Ataques

¿Puede un ataque dejar sin piezas a las marcas de coches?

Los ciberataques ya se están cebando con el primer eslabón en la cadena de fabricación de un coche: los proveedores. Los casos reales no dejan de crecer. ¿Cómo les está afectando?

Puertas de coche colgadas en una fábrica
Imagen de LEEROY Agency en Pixabay

Un tipo de virus está afectando a la industria del automóvil y causándole problemas para fabricar coches. ¿El coronavirus? Desde luego, es la infección más mediática y es verdad que está afectando a la producción de vehículos.

Pero otros virus también están afectando a ese sector. Son más discretos y no causan tanto revuelo en la opinión pública, pero llegan a paralizar una producción entera: los ciberataques. Y recientemente se han dado varios casos en los que han afectado a los proveedores de las marcas, los OEM -o fabricantes de equipos originales-. Son empresas a las que las marcas de coches encargan la construcción de piezas específicas de un automóvil, como asientos, cajas de cambio o cualquier otro elemento.

Por tanto, si sufren un ciberataque que les ralentiza o interrumpe la producción, la cadena de fabricación se podría ver afectada. Y eso es lo que ha sucedido recientemente con varios OEM.

Te bloqueo las fábricas y robo tus datos

Gedia Automotive Group se vio obligada a realizar un «apagón inmediato y completo» de sus sistemas informáticos hace pocos días. Se trata de una empresa que fabrica piezas para automóviles en 7 países -España entre ellos- y emplea a 4.300 personas. Un cierre digital completo en una compañía de estas características es una decisión muy drástica.

Por supuesto, detrás de ella está un ciberataque. En concreto, de ransomware, según revela Bleeping Computer. Este tipo de ataques secuestra las equipos informáticos atacados, normalmente con el fin de cobrar una recompensa para hacerlos operativos de nuevo.

Los responsables de Gedia decidieron hacerle frente con el citado apagón de sus equipos informáticos, «para evitar una falla completa de la infraestructura de TI» explicó la empresa en declaraciones recogidas por SC Magazine.

Sin embargo, el ataque no fue reducido del todo. Gracias a él, los piratas informáticos se hicieron con más de 50 GB de datos, incluidos dibujos y datos de empleados y clientes. Una información que los crackers han amenazado con publicar en la Dark Web a menos que a Gedia pague un rescate.

Incomodando a una fábrica de asientos

«Esto es algo que le sucede a todos en todas las industrias». Esas fueron las palabras de Hassan el Bouhali, director de información de Woodbridge Group, en una conferencia para explicar que habían sufrido un ciberataque.

Como en el caso anterior, el ataque que sufrió este fabricante de asientos para coches fue del tipo ramsomware, según publica Automotive News. El Bouhali no compartió más detalles del incidente, pero sí aseguró que estos hechos se tratan de una amenaza creciente que que amenaza a todos los eslabones de la industria automotriz, incluidos los concesionarios y las marcas.

Por eso, el directivo cree que «lo que tenemos que hacer es educarnos, hacer cosas al respecto y aprender unos de otros y compartir entre nosotros lo que hicimos para proteger nuestro negocio«.

Y es que es habitual que las empresas que reciban un ciberataque no lo hagan público. Un estudio de 2019 encargado por el proveedor estadounidense de ciberseguridad Carbon Black, el 88% de las organizaciones canadienses encuestadas dijeron que han sufrido una o más violaciones en los últimos 12 meses debido a ataques cibernéticos externos, y el 82 por ciento informó un aumento en los ataques cibernéticos a causa de el mismo periodo. Sin embargo, a pesar de la magnitud del problema, los casos publicados siguen siendo mínimos.

3 o 4 millones de euros a la semana

Otro ejemplo fue el ataque sufrido por Rheinmetall Automotive, un fabricante alemán de componentes para el automóvil. Dicha compañía fue infectada por un virus informático que ha interrumpido la producción en sus fábricas de 3 países.

En concreto, la empresa ha informado de que el ciberataque ha causado «interrupciones significativas» en sus plantas de Brasil, México y Estados Unidos.

Según cálculos de Rheinmetall Group, este suceso le hará perder de 3 a 4 millones de euros por semana. Esta empresa ofrece a los principales fabricantes de automóviles piezas como pistones, bloques de motor y equipos de control de emisiones, componentes que dejarán de recibir a causa del incidente.

J.M. de la Torre
He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.