Prueba a fondo

Toyota Yaris 120H Style

La cuarta generación del Yaris se distancia de sus antecesores con una estética diferente. ¿Habrá evolucionado tanto la tecnología que equipa? Analizamos todos sus puntos fuertes y débiles.

Imagen de tres cuartos delanteros del Toyota Yaris azul cobalto

Qué debes saber del Toyota Yaris

Que ya va por su cuarta generación. A mediados del año pasado, Toyota puso a la venta una versión totalmente renovada de su utilitario. El nuevo Yaris estrenó sistema híbrido, plataforma e incluyó mejoras en su equipamiento de seguridad y de ayudas a la conducción, asó como una completa aplicación móvil.

Que su diseño es menos monovolumen y más deportivo. Este utilitario mide 3940 mm de largo, 1745 mm de ancho y 1470 mm de alto, lo que supone un claro cambio de proporciones con respecto a su antecesor. Ahora es ligeramente más corto -5 mm-, pero más ancho -50 mm- y bajo-40 mm-. Esta rebaja de altura le permite ofrecer un diseño más estilizado que se aleja de la estética monovolumen de la anterior generación. En cuanto al maletero, ofrece 286 litros, una cifra discreta para un segmento en el que la mayoría de sus rivales han pasado la barrera de los 300 litros.

Que también hay un Yaris con carrocería de 3 puertas y una variante SUV. La primera es una de esas versiones pasionales que cada vez son más difíciles de ver, en las que prima el disfrute sobre cualquier otra consideración. No en vano, ofrece 261 CV, cambio manual y tracción a las 4 ruedas. Todo un juguete llamado GR Yaris.

En cuanto a la variante SUV, conocida como Yaris Cross, comparte la misma plataforma que el Yaris de esta prueba, pero su carrocería tiene diseño propio. Aún habrá que esperar unos meses para poder comprarla.

Que lo tienes con y sin hibridación. La gama mecánica del Yaris ‘normal’ de 5 puertas tiene dos opciones. La más barata es el gasolina de 125 CV, sin hibridación y con cambio manual de 6 marchas, que solo se ofrece con el acabado básico desde 15.200€. Esta opción tiene un consumo medio de 5 litros a los 100 km.

La segunda variante es la que destila puro ‘ADN Toyota’: una versión híbrida de 116 CV y cambio CVT, que está disponible para todos los acabados salvo para el más básico. Esta es la mecánica que equipa nuestra unidad de pruebas. La tienes desde 18.700 €.

Que la unidad que hemos probado cuesta 20.150 €. Es la cantidad que cuesta un Yaris 120H con acabado Style pintado en azul cobalto -450 €-. Este nivel trae de serie faros LED, llantas de aleación de 17” y climatizador bizona como elementos más destacados, que se suman a las diversas ayudas a la conducción y al sistema de entrada y arranque sin llave que ya incluyen los acabados inferiores.

Además, el acabado Style puede complementarse con el paquete Style Plus para sumar detector ángulo muerto, alerta de tráfico cruzado, sistema de audio JBL y Head-Up Display por 1.500 €.

Repetir las buenas cifras de ventas de su antecesor es un gran reto. ¿Lo logrará este nuevo Yaris?

El Yaris es, junto con el Corolla, el superventas de Toyota en Europa. Y lo seguía siendo también en los últimos años, a pesar de que el modelo a la venta era la veterana tercera generación que apareció en 2011. Pero, a mediados del año pasado, la marca renovó a su utilitario. Repetir las buenas cifras de su antecesor es un gran reto. ¿Lo logrará este nuevo Yaris?

Veamos primero si entra por los ojos. La primera impresión que deja el nuevo Yaris es clara: parece más pequeño que el anterior. Como hemos señalado anteriormente, esta sensación se debe sobre todo a que ha bajado su altura, con lo que el diseño que ofrece es más deportivo.

Para reforzar este aspecto atlético, los diseñadores han dibujado para el Yaris unas líneas muy musculosas en la carrocería, que se hacen más obvias en los pasos de rueda -sobre todo los traseros-. También destaca una especie de ‘cola de pato’ en el portón trasero que sirve tanto de alerón como para unir las dos ópticas traseras, las cuales, por cierto, son de LED -igual que las delanteras en este acabado Style-. Otra tecnología interesante que encontraremos en el exterior de este acabado es el acceso y arranque manos libres.

Un híbrido perfecto para la ciudad… y algo más

Bajo el capó encontramos una mecánica híbrida formada por un propulsor de gasolina 1.5 tricilíndrico que genera 93 CV y por otro eléctrico para dar en conjunto 116 CV. Este tipo de híbridos se conocen como autorrecargables. Es decir, producen la electricidad que mueve el motor eléctrico usando el de combustión como generador o a través de la energía recuperada de las frenadas.

Por su parte, el cambio es el habitual CVT de Toyota. Dispone del modo B, específico para aumentar la retención al soltar el pie del acelerado y así cargar la batería. Como no hay levas tras el volante, la fuerza de retención no se puede variar.

Esta combinación de motor y cambio nos parece la opción idónea para este utilitario. Es en la ciudad donde mejor más tiempo podrá funcionar el motor eléctrico y, por tanto, donde este modelo ahorrará más combustible. De hecho, la mecánica de combustión tiene un papel bastante secundario en entornos urbanos. No obstante, Toyota afirma que el motor eléctrico puede funcionar en solitario hasta los 130 km/h.

La cifra oficial de consumo con las llantas de 17 pulgadas que equipa esta unidad es de 4,3 litros a los 100 kilómetros. Durante la prueba, pudimos comprobar que es posible alcanzar esa cifra, incluso rebajar alguna décima para llegar casi a los 4 litros. Pero, en recorridos menos favorables, ese gasto puede subir ligeramente por encima de los 5 litros.

Esas bajas cifras no son a costa de unas malas prestaciones. El Toyota Yaris tiene capacidad de sobra para salir de la ciudad y hacer desplazamientos por carreteras y autopistas sin sufrir. Puede mantener el ritmo sin problemas y acelera de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos, que es una cifra respetable. El principal problema en este entorno está en la elevada rumorosidad que se percibe en el habitáculo cuando se activa el motor de gasolina, que contrasta con la quietud del modo eléctrico.

La mayoría de asistentes, de serie

Si hablamos de ayudas a la conducción, hay que reconocer que Toyota hace un esfuerzo por incluir buena parte de ellas de serie en la mayoría de su gama.

En el Yaris encontramos de serie desde su acabado más básico la cámara de visión trasera, el sistema precolisión con detección de peatones y ciclistas, el reconocimiento de señales de tráfico y el asistente de cambio involuntario de carril. A esos asistentes, el acabado Style añade control de crucero adaptativo inteligente. Para tratarse de un segmento B, la dotación es muy interesante.

Y podría sumar el detector ángulo muerto y la alerta de tráfico cruzado si su dueño equipa el paquete Style Plus que, eso sí, cuesta 1.500€ -y que añade también sistema de audio JBL y Head Up display-.

Un cuadro de mandos muy curioso

El interior de este modelo también presenta una clara evolución con respecto a la generación precedente.

Preside el salpicadero, como no podía ser de otra forma en los tiempos que corren, una pantalla táctil de 8 pulgadas a color. Conserva varios botones físicos para proporcionar acceso directo a las principales funciones del sistema multimedia, y también deja intactas las teclas para la climatización. Una buena noticia para la ergonomía.

Gracias a esos botones, la pantalla es intuitiva de manejar, aunque el grafismo continúa al nivel habitual en las marcas japonesas, o sea, algo anticuado.

Esta no es la única pantalla digital del habitáculo. La instrumentación también tiene este formato, aunque lo presenta de una forma bastante peculiar. No hay un único cuadro de mandos, sino que está dividido en tres partes, con dos circunferencias en los extremos -el de la izquierda para el indicador de gestión de potencia y el de la derecha para el velocímetro, el nivel de combustible y la temperatura del aceite-. Entre ambas pantallas se sitúa una tercera, de 4,2 pulgadas, en la que se pueden consultar diferentes informaciones como el consumo o el estado de las ayudas a la conducción, pasando por diferentes interfaces.

El diseño de este cuadro de mandos podrá gustar o no, pero el diseño de las circunferencias, separadas de la pantalla mediante unas piezas de plástico, impide que el espacio reservado a mostrar los datos sea más grande.

Lo imprescindible en conectividad… y una gran app

Toca ver ahora cómo de conectado está este Yaris. Si buscas lo más de lo más, te has equivocado de segmento. No hay que olvidar que el Toyota Yaris es un utilitario, así que no encontrarás alardes como conexión Wifi o navegador.

En cambio, sí cuenta con varias opciones para conectar nuestro móvil, algo imprescindible hoy en día. Puedes hacerlo a través de Bluetooth y Android Auto o Apple CarPlay. Añade el plus de un cargador inalámbrico para smartphones, pero se hecha en falta alguna toma USB más -solo tiene una-.

Dejo para el final lo que, en mi opinión, es lo mejor que ofrece este Toyota Yaris en materia de conectividad: la aplicación móvil MyT. Esta app es realmente completa y está disponible en el Yaris, el Corolla, RAV4, Camry y C-HR. Sus funcionalidades varían dependiendo del vehículo.

¿Qué ofrece en el Yaris? Pues en este coche tenemos seis servicios:

  • Mantenimiento y reparaciones. Este apartado muestra cuándo toca la próxima revisión y puedes reservar la cita, además de consultar el historial de mantenimiento completo del coche.
  • Geolocalización del vehículo, útil para encontrarlo si no recuerdas dónde lo has aparcado… o para encontrarlo en caso de robo.
  • Envío de rutas desde el móvil. Para planificar desde casa el viaje a seguir y dejarlo preparado en el coche antes de que llegue el momento de ponerse en marcha. También permite hacer el envío al revés para poder llegar a pie al sitio exacto.
  • Calendario del vehículo para apuntar eventos relevantes.
  • Glosario con el significado de cada uno de los posibles testigos que pueden salir en el cuadro de mandos, para que no dudes qué significa cada uno.

Pero, sin duda, la sexta función es la más útil de todas: el entrenador híbrido. Se llama así a un sistema que monitoriza el uso que haces del vehículo, analiza tu estilo de conducción desde el punto de vista de la eficiencia y te da recomendaciones para que gastes menos.

Este sistema funciona de la siguiente manera: la aplicación registra cada viaje que realizas. Los datos fundamentales son lugar y hora de salida y de llegada y el recorrido trazado. En base a ello, puntúa tu conducción analizando cómo has acelerado, cómo has frenado y si has mantenido una velocidad constante.

Como es de suponer, no hay mucha magia aquí, y la clave es acelerar suavemente, anticipar las frenadas al máximo e intentar mantener una velocidad estable. Lo bueno es que geolocaliza en el mapa de tu ruta dónde has hecho algo mal o bien. Es decir, sabrás el punto exacto donde has pegado un acelerón o donde has anticipado bien la frenada. Así, si es un recorrido habitual -como el viaje al trabajo-, podrás pulir tu conducción para bajar alguna décima el consumo.

La aplicación también te dirá en cada viaje cuánto tiempo y distancia has circulado en modo eléctrico y cuál ha sido el consumo y la velocidad media. Además, ofrece 20 consejos para ahorrar al circular. Algunos son útiles -no hace falta calentar el motor antes de ponerse a circular- y otros son obvios. Incluso alguno es, directamente, autobombo de Toyota -“¿Sabías que la tecnología híbrida de Toyota es fantástica?”-.

Todas estas funcionalidades hacen muy completa a la aplicación del Toyota Yaris. Tan solo hecho en falta que permita controlar algunas funciones del coche a distancia, como la apertura de puertas o la climatización.

Por cierto, en caso de que adquieras un Toyota Yaris de segunda mano, debes asegurarte de que el anterior propietario ha desconectado el coche de su aplicación. Es algo que exigen los términos de uso y condiciones de la app, pero si el dueño precedente no les ha hecho caso, podrá seguir todos tus movimientos desde el móvil. Si eres tú quien va a deshacerse de un Yaris y lo tenías conectado a la app, aquí te explica Toyota cómo dar de baja tu coche.

VALORACIONES
Conectividad
6,5
Asistentes a la conducción
8
Tecnologías de entretenimiento
7
Tecnologías de confort
7,5
Aplicación
9
J.M. de la Torre
He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.