Prueba a fondo

Qué cosas te oculta tu coche

¿Crees que tu coche está siendo sincero contigo y que te cuenta “todo lo que sabe”? ¿Hay información que “se calla” porque considera que no la necesitas? Es cierto: los vehículos no siempre dicen todo lo que piensan. Pero esos datos empiezan a salir a la luz.

Imagen de un coche circulando por un túnel con luz.
Foto: Danny See Chuan Seng en Pixbay.

Cualquier vehículo moderno, por sencillo que sea, dispone de multitud de sensores que realizan todo tipo de trabajos… en la sombra. La información que recopilan -las veces por minuto que gira una rueda, la velocidad a la que circulas, la fuerza con la que estás pisando el pedal del freno y el acelerador, la cantidad de potencia y par máximo del motor que estás empleando, la temperatura del aire que entra al motor, el combustible que se inyecta en cada momento dentro de los cilindros…- normalmente no se le muestra al conductor, pero es aprovechada para que sistemas como el ABS, el ESP o la propia mecánica hagan su trabajo y lo hagan bien.

Una marca francesa lo ha popularizado

Sin embargo, Renault ha sido una de las marcas que más han hecho por ‘sacar a la luz’ toda esa información; vale, no es la primera que lo hace, de hecho desde 2009 el Nissan GT-R ya cuenta con un display en su consola central que muestra más información de la que muchos seríamos capaces de entender.

Lo malo es que ese vehículo supera holgadamente los 100.000 euros; sin embargo, la marca francesa lo ofrece en el Mégane RS, un compacto deportivo de 280 CV que cuesta 31.184 euros -con promoción incluida- y que por 29.636 euros ofrece un dispositivo denominado RS Monitor -hay otra versión del Mégane denominada Trophy, con 300 CV, que sale por 33.970 euros y que lo incluye de serie-.

Imagen de un Renault Mégane RS Trophy

En pocas palabras, permite al usuario contar con un sistema de telemetría en el vehículo -es decir, un sistema de obtención de datos, como los que utilizan los ingenieros de los equipos de Fórmula 1-, con la ventaja de que se pueden consultar en tiempo real desde la pantalla del sistema multimedia.

Oscilómetro

Permite realizar un ‘seguimiento’ de las órdenes que das desde el volante, a través de un gráfico en tiempo ‘real’ que oscila a derecha o izquierda, en mayor o menor medida, según hacia donde muevas la dirección.  Con la información del osciloscopio puedes calcular los ángulos de ataque y salida en las curvas para trazarlas de la manera más eficaz.

Fuerzas ‘g’ -gravedad-

Mediante distintos acelerómetros, la pantalla puede mostrar un diagrama que nos permite ver tanto las fuerzas laterales –las que experimentas en las curvas- como longitudinales –al acelerar o frenar- que registra el vehículo. Se puede utilizar para conocer la máxima aceleración que puedes efectuar en las curvas más cerradas –antes de que el coche comience a deslizar y, por lo tanto, pierda eficacia-.

Gráfico de rendimiento

Permite, de un vistazo, estar al tanto de diversos parámetros del motor, como el par motor, la potencia, la presión del turbo, la cantidad que se está pisando el acelerador, la temperatura de admisión –es el aire que permite respirar al motor: cuanto más fresco sea, mejor es el rendimiento de un motor sobrealimentado-.

Mantenimiento

Esta ‘pantalla de análisis’ nos ayuda a saber el estado de todos los componentes del vehículo para que se encuentre en las mejores condiciones. De esta forma es posible conocer cuántos kilómetros o meses quedan para reemplazar piezas de desgaste como los neumáticos, los amortiguadores…

Cronómetro con GPS

No sólo mide los tiempos, también es capaz de almacenarlos, de formas que puedas comparar los ‘cronos’ que haces para recorrer un mismo trazado. Además, con la ayuda de los datos del navegador, puede detectar cuándo estamos rondando en un circuito y así poder hacer tandas de varias vueltas y saber en cuál hacemos el mejor tiempo.

Imagen del interior de un Renault Mégane RS Trophy

Consejos para una mejor conducción

Una de las funcionalidades de un sistema como el RS Monitor de Renault es que ofrece hasta 27 páginas con todo tipo de consejos al volante, relacionados con la eficiencia, la conducción diaria, el cuidado del coche -por ej. después de una conducción deportiva, dejar que la mecánica funcione al ralentí 2 ó 3 minutos-, incluso, la conducción deportiva en circuito.

Prestaciones y frenada

Esta función permite conocer datos que, normalmente, sólo se pueden conseguir con aparatos de medición externos; en concreto, podemos saber el tiempo que empleamos en acelerar de 0 a 100 km/h, en cubrir los primeros 400 ó 1.000 m partiendo desde parado… e, incluso, el tiempo que necesita el coche para detenerse en una frenada desde 100 km/h hasta cero. En combinación con un gráfico de rendimiento, sabremos cuándo hacer cambios de marcha más eficaces.

Patinamiento de las ruedas

Te ayuda a conocer el grado de agarre de las ruedas al asfalto, analizando en tiempo real lo que ‘patinan’ las ruedas; con esa información se puede saber cuándo y en qué cantidad se debe acelerar, así como en qué momento se deben aplicar los frenos y en qué medida –para evitar que se ‘bloqueen’-. Por otro lado, también indica la cantidad de par motor que llega a cada una de las ruedas que mueven el vehículo -en este caso, las delanteras-.

Gráfico de un Renault Mégane RS Trophy

Saber lo que está haciendo el motor

A partir de un gráfico que muestra las llamadas ‘curvas de par’ y curvas de potencia’, el sistema analiza de forma instantánea los caballos y los newton metro que desarrolla el motor, según apretamos el acelerador. Sabrás exactamente cuál es el momento de rendimiento óptimo del propulsor 1.8 turbo que lleva este modelo.

Grabar todo lo sucedido

En combinación con una app para el teléfono, ahora puedes vincular el Mégane con tu móvil. ¿El objetivo? Que coloques el teléfono en un soporte cerca del parabrisas, para que su cámara -o también mediante otro tipo de cámara tipo GoPro que vincules con tu smartphone- vaya grabando tus vueltas a un circuito… y que luego puedas verlo con la información sobreimpresionada y que tenga que ver con la velocidad, las revoluciones, los datos del oscilómetro o el ángulo de giro de cada rueda -como este Mégane lleva dirección a las cuatro ruedas te mostrará el dato de todas ellas, no sólo las delanteras-.

Luego ese vídeo puedes reproducirlo cuantas veces quieras para analizar cómo ha sido tu conducción e, incluso, lo puedes compartir en redes sociales. Es más, Renault ha creado una comunidad para los fans de Renault Sport, conocido como RS Replay, donde la gente puede subir sus vídeos, compararlos con los de otros usuarios, intercambiar experiencias o chatear con miembros del “club”.

Otro que ha decidido contarlo -casi- todo

Una versión simplificada de lo que ofrece el Renault, aunque con datos también interesantes es la que ofrece el actual Mercedes Clase A. Con la ayuda de su nuevo dispositivo multimedia MBUX, este compacto te puede mostrar información de lo más variada.

Imagen de un Mercedes Clase A blanco tres cuartos delantero

Por ejemplo, las fuerzas G -pero sólo si seleccionas el modo deportivo de su instrumentación-; también te enseña indicaciones ECO con estadísticas de aceleración, cuánto tiempo circula el coche impulsado por su inercia -es decir, sin acelerar- o cómo de uniforme es la conducción que practicas.

En otro de sus menús puedes comprobar la cantidad -en porcentaje- que estás apretando el pedal del acelerador o del freno, así como los grados que giras la dirección. Incluso es posible acceder a un libro de instrucciones, pero con animaciones y vídeos que te muestran distintas funciones del vehículo. Otra cosa que puedes consultar es la evolución del consumo en una gráfica, minuto por minuto, durante tu última hora de conducción.

En el menú ‘Experiencia’, el Clase A te dice información poco habitual, como la tensión de la batería, la presión de sobrealimentación o la potencia y par motor en tiempo real

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.