Expertos HC

¿A quién deberían pertenecer los datos que generan los vehículos?

Muchos ven con preocupación que los ayuntamientos y otras administraciones públicas aglutinen capacidades de decisión y control sobre la movilidad urbana, mientras que otros no tanto. ¿Qué es lo que está en juego?

Problemas movilidad urbana

A finales del año pasado acudí a un comité del Foro de Movilidad Urbana. Allí se discutía sobre los posibles efectos negativos de unificar todas las formas de transporte de una ciudad en un mercado digital. Sin embargo, y debido a que hoy la formación de este tipo de mercados está en sus comienzos, todavía no se sabe en qué dirección apuntarán la mayoría de las ciudades.

Mientras algunas escogen establecer un único proveedor público de interfaces y de software, otras podrían asegurar el control del software mientras mientras delegan las otras operaciones a proveedores independientes. La tercera posibilidad implica una competencia abierta de ambos extremos. Artem Malkov, socio en D. Little, dice que “estamos viendo una gran cantidad de planes a nivel global, definidos, primero y más importante, por la posición de autoridades locales”.

¿Qué se espera del cambio en la movilidad?

Las ciudades están empezando a establecer plataformas que integran desde un mercado de datos hasta servicios a los ciudadanos, como navegación y pagos. “Las autoridades piensan de estas plataformas de movilidad urbana como un sistema incluso mayor, un espejo digital ‘todo en uno’ con servicios de vida, tránsito, educación, comunicaciones y más”, afirmó Konstantin Trofimenko, director del centro para la investigación de problemas de transporte urbano en la Universidad HSE.

Por ejemplo, el Departamento de Transporte de Moscú ve el transporte público como columna vertebral de su plataforma digital multimodal, según la diputada jefe de la división de pagos en Metro Moscú, Valeria Matyukhina. Proveedores independientes en taxi, micro movilidad y otras modalidades se unen al sistema a través del mercado.

¿Por qué le preocupa a algunos?

A algunos panelistas les preocupó que, en tal situación, las administraciones en las ciudades disfruten de un control inaudito sobre el mercado de la movilidad. Ya regulan precios, rutas y las licencias, y ahora también apartan a proveedores comerciales de servicios para el usuario y de la información. Alexander Gurko, co-director de la iniciativa tecnológica nacional Autonet, concuerda con esta opinión: “Particularmente, la evolución tecnológica ha llegado hasta un potencial monopolio de datos relacionados con el transporte. ¿Le quedan oportunidades a los actores comerciales, o las administraciones se han vuelto las principales beneficiarias?”.

Él cree que podría darse una guerra de precios en este último con un efecto drenador sobre la rentabilidad. “Los consumidores se benefician de una guerra de tarifas, pero ¿a quién le gustaría invertir en ese tipo de negocio?”, afirmó. El problema fue evidente el año pasado cuando algunos de los proveedores de transporte se mostraron reacios a unirse a la aplicación de movilidad del Departamento de Transporte de Moscú por temor a dañar su desempeño comercial.

Él cree que un esquema, con la actuación de un proveedor back-end unificado y un mercado en el front-end, situarían una guerra de precios que restaría rentabilidad. “El consumidor se beneficiaría de una guerra de precios, ¿pero a quién le gustaría invertir es ese tipo de negocios?”. El problema era ya evidente el año pasado, cuando algunos proveedores de “ridesharing” eran reacios a unirse a la aplicación de movilidad de Moscú, temiendo daños en su rendimiento comercial.

La competencia en un escenario semejante

Una opinión popular entre panelistas era que, para resolver las preocupaciones, las autoridades debían restringir su influencia en el mercado de datos, para regular las ventas de datos personales y proveer servicios de datos base. Denis Lipatkin, jefe de equipamiento periférico en en la división del Directorado de gestión de tráfico en San Petersburgo, habló del papel de las autoridades: “Su deber es crear una regulación comprensiva y entendida por todas las partes, para así facilitar la integración de negocios inconexos”. Añadió que “las ciudades no deben competir con operadores comerciales”.

Y asegurar la competencia es esencial para prever posibles fallos de balance, según Andrey Vasilevskiy, director ejecutivo de Sber Automotive Technologies. “Me preocupa pensar que alguien tiene toda la responsabilidad en una tarea tan amplia. De un primer vistazo, juntar coches, infraestructura de carreteras, transporte público y servicios de taxi es sencillo. Pero si se mira más en detalle, muchos pueden surgir muchas complicaciones. El éxito, incluyendo el atractivo de la industria, depende de ellos”. Lipatkin le apoyaba en esto. El mismo añade que en muchas regiones, los sistemas de transporte inteligente no fueron capaces de abordar bien los problemas de la interacción: “San Petersburgo también se enfrenta a las dificultades de juntar todo en una misma arquitectura”.

La posición de las administraciones de ciudades

El Departamento de Transporte de Moscú estaba al tanto del problema. Para compensarlo, las autoridades se aliaron con los actores del mercado, en el proceso de desarrollo de su plataforma de movilidad. También alabaron el surgimiento de plataformas multimodales de movilidad rivales. En general, la propia ciudad se beneficia si los consumidores pueden comprar una suscripción a servicios de movilidad, desde lugares varios, porque aumenta la posibilidad de que abandonen el uso de coches privados. “Creo que Moscú presentará más de una plataforma. Es una situación con total competencia”, afirmó Matyukhina.

La competencia es una vitamina que da a los actores de mercado, sean entidades públicas o privadas, una mentalidad flexible y energía para mantener el ritmo de mejora. La competencia fue lo que llevó a Yandex, el principal rival del Departamento de Transporte en aplicaciones de movilidad, a asociarse con Airlines S7 y ofrecer a los clientes un “uso compartido” de viajes en jet, a través de su aplicación de alquiler de coche. Es algo anecdótico, pero quién sabe si estamos siendo testigos de otro paso adelante hacia un viaje con “sólo un click”, desde el umbral de la puerta en Londres hacia una mesa en un restaurante de Bangkok.

*Artículo escrito por Roma Nazarov y publicado originalmente en TU Automotive.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.