Movilidad

¿Puede afectar el frío a un camión autónomo?

A veces, los transportistas se enfrentan a una climatología adversa que les pone las cosas difíciles. ¿Sufrirán igual los camiones autónomos? Una empresa ha comenzado a probarlos en entornos hostiles.

Imagen de un Camión de Plus Ai

Normalmente, los ensayos que se realizan con los prototipos autónomos suelen tener lugar en unas condiciones delimitadas. Bien sea por las paredes de un laboratorio o los muros de un circuito de pruebas, estas máquinas gozan de ‘espacios seguros’ donde recorrer sus primeros metros.

Pero el mundo exterior también es ‘cruel’ con estas criaturas mecánicas. Aparte de la -siempre imprevisible- reacción del resto de usuarios, existe un desafío que no parece suficientemente preocupante para los ingenieros: la climatología.

Y es que, no en vano, las condiciones de visibilidad no son las mismas en un día soleado, que bajo una tormenta de agua o nieve. Estos fenómenos ya ‘se ceban’ actualmente con las cámaras y sensores que utilizan las ADAS de nuestros coches, reduciendo sensiblemente su eficacia. Por tanto, es lógico pensar que el invierno puede ser una maldición para dispositivos como los radares Lidar que equipan los vehículos autónomos.

Además, también queda la cuestión de cómo reaccionarán aquéllos ante los cambios en las condiciones de la carretera. El asfalto mojado o helado no agarra de igual manera que el seco, y las pérdidas de adherencia son complicadas de anticipar incluso para conductores experimentados. Cabe preguntarse, entonces, cómo reaccionarían las IAs de un coche automatizado ante estos escenarios.

Desafiando a los elementos

En EEUU, Plus.Ai es una compañía con un ‘leit motiv’ claro: utilizar la conducción autónoma para mejorar y securizar el transporte por carretera. Sus camiones automatizados ya han recorrido miles de kilómetros en pruebas de larga distancia.

A comienzos de este periodo invernal, la empresa cerró un acuerdo con el Departamento de Transporte del estado de Minnesota. El objetivo del mismo no es otro que evaluar el funcionamiento de sus sistemas -y, también, de su software- en un entorno climático hostil.

En una primera instancia, los test se están realizando en el complejo de pruebas invernales que posee el mencionado organismo. No se han confirmado ensayos en carretera abierta, aunque dada la experiencia de la compañía de Silicon Valley tampoco son descartables.

La elección del lugar no ha sido baladí: esta región norteamericana se encuentra en el extremo norte del país, y posee una frontera con la canadiense Ontario. Por ello, en esta época los termómetros acostumbran a registrar cifras entre los 15 y los 20 grados bajo cero. A tales temperaturas no sólo el agua se solidifica -hasta ser casi impenetrable-, también se congelan incluso alimentos como el pan y la cerveza.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.