Consejos HC

El problema del mercado de ciberseguridad que se explica con coches usados

Un estudio afirma que los productos de ciberseguridad que compran las empresas no protegen bien. Y lo explica haciendo un símil con los coches de ocasión. ¿Cuál es la explicación de todo esto?

Imagen aérea de una explanada donde están aparcados cientos de coches.
Foto: Piqsels.

Parece que el mercado de la ciberseguridad tiene gran futuro y que esta década vivirá un crecimiento vertiginoso. Subirá un 12,6% cada año entre 2020 y 2030, para alcanzar la cifra de 370 mil millones de euros cuando cambiemos de década, según datos de P&S Intelligence. La ciberseguridad aplicada a los coches también está de enhorabuena: MarketsandMarkets prevé que el tamaño de este negocio crecerá de los 1,63 mil millones de euros que representa en 2020 hasta los 3,42 mil millones de euros- en 2025.

Sin embargo, paralelas a esas estimaciones de crecimiento, salta otra noticia: la ciberseguridad está fallando a la hora de evitar ciberataques. Al menos, eso es lo que opinan el 90% de los más de 100 investigadores «altamente cualificados» que han participado en un estudio de Debate Security. ¿El problema? Afirman que la tecnología encargada de ello «no es tan eficaz como debe ser».

¿Qué es lo que sucede?

El mercado de la ciberseguridad está roto

Uno de los entrevistados para el estudio resumió la situación de la siguiente manera: «Compramos la tecnología y luego cruzamos los dedos y esperamos que funcione». Pero lo que suele pasar es que esa tecnología no cumple con lo que prometía.

Podría pensarse que el problema es de índole tecnológica. Pero el informe explica que el culpable es otro: la economía.

Hay una asimetría de información entre las partes que impide que los compradores evalúen la tecnología de manera efectiva e incentiva a los proveedores a traer soluciones subóptimas al mercado.

La raíz del problema está una ruptura en la relación entre compradores y proveedores. «Hay una asimetría de información entre las partes que impide que los compradores evalúen la tecnología de manera efectiva e incentiva a los proveedores a traer soluciones subóptimas al mercado» afirma el estudio.

Es decir, a los responsables de ciberseguridad de las empresas les falta información para poder tomar las mejores decisiones al adquirir un producto. Por su parte, los proveedores se enfrentan a un mercado en el que cada vez hay más rivales. Por eso, la necesidad de presentar productos novedosos es apremiante, lo que les lleva a presentar en el mercado soluciones que no son tan efectivas como se prometió. Y eso hace que la confianza en las soluciones de ciberseguridad disminuya.

Coches, limones y productos de ciberseguridad que no son lo que parecen

El estudio compara esta situación con la que planteó George Akerlov, ganador del Premio Nobel de economía en 2001, en su artículo «Mercado de limones: calidad, incertidumbre y el mecanismo del mercado» de 1970.

En dicho artículo, el economista explica lo que es un mercado roto -como pasa con el de la ciberseguridad según el estudio-. Para ello, traza un paralelismo con el mercado de los automóviles usados. Akerlov explica que en el mercado de usados, hay coches en buenas condiciones -melocotones- y otros que defectuosos -limones-.

La clave para que el mercado de compra-venta de vehículos funcione bien está en que tanto el comprador como el vendedor sepan si el coche por el que negocian es un melocotón o un limón. Pero hacer esa diferenciación es difícil para el comprador. Hay muchos aspectos que revisar en un coche para saber cuál es su calidad real, y algunos de ellos no son fácilmente revisables antes de efectuar la comprar.

Quien tenga un buen coche tardará en encontrar quien le pague la cantidad que merece. A la larga, eso haría desaparecer del mercado a los buenos vehículos. Y lo mismo pasaría con los productos de ciberseguridad.

Por eso, según Akerlov, el interesado asumirá que el automóvil ante el que está tiene una calidad media. Así que el precio que estará dispuesto a pagar será medio. Por lo tanto, quien tenga un buen coche tardará en encontrar quien le pague la cantidad que merece. A la larga, eso haría desaparecer del mercado a los buenos vehículos. Y lo mismo pasaría con los productos de ciberseguridad, según explica el estudio.

¿Hay solución?

Para evitar que el mercado de la ciberseguridad continúe roto, la investigación propone hacer evaluaciones de la tecnología de forma transparente e independiente.

Según los autores, con este método se daría a los clientes «mejor información para tomar decisiones de compra basadas en el riesgo». También beneficiaría a los proveedores porque tendrían «mayores incentivos para ofrecer tecnología con mayor eficacia«.

A la larga, estas evaluaciones traerían tecnología que «reduciría claramente la probabilidad de ataques exitosos» y «la dependencia de las personas y los procesos». Para los proveedores, «la transparencia de la eficacia podría ayudar a que la innovación penetre en el mercado», lo que reduce la necesidad de gastar excesivamente en marketing y ventas para ganar tracción.

Metodología del estudio

Las conclusiones obtenidas en este estudio se desarrollaron tras entrevistar más de 100 entrevistas a CISOs -directores de la ciberseguridad en una organización-, proveedores de ciberseguridad, proveedores de tecnología, líderes empresariales, organizaciones de evaluación, agencias gubernamentales y asociaciones o reguladores de la industria.

He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.