Prueba a fondo

Cuatro meses con un DS3 Crossback E-Tense

Uno de nuestros más fieles lectores vive en Euskadi y se compró hace unos meses su primer eléctrico: un DS3 Crossback E-Tense. Tras unos cuantos miles de kilómetros con él, nos narra su experiencia.

Imagen tres cuartos delantero DS3 Crossback

No hay duda que entre los SUV urbanos y eléctricos -segmento que se ha ido empleando a una velocidad increible en apenas un par de años-, el DS3 Crossback es uno de los más personales y tecnológicos.

La firma de lujo de Citroën ha querido ganarse un hueco en el mercado… es decir, un hueco en el corazón de muchos compradores que buscan algo diferente: un diseño distinto, unos acabados muy aparentes, un estilo singular y todo ello por un precio que siga siendo competitivo frente a un modelo generalista e interesante frente a uno premium.

El DS3 Crossback es un perfecto aglutinador de todas sus ventajas. Este eléctrico de 136 CV, hermanado con modelos como el Peugeot 2008 o el Opel Mokka, fue la elección de uno de nuestos más fieles lectores. Él vive en Euskadi y como buen amante de los coches ha querido compartir con nosotros la experiencia con su primer SUV, su primer DS y su primer eléctrico. Sin duda, una interesante apuesta.

Lo primero que nos cuenta ya es un buen resumen de lo que le ha parecido el coche, su ámbito de utilización y lo que, principalmente llama la atención: «La sensación en general es muy buena, especialmente reforzada por el hecho de que es un segundo coche con el que me muevo en un radio de 100 km tomando como punto de partida mi casa y como área de movimientos la Comunidad Autónoma de Euskadi». 

«El vehículo es confortable y silencioso, los acabados son de muy buena calidad y en carretera responde perfectamente a la hora de adelantar o de transitar por zonas de curvas enlazadas».

Pero como buen ‘probador’, también le encuentra aspectos que aún pueden mejoras: «En la parte menos buena, diría que la suspensión rebota un poco, lo que resulta desconcertante al principio cuando hay irregularidades al trazar una curva si vas un poco rápido. La dirección es suave, pero da sensación de que el eje delantero ‘flota’ bastante».

Imagen interior DS3 Crossback e-tense

Otra de las impresiones que ha sacado es que «puedes hacer en muchas ocasiones una conducción de tipo ‘one-pedal’. Es decir, apretando y soltando el acelerador. Cuando la batería está a tope, el coche retiene menos, la inercia es parecida a la habitual en otros coches; pero según se va descargando, el DS3 Crossback retiene más».

También nos comenta que por lo que respecta al tacto del freno -que suele ser uno de los aspectos a los que más suelen tardar los conductores en acostumbrarse, «hasta la primera mitad de recorrido del pedal, funciona el freno regenerativo, mientras que la segunda mitad es freno mecánico».

Un tope de gama a buen precio… en Euskadi

Pero nuestro lector quiso hacer mucho hincapié en el tema económico. «Lo que más sorprende es que el precio no es tan alto como pueda parecer si nos limitamos a leer lo que se publica. En mi caso concreto el vehículo lleva el acabado Grand Chic con algún extra adicional como el cargador nómada, asientos delanteros calefactables, la pintura bitono, pack extended safety y la inspiración Ópera.

«Es decir, hablamos de una de las versiones más altas de la gama -en estos momentos, su precio en el configurador de la marca es de 43.600 euros, sin opciones y unos 46.100 euros con los extras del DS3 de esta prueba-. Compré el vehículo con IVA reducido del 4% y por ello el precio se quedó en 34.600 impuestos incluidos». 

«Para adquirirlo recurrí a la financiación para 15.000 km anuales que, por el momento, se muestran bastante ajustados a lo que necesito -llevo 5.145 km en cuatro meses-. Elegí pagar una cuota de entrada de 10.600 euros, cuotas mensuales de 164,78 y dejando para el final una última letra de 19.922 euros. Puede parecer un precio alto para un vehículo de algo más de cuatro metros y 136 CV pero analicemos un poco más despacio. Empecemos con la cuota de entrada».

Así se consigue un precio competitivo

«A los 10.600 euros se le restaron los 500 euros que nos dieron por un vehículo que entregamos para chatarra, 3.000 euros que nos abona el Ente Vasco de la Energía por ayuda para vehículos eficientes -programa PAVEA2020– y otros 5.500 que nos abona el Gobierno de España por el plan MOVES-II .

Es decir, el precio de la entrada se queda en unos ridículos 1.600 euros. Sigamos con las cuotas mensuales. En mi caso, aún no tengo punto de recarga propio pero hasta la fecha no he pagado ni un solo euro por recargar mi vehículo.

En el pueblo donde resido hay cuatro puntos de recarga -de 22 kW- instalados por Iberdrola que me permiten hacer una carga completa en ocho horas, están a menos de un kilómetro de mi casa y, de momento, son gratuitos.

En Bilbao hay cinco puntos de recarga igualmente gratuita que utilizo habitualmente y en el lugar donde trabajo hay otros cuatro puntos de recarga sin coste. Es decir, hago unos 1.300 km mensuales a coste cero; pensemos en lo que cuesta ese kilometraje en un diésel a, digamos 7,50 euros cada 100 km en tráfico mixto.

Imagen de perfil del DS3 Crossback e-tense

Por 1.300 km mensuales, que es más o menos lo que hago serían 97,5 euros a descontar directamente como ahorro respecto de lo que abono por la cuota de financiación. Podría decir que prácticamente siempre encuentro los puntos de recarga disponibles, puede que en todo este tiempo los haya encontrado dos o tres veces ocupados, pero eso nunca me ha creado un problema de autonomía porque no suelo esperar a tener la batería por debajo del 40%. 

Dicho todo lo anterior, si pasados los cuatro años de financiación decidiera devolver el vehículo habría pagado 1.600 euros por la entrada y respecto a un vehículo de combustión al tener recargas gratuitas puedo decir que mi coste mensual es de 67,28 euros mensuales -164,78 euros menos 97,50 por ahorro directo de carburante- más otros 55 por el seguro más otros 2,75 de IVTM para un total de 125,03 euros mensuales.

Personalmente me parece muy económico, sería como un alquiler extraordinariamente barato aunque se le sume el IVTM -33,33 euros anuales- y el tipo de seguro que se le quiera añadir -en mi caso es un Todo Riesgo sin franquicia por el que pago 55 euros mensuales-.

Faltaría por añadir lo que me cueste el mantenimiento y repercutir mensualmente los 1.600 euros de la entrada -33,33 mensuales-. Seguirá siendo muy barato en cualquier caso. Pero veamos también el coste de instalar un dispositivo de recarga en mi parcela de garaje, que a medio plazo lo necesitaré porque no creo que los cargadores gratuitos sean para siempre».

Siguiente fase: cargarlo en casa

«Iberdrola ofrece de manera gratuita la instalación -previo estudio- de toda la obra común para la comunidad de propietarios del garaje. Una vez hecha la instalación común, según oferta recibida, cada propietario que desee instalar su equipo de recarga pagará 990 euros más IVA, es decir 1.197,90 euros.

Imagen tres cuartos trasero DS3 Crossback

A eso habría que descontarle el 30% que es la ayuda ofrecida por el Ente Vasco de la Energía -Línea 2.2 del programa, quedándose el precio final en 838,53 euros. El precio de la recarga por las tarifas de Iberdrola para el Vehículo Eléctrico en horas promocionales es de 0,038156 euros/kWh. Mi coche gasta unos 15,5 kW/h cada 100 km, o sea, 15,5*0,038156*1,21 = 72 céntimos de euro a los 100 km

En cuanto a estos puntos de recarga, para utilizarlos tienes que descargarte previamente una app y darte de alta con tus datos; cuando estás en el punto de carga, conectas el coche -algunos tienen ‘manguera’, otras veces tienes que utilizar el cable del coche-, cuando se activa se bloquea la manguera… y cuando vuelves lo puedes desconectar desde la propia app. Casi siempre me han funcionado bien, salvo al principio que ‘daban un poco la lata‘ y en una ocasión tuve que llamar a un teléfono de asistencia para que me desactivasen la carga ‘en remoto’.

También me he descargado la app para móviles que ofrece DS; tiene información interesante, como que puedes ver el estado de la recarga cuando el coche está enchufado. También permite consultar el manual del vehículo o te manda alertas si hay nuevas actualizaciones para el coche.

Cuando se está instalando una actualización, no pasa como con el Tesla que el coche debe estar parado: aquí puedes seguir conduciendo mientras se actualiza el sistema multimedia o la cartografía».

La redacción de HACKERCAR la componen periodistas que trabajan en colaboración con expertos en tecnología y ciberseguridad. Hablamos de vehículos, de movilidad, de consejos... y también nos gusta el formato audiovisual. ¿Tienes algún tema que te gustaría que tratásemos o investigásemos? Escríbenos a redaccion@hackercar.com

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.