Novedades

El Mercedes no aconsejable para gente anónima

Incluso dentro de una firma como la de Stuttgart hay niveles. Y los Pullman ocupan un lugar reservado -en exclusiva- a una reducida élite. ¿Cuál sería la tecnología más extravagante que pueden llevar?

Reproducción de un vagón Pullman

Empecemos por dejar una cosa clara: si nadie hubiese descubierto cómo fabricar coches de forma asequible… ninguno de nosotros tendríamos coche. Y es que, en los albores del invento, el automóvil era considerado poco menos que un ‘juguete’ por monarcas, nobles y poderosos.

En aquellos tiempos, dichos clientes -tan selectos, ellos- gustaban de exigir a los fabricantes decenas de detalles exclusivos. No era una actitud inusual, pues la mayoría de ellos trabajaban únicamente por encargo, al igual que los constructores de carruajes y vagones.

Uno de estos últimos era Pullman. Creada en torno a 1860 por el ingeniero norteamericano George Mortimer Pullman, realizaba profundas personalizaciones… para quien pudiese pagarlas. En sus últimos años de vida, Pullman acogió varios automóviles en su taller.

Su idea de exclusividad inspiró a Mercedes desde sus comienzos, lo cual dio lugar a una de sus tradiciones más arraigadas. Su fundador Emil Jellinek reconvirtió -en 1907– su propio Mercedes Simplex en un lujoso -y único- sedán. Acababa de crearse el primer Pullman de la casa germana.

Señores… la ‘fiesta’ es detrás

Desde entonces, esta exclusiva gama lleva cerca de cien años como la opción de quienes no logran verse satisfechos con el catálogo principal de la marca. La tradición aquí es la máxima prioridad. Por ejemplo: esta transformación se aplica tomando como base el modelo más grande de cada época. Seguidamente, se alarga la distancia entre ejes, lo cual ya obliga a modificaciones en la carrocería como el aumento de la altura del techo o la adición de puertas laterales.

Imagen de un Mercedes 600 Pullman

El interior se monta al exacto gusto de su futuro dueño, tanto en materiales como en tonalidades. Aquél puede escoger también el número y disposición de los asientos. Y, por supuesto, no pueden faltar los extras como el ‘mini-bar’ -con cristalería fina incluida- o las cortinas para las ventanillas, muy solicitadas en los países orientales.

La factura final de un Pullman no está al alcance de todos los bolsillos. Por ello, su histórico de clientes contiene muchos nombres ilustres y famosos: Konrad Adenauer -primer presidente de la RFA, usuario de varios Tipo 300 en los cincuenta-, el emperador japonés Hirohito -un 770 ‘Grosser Mercedes’ de 1935- o John Lennon -un 600 Pullman Saloon de 1970-. Otras instituciones como el Vaticano también cuentan con varios en su colección, como los que trasladaron a los sumos pontífices Pío XI y Pablo VI.

Mercedes-Maybach S 600 Pullman in Dubai Mercedes-Maybach S 600 Pullman in Dubai

A día de hoy, la tecnología no ha hecho sino aumentar aún más la lista de opciones disponibles para equipar. Entre ellas destacan las fuertes medidas de seguridad de la serie Guard, reservada para altos dignatarios. Pero, además, puedes incorporar sistemas de audio creados ‘ex-profeso’ para el habitáculo, una línea telefónica privada, televisión por satélite, funciones de masaje para los asientos… o, incluso, climatización en los posavasos.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.