

Según transmiten desde la marca española, hay varios objetivos a los que Helena va a tener que enfrentarse. Por ejemplo, va a ser la encargada de reforzar tanto a Seat como a Cupra “como motores del futuro de la movilidad”, al tiempo que tendrá que “asegurar la misión de la compañía de convertir España en un hub de electromovilidad en Europa”. Para esto último, cabe recordar que desde nuestro país, la marca va a encabezar el proyecto de la familia de vehículo eléctrico urbano de precio razonable para el Grupo Volkswagen.

Y aunque todo lo relacionado con la movilidad que está por venir es un reto no sólo para Seat, sino para cualquier otro fabricante, también hay otro aspecto que afecta al sector de la automoción y que coincide con la llegada de Mariscal de Gante a su nuevo cargo: el de la ciberseguridad. Y es que desde el 6 de julio se hará efectiva la total aplicación de la normativa UNECE/R155. Un texto normativo que obliga a todos los nuevos modelos que estén a la venta a que cuenten con un certificado que los acredite como ‘Vehículo Ciberseguro’.

Una tarea de la que deben encargarse entidades independientes, como EUROCYBCAR: Una empresa tecnológica de Euskadi que, precisamente, desarrolló en 2018 el primer test que mide el nivel de ciberseguridad de un vehículo con una metodología propia y alineado con los requisitos de la mencionada normativa UNECE/R155.

Pues bien, aprovechando la aplicación de la norma, puede ser el momento perfecto para que cada modelo de Seat y Cupra que logre obtener el certificado, se comunique y se haga público, tal y como se hace ahora cuando un determinado vehículo ha superado con buen resultado una prueba de choque de EuroNCAP o cuando obtiene un lugar destacado en un ranking de prestigio, como los que tienen que ver con la fiabilidad de un producto o con el índice de satisfacción que muestran los clientes.

Eso por un lado; pero, por otro, también es una recomendación que se afronte con naturalidad que una marca o los productos que ofrece pueden ser objeto de un ciberataque. En el caso de los vehículos, en caso de producirse, y de cara a los medios de comunicación o el público en general, se debe transmitir que el suceso ha ocurrido y que se le ha puesto -o se le va a poner- solución en un corto espacio de tiempo mediante una llamada a revisión a las personas afectadas.

Estas campañas de calidad, además, en algunos casos ya pueden ser efectuadas ‘a distancia’, sin que el coche ponga una rueda en el taller: todo, mediante una actualización que llegue de manera remota a las unidades afectadas. Algo que ya no se antoja como ciencia-ficción, con vehículos cada vez más conectados. Así lo ha demostrado Tesla, con modelos que como sucede con los teléfonos móviles y ordenadores cuentan con actualizaciones de software remotas que pueden corregir fallos, implementar nuevas funciones y añadir mejoras de ciberseguridad.

Imagen nueva directora general de Comunicación Corporativa
Imagen generada por la IA de Bing


Y de puertas adentro…

Lógicamente, la labor de Helena Mariscal de Gante está más enfocada a una comunicación ‘de puertas afuera’, pero también resulta interesante que esa preocupación por la ciberseguridad la interiorice dentro de su propio equipo y en otras áreas de la empresa. Es una recomendación interesante si tenemos en cuenta que, en los últimos tiempos -como nos recuerdan los expertos del Área Técnica de EUROCYBCAR, que disponen de la base de datos más amplia de cibertataques e investigaciones de ciberseguridad a vehículos de los últimos 14 años-, numerosas marcas han sido víctimas de ciberataques desde un punto de vista institucional.

Nos referimos a que piratas informáticos han llevado a cabo asaltos a servidores -propios o en la nube- y otros dispositivos informáticos que manejan las empresas automovilísticas y que debido a sus vulnerabilidades, pero también al factor humano, han visto comprometida su ciberseguridad, traduciéndose en el filtrado de información de todo tipo: Datos de clientes, de empleados, proyectos industriales, información financiera… No es algo de lo que algún fabricante esté a salvo: Ya ha pasado con marcas como Suzuki, Volkswagen, BMW, Hyundai, Honda, Toyota

Para que esto no les suceda, existen una serie de sencillas recomendaciones para aplicar y llevar a cabo. En primer lugar, cualquier empresa debería comprobar ‘en qué estado se encuentra’ y, para ello, nada mejor que llevar a cabo una ‘evaluación de riesgos de ciberseguridad’. Esto permitirá comprender y revelar si las medidas de protección existentes cumplen con los niveles de seguridad que requiere la organización. También, ayudan a conocer las amenazas más críticas para la compañía, los posibles fallos a sus sistemas, y determinar el impacto que pueden tener.

En segundo lugar, lo decimos y no nos cansamos de repetirlo: El factor humano es el eslabón más débil en la cadena de la ciberseguridad. Para que eso no se produzca, es importante mantener preparado al personal de la compañía mediante jornadas de capacitación y concienciación continua que involucren a toda la fuerza laboral.

De esa manera, se les puede educar sobre los incidentes más comunes y las respectivas técnicas de defensa o evasión. Aquí es importante mantener actualizado el plan de formación, ya que las amenazas a la seguridad informática evolucionan constantemente.

En tercer lugar, también es una idea que el personal reciba formación para estar al día de aspectos relacionados con la ciberseguridad aplicada a los vehículos, como la nueva normativa UNECE/R155 o también aspectos importantes como el tema de la ciberseguridad en flotas de vehículos. Ambos aspectos ya existen como formación y las ofrece Grupo CYBENTIA, que las ha desarrollado en colaboración con los expertos del Área Técnica de EUROCYBCAR.

En cuarto lugar, una buena alternativa para mejorar la ciberseguridad es implementar una política de contraseñas seguras para proteger las cuentas de los empleados. Asimismo, usar tecnologías de firewall, VPN y antivirus –de los que se hablará más adelante-, para asegurarse de que la red y los puntos finales no sean vulnerables a los ataques. Otras opciones son la autenticación multifactor obligatoria, el monitoreo continuo de la red y el cifrado de datos.

Por último y en quinto lugar, un ‘clásico’ que deben aplicar las compañías es la instalación de un antivirus, un tipo de software o programa que se utiliza para buscar, detectar y eliminar virus de una computadora, brindando protección en tiempo real contra ataques o amenazas casi indetectables que acechan cada vez que alguien accede a Internet o conecta una memoria USB en cualquier equipo.

La normativa UNECE/R155: ¿Están las marcas preparadas?

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.