Prueba a fondo

Mazda CX-5 Zenith White

El CX-5 es el representante de Mazda en el segmento de los SUV compactos. Esta es su segunda generación y estrena muchas tecnologías; ¿cuáles lleva, cómo funcionan y qué tal lo hacen?

Qué debes saber de nuestro CX-5

Que se sitúa entre los SUV de tamaño compacto, lo que significa que compite con modelos como el Nissan Qashqai, VW Tiguan, Opel Grandland X, Toyota RAV4, Renault Kadjar, Kia Sportage, Hyundai Tucson, Peugeot 3008…

Que nuestra unidad equipa el propulsor gasolina básico de la gama, un cuatro cilindros 2.0 de 165 CV. El modelo analizado lleva cambio manual de seis velocidades y tracción delanteera, per quien lo desee lo puede adquirir con caja automática y tracción total.

Que su precio es de 33.500 euros, sin incluir posibles descuentos y campañas promocionales.

Que tiene un tamaño exterior razonable: Mide 4,55 m de largo, 1,84 m de ancho y 1,68 m de alto. Tiene cinco plazas y un maletero de 477 litros.

Que resulta bastante eficiente: Su velocidad máxima es de 201 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,4 segundos. Declara un consumo medio de 6,4 l/100 km, que equivale a unas emisiones de 149 gramos de CO2 por km. Teniendo en cuenta que la capacidad de su depósito es de 56 litros, su autonomía media rondaría los 875 km.

Que este acabado lleva bastante equipamiento de serie: La variante de la prueba, conocida como Zenith White, es la más completa, junto con la Zenith Black -la diferenciación entre ambas viene marcada por el color de su tapicería de cuero: blanco o negro-. Sin embargo, a pesar de ello, este CX-5 no es el más completo de la gama: prescinde de un pack conocido como Pack Cruise, que incluye HUD con proyección de información en el parabrisas -en lugar de en una segunda pantalla-, frenada de emergecia pre-impacto y control de crucero adaptativo. Sólo lo llevan, y de serie, los dos motores más potentes de la gama: el diésel de 175 CV y el gasolina de 194 CV.

Mazda siempre ha hecho mucho hincapié en las sensaciones que transmiten sus vehículos. Ahora, también quiere combinarlas con tecnologías, algunas de ellas centradas en ayudas a la conducción

Un CX-5 siempre ha destacado por su diseño, una gama de motores excelente, un chasis muy bien puesto a punto para disfrutar de la conducción -a pesar de tratarse de un SUV, con el peso y altura que eso supone-. Sin embargo, la segunda generación quería contar con todas esas virtudes y añadir un buen equipamiento tecnológico. Hemos analizado los principales dispositivos que ofrece.

Asientos con regulación eléctrica y memoria

En este acabado se incluye de serie un pack compuesto por la tapicería de cuero y los reglajes eléctricos para los asientos delanteros; cuentan con memoria e, incluso, los ajustes guardados permiten memorizar la altura a la que el HUD proyecta su información.

Freno de mano eléctrico -con función auto-hold-

Permite reemplazar la clásica palanca del freno de mano -la que llevaba, por ejemplo, su predecesor- por un botón ubicado en la misma zona. Si tiramos hacia arriba de ese botón, el freno de mano se activa, pero sólo es posible hacerlo a velocidades muy bajas -y, aún así, al hacerlo notaremos un brusco tirón-.

Para liberarlo, se oprime el botón hacia abajo o bien basta insertar la primera velocidad y echar a andar; tras vencer una leve resistencia, el freno de mano eléctrico se desactiva. La función auto-hold permite que el coche permanezca detenido durante unos segundos, por ejemplo, al arrancar en una cuesta aunque el conductor suelte el pedal del freno.¿Por dónde continuar? Por los sistemas multimedia, de infoentretenimiento, conectividad…

Equipo de sonido

La versión Zenith viene de serie con el potente equipo desarrollado por el especialista Bose. Dispone de un total de 10 altavoces repartidos por el habitáculo -uno sobre el salpicadero, dos en las puertas delanteras, dos en las traseras, dos en los pilares delanteros, dos en los pilares traseros y un altavoz de graves o woofer de ocho litros en el maletero-, además de procesamiento de señal digital Centerpoint -mejora la calidad de reproducción de música comprimida o de la procedente de radio por Internet- y amplificador con procesamiento de señal digital de ocho canales. Como curiosidad, se ha ajustado el funcionamiento del equipo de audio dependiendo de si la versión lleva tapicería de tela o de cuero -como en nuestra unidad-.

El equipo de maneja desde el sistema multimedia MZD Connect -leer más abajo-, que tiene un botón de acceso directo para las funciones de audio -también es posible manejarlo desde el volante o mediante órdenes de voz, con comandos del estilo: “reproducir radio FM”, “reproducir USB”, “reproducir álbum”-.

El funcionamiento general es sencillo, bien desde el conjunto de ruedas y botones situados tras la palanca del cambio o desde la pantalla táctil sobre la consola central. Bien es cierto que exige prestar atención para moverse por los menús o para, por ejemplo, llegar al listado de emisoras de radio memorizadas -no existen los clásicos botones numerados que almacenan presintonías-.

Como fuentes de sonido se puede escoger entre radio FM y AM, radio digital DAB, lector de CD, plataformas de música y radio en Internet como aha o Stitcher -siempre que llevemos conectado vía bluetooth con el coche un móvil con Internet-, toma auxiliar -para reproductores tipo MP3-, doble USB -hay dos en la guantera entre los asientos- o tarjeta de memoria SD Card -como las que utilizan las cámaras de fotos-.

La calidad de sonido es excelente, en cualquier formato; incluso es posible escuchar con bastante solvencia un audio que proceda de un vídeo de YouTube que estés viendo en el móvil -no se pierde mucha calidad de sonido al reproducirlo a través de los altavoces del coche-.

Ordenador de a bordo

En la instrumentación, el reloj situado más a la derecha es, en realidad, un display digital que recoge numerosas funciones. Como información fija siempre muestra la temperatura exterior, el cuentakilómetros total y parcial, el indicador de combustible restante junto con la autonomía.

Aparte, dispone de dos trip para almacenar por separado datos de dos viajes: distancia recorrida, consumo medio y consumo instantáneo. Otra de sus funciones es el ‘Monitor de mantenimiento’, que muestra los intervalos de mantenimiento, tanto en meses como en kilómetros. En caso de disponer del control de crucero adaptativo, mostrará información como la velocidad establecida o las indicaciones sobre la distancia que guardamos respecto al vehículo que nos precede. Por último, este display también muestra mensajes de advertencia -cuando sean necesarios-.

El contenido de la pantalla cambia cada vez que se pulsa el botón ‘info’, situado en el radio izquierdo del volante multifunción; si se mantiene oprimido durante unos tres segundos, los valores del ordenador de viaje se ponen a cero.

Conexión a Internet

El sistema multimedia se puede conectar a Internet a través de una red WiFi -ya sea una de acceso libre, la de nuestra casa o una que creemos con el móvil-, pero sólo la utiliza para la actualización de la cartografía del navegador. De momento, no existe la posibilidad de crear una red WiFi a bordo del vehículo.

Número de tomas USB

Además de las dos emplazadas en las plazas delanteras, hay dos más situadas en las posteriores -que sólo sirven para cargar dispositivos móviles-. En las tomas delanteras se pueden insertar USB que contengan archivos de los siguientes formatos de audio: MP3, WMA, AAC, WAV y OGG.

Como curiosidad, no se pueden reproducir los archivos WMA/AAC con protección de derechos de autor; incluso si alguno de los archivos que contenga la memoria USB le has puesto un nombre muy largo -más de 80 caracteres- el sistema podría no leer la canción. Por supuesto, también se pueden conectar iPod a las salidas USB delanteras.

Sistema Mazda MZD Connect

Para controlar numerosas de las funciones del CX-5 y que el conductor tenga un fácil acceso a las mismas, este Mazda viene equipado sin sobrecoste con un dispositivo conocido como MZD Connect. Se compone de una pantalla táctil de 7”, fija -no es abatible- y formato panorámico ubicada en la parte superior de la consola central, muy a la vista tanto de conductor como de copiloto.

Se puede controlar con los dedos -aunque no siempre; por ejemplo, no para las funciones del menú principal, pero sí para moverse por los submenús-, por órdenes de voz y, lo más habitual, desde un conjunto de mandos ubicados tras la palanca de cambio. En concreto, hay cinco botones -para acceder a funciones como radio, navegador, volver al menú de inicio, retroceder una pantalla y favoritos -para almacenar, por ejemplo, un número de teléfono de la guía, una dirección en el navegador, una emisora de radio…-.

Se suman dos ruedecitas, una de pequeño tamaño para activar o desactivar el equipo de sonido y controlar su volumen, y otra de mayor tamaño que es giratoria y se puede empujar hacia delante, atrás, derecha e izquierda para moverse por los menús.

Detalle del menú que aparece en la pantalla principal del sistema MZD COnnect del Mazda CX-5

Existen un total de cinco iconos en la pantalla de inicio; el primero de ellos, con la letra ‘A’ hace referencia a posibles aplicaciones que tengamos instaladas, por ejemplo, las relacionadas con ahorro de combustible, mantenimiento…

La siguiente hace referencia al sistema de entretenimiento, es decir, controla el equipo de sonido compuesto por radio, lector de discos y fuentes de sonido externas.

En tercer lugar, podemos acceder al dispositivo bluetooth para emparejar nuestro teléfono para utilizarlo en función manos libres, descargar la agenda, poder leer los SMS…

El cuarto es para el modo navegación; si tenemos la cartografía instalada -en forma de tarjeta SD que va insertada en un bahía ubicada en la consola central- se mostrarán los mapas, se nos pide elegir un destino… y de no ser así aparecen las indicaciones de una brújula. El sistema de navegación funciona con solvencia y muestra sus indicaciones con claridad, tanto en la propia pantalla como en el HUD. Cálculos y recálculos de ruta los lleva a cabo con rapidez, las indicaciones las realiza en el momento correcto y si tenemos conexión a Internet tendrá en cuenta el estado del tráfico.

Finalmente, existe un menú ‘configuración’ para realizar ajustes de sonido, en el bluetooth, el idioma, el HUD, en los asistentes de seguridad, el reloj…

En el momento de realizar la prueba, este Mazda aún no incluía el sistema multimedia compatible con Android Auto y Apple Car Play, pero ambas funcionalidades ya se ofrecen de serie en toda la gama con el MZD Connect.

El MZD Connect funciona bien y desde que es compatible con Apple Car y Android Auto ha mejorado mucho sus funciones. El Mazda 3 ya ha estrenado, incluso, una versión más completa

Tampoco cuenta con sistema de llamada de emergencia y asistencia en carretera, si bien en países como Rusia dispone del sistema ERA-GLONAS, cuya función es la ya conocida de nuestro E-CALL: realizar de manera automática o permitir que el usuario haga una llamada al número de emergencias. Ademas, el operador que recibe la llamada o aviso también recibe la información con la posición del vehículo vía satélite.

HUD -Head Up Display-

El CX-5 es uno de los pocos vehículos en todo el mercado que se ofrece con dos tipos de HUD: uno que proyecta su información en una pantalla transparente y abatible situada sobre la visera que cubre la instrumentación y otro que proyecta la información sobre la propia superficie del parabrisas -primicia en Mazda- en una zona que, a los ojos del conductor, da la sensación de estar proyectada sobre la propia carretera.

Nuestra unidad, con acabado Zenith White lleva el primero de los sistemas, que consta de la mencionada pantalla abatible o combinador, un receptor óptico y un espejo. Por posición y luminosidad de la información -ambas son regulables desde uno de los menús del MZD-, resulta perfecto, se ve siempre, con independencia de la luz ambiente.

Detalle del sistema de proyección de datos HUD incluido en el Mazda CX-5

La información mostrada al conductor se divide en dos zonas; en la parte superior se puede observar datos del sistema de navegación -si hemos seleccionado un destino-, las señales que capta la nueva cámara de detección de señales de tráfico -límites de velocidad, dirección prohibida- e información de la ruta.

Posiblemente, el CX-5 sea el único coche del mundo que, según versiones, ofrece dos tipos de sistemas HUD de proyección de datos

Más abajo, aparte de la velocidad a la que circula el vehículo, enseña alertas de los dispositivos de seguridad que incluya el coche como advertencias del sistema de control de puntos ciegos, del dispositivo que mide las distancias con los vehículos que nos preceden, del control de velocidad, del dispositivo de mantenimiento dentro del carril, del sistema de ayuda inteligente para el frenado…

Lo cierto es que, en general, funciona tan bien y su consulta se hace tan natural que rara vez vuelves a mirar a la propia instrumentación del vehículo, salvo para consultar algún dato concreto, como el nivel de combustible que te queda o el consumo medio.

Llave inteligente: acceso/arranque manos libres

Basta con portar la llave encima para que el coche nos ‘reconozca’ como su propietario; una vez que lo ha hecho, basta con pulsar un pequeño botón situado en las puertas delanteras o el portón -no permite abrir las puertas traseras- para que el coche dé la orden de desbloquear el cierre centralizado.

A la hora de salir, para dejar cerrado de nuevo el vehículo se puede pulsar el botón de las manecillas de las puertas o no hacer nada y alejarnos andando del Mazda; pasados unos pocos segundos, el cierre centralizado se activa de manera automática. Es un dispositivo más que probado, funciona siempre y bien. Además, el mando-llave es alargado y no ocupa mucho espacio, por lo que resulta muy cómodo de transportar. 

Ojo, incluso si la llave permanece fuera del Mazda sería posible arrancar el coche, aunque el mando tiene que estar prácticamente pegado a alguna puerta o ventanilla. A modo de curiosidad, se pueden utilizar hasta seis llaves con la función de acceso y arranque manos libres para una determinada unidad del coche.

Sistema de control de luces de carretera -HBC-

Tanto el HBC como los dispositivos que veremos a continuación forman parte
de los sistemas de seguridad/asistentes a la conducción que Mazda engloba bajo la denominación a i-Activesense-.

El campo de la iluminación es uno de los apartados en los que más ha evolucionado esta segunda generación del CX-5. La combinación entre los faros compuestos únicamente de ledes, concretamente 12 bloques de ledes matriciales -en el anterior modelo eran cuatro-; eso significa que se pueden apagar y encender de forma independiente para conseguir una iluminación ‘a la carta’. Combinados con la cámara de visión delantera, el Mazda es capaz de ofrecer funciones muy llamativas y que funcionan realmente bien.

Detalle del faro delantero de Mazda CX-5 que cuenta con tecnología de leds para todas sus funciones

Por ejemplo, una de ellas es la de contar con unas luces largas anti-deslumbramiento, ya que puede detectar a otros vehículos que circulen por delante de nosotros -o que vengan hacia nosotros- y crear una zona de sombra sobre ellos apagando determinados ledes de los faros. Por otra parte, si circulamos a menos de 40 km/h de noche, el coche es capaz de ampliar el ancho del haz de luz, lo cual resulta muy útil para tener mejor visibilidad en cruces o giros mal iluminados. Finalmente y para que el alcance visual circulando de noche por autopista -a más de 95 km/h- sea el mayor posible, los faros del CX-5 elevan el haz para ver mejor a lo lejos.

Aviso obstáculo en el ángulo muerto

Denominado por Mazda como Control de ángulo muerto avanzado -BSM-, sus indicaciones de muestran tanto en los retrovisores laterales -que incluyen un avisador luminoso en su esquina superior más externa- como en la pantalla del HUD -en forma de ondas que se encienden si entra un vehículo en la zona del ángulo muerto -el área de detección cubre los carriles situados a ambos lados del vehículo, hasta una distancia de aproximadamente 50 metros por detrás nuestro- y que parapadean en color naranja si iniciamos el movimiento de cambiar de carril con un obstáculo en alguno de nuestros laterales-.

Detalle del espejo retrovisor exterior del Mazda CX-5 con el testigo luminoso que indica la presencia de otro vehículo en el ángulo muerto

Su funcionamiento siempre es correcto, poco molesto y aunque pensemos que muchas veces tenemos “la situación controlada” de lo que ocurre alrededor del coche, puede evitarnos un susto en los cambios de carril que se realizan de manera despreocupada. Ojo, porque el sistema puede no funcionar si nos desplazamos a menos de 25 km/h, si estamos tomando una curva muy cerrada o si algunos de los sensores del sistema estuviera tapado por barro, nieve o suciedad.

Cuando se inserta la marcha atrás, se activa una función particularmente útil conocida como ‘Sistema de alerta de tránsito cruzado atrás’; su objetivo es advertir -haciendo parpadear los mismos avisadores del control del ángulo muerto- al conductor de que se aproximan vehículo desde los lados cuando se maniobra marcha atrás.

Asistente de mantenimiento en el carril -LAS&LDWS-

Este sistema es capaz de leer las líneas que delimitan los carriles de una carretera; en combinación con la dirección, es capaz de efectuar pequeñas correcciones sobre el volante para mantener al vehículo dentro del carril por el que nos desplazamos, y avisando si percibe que nos podemos salir.

Este sistema -que se conecta por defecto en cuanto se arranca el vehículo, pero que se puede apagar con pulsar un botón colocado a la izquierda del volante; también se desactiva, pero momentáneamente, cuando se utilizan los intermitentes- no pretende ser un sistema de conducción autónoma, sino un dispositivo de seguridad que puede evitar que por un despiste o un mal cálculo acabemos fuera del carril por el que nos desplazamos.

Su modo de funcionamiento es el siguiente: a partir de unos 60 km/h, una cámara lee y comienza a detectar las líneas que delimitan un carril y, en ese momento, un testigo del cuadro de mandos -con la forma de las líneas de la carretera- pasa de color blanco a verde. Para ponerle a prueba, dejamos de sujetar con fuerza el aro del volante; su funcionamiento es realmente bueno, ya que es capaz, incluso de afrontar curvas de amplio radio manteniendo al Mazda dentro del carril… aunque sólo puede actuar durante un máximo de seis segundos: enseguida requiere la atención del conductor, al que apremia para que sujete el volante con firmeza.

Las ayudas a la conducción no le convierten en un coche autónomo ni lo pretenden: ayudan a conducir con más seguridad y relajación.

Actúa con suavidad, lee enseguida las líneas de la carretera -incluso con poca luz o en túneles-, funciona sobre líneas blancas y amarillas -las habituales en tramos con obras- y al final termina siendo como un profesor que te ayuda a circular de manera más segura. ¿En qué circunstancias puede dejar de funcionar este asiente? Si circulamos a menos de 60 km/h, si entra en funcionamiento el ABS o el control de tracción, si desconectamos este último sistema, si tomamos una curva muy cerrada, si se pisa el freno, si damos un volantazo brusco o si el carril por el que conducimos es inusualmente ancho o estrecho.

Lector de señales de tráfico

Una vez más, la cámara ubicada en la parte interior del parabrisas permite que este Mazda ‘lea’ cosas que suceden en la carretera, en ese caso, determinada señalización vertical, principalmente señales de dirección prohibida, de prohibición de adelantar y de límites de velocidad. Además, es capaz de leer las señales que llevan adosada una indicación adicional en la parte inferior -para indicar, por ejemplo, que un determinado límite de velocidad sólo se aplica en un carril de desaceleración que parte de la vía principal por la que circulamos-.

Su funcionamiento es muy válido y rápido; prácticamente lee todas las señales en todas las condiciones -salvo en situaciones de dos señales colocadas muy cerca una tras otra-.

Alerta de atención del conductor

Conocida por las siglas DAA, realiza una estimación del nivel de cansancio que acumula el conductor, lo cual podría derivar en una falta de atención y un posible riesgo de accidente. Para hacer su trabajo, este dispositivo -que actúa a velocidades de entre 65 y 140 km/h- asegura que tiene en cuenta la información de la cámara de detección delantera -bautizada como FSC- y ‘otra información del vehículo’ para recomendar al conductor a que tome un descanso; lo hace con una señal en el cuadro de instrumentos acompañado de un sonido de advertencia. Durante nuestros días de prueba, tan sólo ‘saltó’ una vez se activó el aviso y fue durante un recorrido corto, tras unos 30 minutos de conducción.

Lo más curioso afecta a la pintura

La carrocería de nuestra unidad incluye un llamativo tono rojo denominado Soul Red Crystal, que es opcional (820 euros) y muy sofisticado que incrementa la intensidad, profundidad y brillo de la carrocería. Una pintura formada por hasta cuatro capas -base de color, polvo de aluminio, base oscura y laca brillante- que utiliza una tecnología conocida por la marca como Takumi Nuri. La idea es conseguir un resultado artesanal, aunque el pintado los efectúen robots en la fábrica.

Qué saber de su microtecnología

EL PORTÓN TRASERO DISPONE DE APERTURA ELÉCTRICA
Basta pulsar un botón para que se abra de manera automática y cuando lo hace emite un pitido de advertencia.

Detalle del botón que permite el cierre automático del portón trasero del Mazda CX-5

La operación se puede efectuar desde el propio porton -con dos botones: se abre con el situado en la zona de la matrícula, se cierra con otro situado en el portón-, con un botón situado en la parte inferior izquierda del salpicadero o desde otro botón en el propio mando a distancia de la llave del coche.

LOS FAROS ANTINIEBLA DELANTEROS
Gracias a la tecnología led, ofrecen un tamaño ‘mini’.

Y qué saber de su ‘no-tecnología’

Sorprende que los seguros que bloquean las puertas traseras sigan recurriendo a un sistema manual -y, eso sí, muy fiable- situado en el quicio de dichas puertas.

Asimismo, destaca que en un coche de este nivel de precio y categoría, las luces interiores sean a base de bombillas halógenas, si bien como accesorio es posible escoger unos leds por 79 euros.

VALORACIONES
Conectividad
5
Asistentes a la conducción
7
Tecnología de confort
7,5
Tecnologías de entretenimiento
7,5
Lo de convencer a alguien como yo de que “los sueños se cumplen” no debe ser una tarea sencilla. Pero resulta que aquí me tenéis, ya metido (por poco) en los 40 y sintiendo el privilegio de lo que es trabajar con los mejores del mundo de la ciberseguridad, la tecnología y el motor. Soy licenciado en Periodismo -promoción del 99- y siempre me ha llamado la atención todo lo que tiene cuatro ruedas y un motor… pero que eso no os confunda: si hoy estoy aquí se debe a toda la gente que ha recorrido conmigo el camino y nunca dejaron de creer en mí. Hice mi ‘debut’ en «Car and Driver», para más tarde pasar a desempeñar el puesto de subdirector en Autofácil -revista líder en su sector durante 15 años- y «Car&Tecno». Más tarde, ocupé cargos de responsabilidad en el mundo de la Lifestyle y la Ciberseguridad, concretamente en «One Magazine» y «One Hacker», publicaciones líderes de difusión de sus respectivos sectores. ¿Y qué toca ahora? Pasar página en el mundo del periodismo del Motor.
  1. Por el motor va muy bien pero por la consola central no vale para nada le falta muchas cosas que poner y sobre que tenga un gps decente parece que este coche es para ricos porque en el gps marca los hoteles caros playas las mas importantes y la consola central no te entiende nada esta constantemente pidiendo ayuda por no entender nada menos mal que por lo menos tiene androi auto que por lo menos lo entiende aunque lo digas mal yo ya llevo con el coche mas de dos años con el saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.