Primer contacto

Probamos el nuevo Smart #3: Cumple la normativa de ciberseguridad UNECE/R155, pero… ¿ha sido el primero?

Hay muchas razones por las que esta toma de contacto es especial. Y entre ellas es que la 'reformulada' marca Smart ha decidido que todos sus nuevos modelos, además de eléctricos y muy exclusivos, sean también ciberseguros. ¿Cómo es el #3, un original SUV de tipo coupé?

Nuevo Smart #3 color azul en tres cuartos delantero foto de HackerCar

El año pasado, la marca Smart estaba de celebración; en concreto, cumplía sus primeros 25 años. Un periodo de tiempo suficiente, incluso… para que su enfoque haya cambiado por completo. Cuando nace, Smart pertenecía al grupo Daimler y eso fue en 1998. Todo el mundo identifica a la marca con sus vehículos microurbanos, en especial con el Fortwo, que fue un concepto revolucionario. Es cierto que hubo otros Smart de cuatro plazas, coupé, roadster… Pero el biplaza de propulsión trasera y motor atrás, será el que siempre quede en el recuerdo.

Que Smart sobreviviera en el mercado confiando su suerte, durante muchos años, a un solo modelo y de enfoque -en principio- minoritario, demostraba que la idea, en realidad, era muy buena. Así, después de unos comienzos difíciles, poco a poco, la marca se fue asentando y creciendo cada vez más. Además, Smart también fue de los primeros fabricantes en ‘abrazar’ la electrificación y en disponer únicamente de versiones de cero emisiones.

Al final, teníamos vehículos perfectos para el uso urbano o periférico, muy manejables, sencillísimos de conducir e ideales para servicios de car sharing o vehículos de empresa. Pero en 2021, Daimler decide ‘compartir’ la marca al 50% con el gigante industrial Geely. Un grupo que es dueño de marcas como Volvo, Polestar o Link&Co. Y deciden cambiar el enfoque por completo, apostando por tendencias de éxito en el mercado. Y, desde luego, los vehículos de tipo SUV y los coches eléctricos, parece claro que representan dos de las corrientes más relevantes a día de hoy.

INterior Smart #3

El primer modelo de la nueva Smart fue el #1, que vio la luz en 2022. Un SUV urbano de tamaño urbano, potentes mecánicas y un nivel de tecnología o conectividad sencillamente sorprendentes. El siguiente paso llegó hace casi un año, cuando en China se presenta el #3, un modelo que comparte muchos elementos mecánicos y tecnológicos con el #1, pero a su vez lo suficientemente diferenciado.

Por fuera: Más grande y más coupé

El #3 se encuadra dentro de los SUV de tipo coupé. Y, de hecho, podríamos decir que es de los más pequeños de entre los de propulsión eléctrica, siendo rival -en cuanto a dimensiones- de un Mazda MX-30 o el Honda e:Ny1, aunque con el Smart jugando en otra liga por prestaciones. Lo cierto es que la nueva silueta le ha sentado estupendamente. Con una longitud que se incrementa de 4,27 a 4,4 m y una altura rebajada de 1,63 a 1,55 m, no es de extrañar que la aerodinámica sea mejor. De hecho, el CX anunciado pasa de 0,29 a 0,27, algo a lo que también debe contribuir la menor distancia al suelo. Con todo, tiene mérito, porque hay más aberturas de aire en el frontal del #3, así como neumáticos más anchos -pasan de 235 a 245 mm-.

La verdad es que aunque el estilo es similar entre ambos Smart, las diferencias son muchísimas. De hecho, ni siquiera es coincidente la distancia entre ejes, el tamaño del techo panorámico de serie o la firma luminosa de los daros delanteros y traseros. Otras diferencias son los logos de Smart en las aletas delanteras del #3, las llantas -cuyo tamaño ‘básico’ es de 19″ y que alcanza las 20″ en la versión deportiva Brabus- y cuatro colores de carrocería.

Tecnológicamente hablando se mantiene el sistema de acceso sin llave -aunque con un original mando a distancia redondeado-, las manecillas de las puertas a ras de carrocería, el portón trasero con apertura eléctrica, las luces de led ‘completas’ o las ventanillas de las puertas sin marco.

Por dentro: ¿Zorro o guepardo?

La tecnología que ya conocíamos del #1 se mantiene en el #3; algo que, por otra parte, era de esperar. Eso quiere decir que hay un gran sistema multimedia con pantalla de 12,9″ como núcleo central. También un cuadro de mandos digital y ‘apaisado’ con un tamaño de 9,2′ y , en las versiones superiores de equipamiento, un HUD de proyección de datos equivalente a 10″.

Y ya que hablamos de equipamiento, hay que decir que existen un total de cuatro niveles en la gama del Smart #3, que arrancan con las variantes Pro y Pro + seguidas de las versiones Premium y 25 Aniversario -básicamente iguales, aunque con detalles específicos de diseño en la segunda de ellas-, mientras que en lo alto de la gama se emplaza el modelo deportivo Brabus.

Por lo que se refiere al equipamiento tecnológico, con el Pro + hay una dotación de serie más que suficiente. De hecho, viene con faros de led, asientos delanteros con regulaciones eléctricas, cargador inalámbrico para móviles, sensores de aparcamiento delanteros y traseros… También dispone de un conjunto de cámaras 360º, selector de modos de conducción -con tres posiciones-, cuadro de mandos digital de 9,2″, dispositivo de iluminación ambiental o el acceso y arranque manos libres. Lo más criticable diríamos que es el hecho de que en esta versión el climatizador automático sea de una zona.

Por lo que se refiere a las ayudas a la conducción, no faltan el control de velocidad adaptativo, el sistema de centrado de carril, el lector de señales de tráfico… Pero si deseas ver de todo lo que es capaz, debes apostar por el acabado Premium -o la serie especial 25 aniversario-, pues en ese caso, dispones del dispositivo HUD de proyección de datos en el parabrisas, un mayor número de sensores en los paragolpes -12 frente a ocho-, faros matriciales, el equipo de sonido Beats de 13 altavoces -algunos de ellos iluminados- o el dispositivo de aparcamiento automático. Teniendo eso en cuenta, puede que se justifiquen los 3.000 euros de diferencia en el precio -en potencia y tamaño de batería no hay cambios-.

‘En directo’: ¿qué nos ha parecido su parte multimedia?

Pero, sin lugar a dudas lo más interesante del modelo como decíamos es el dispositivo de infoentretenimiento. Básicamente es similar a la ofrece el #1, de tal forma que ofrece la misma serie de virtudes. Quizá al principio puede que te ‘intimide’ un poco por la gran cantidad de funciones que encierra o porque -quizá por el hecho de que ahora Smart tiene una parte de firma ‘china’- se ha buscado que sea muy llamativa y vistosa, antes que optar por un diseño más simple y quizá accesible.

En todo caso, bastan unos minutos para entender su lógica de funcionamiento y dar con la ubicación de todos los menús y todo lo que puede hacer. Que es el gran ‘centro neurálgico’ se aprecian en el sentido de que, e en combinación con los mandos del volante multifunción, este dispositivo multimedia deja casi ‘limpio’ de botones y mandos el resto del salpicadero; de hecho, no encontrarás, por ejemplo, mandos para la climatización-.

Hablamos, por supuesto, de un coche plenamente conectado y de hecho todas las versiones vienen equipadas de serie con un sistema de navegación actualizable la posibilidad de combinarse con una aplicación en el móvil denominada ‘hello Smart’ y un aspecto fundamental como son las actualizaciones de software o actualizaciones remotas OTA -Over The Air-.

Declara la marca que más del 75% de las unidades de control del vehículo pueden irse actualizando con el tiempo lo que quiere decir que el dispositivo es como el propio sistema multimedia los asistentes a la conducción o tareas relacionadas con la carga del vehículo que pueden ir mejorando cada vez más.

Además el coche puede recibir tres o cuatro actualizaciones al año de este tipo y como ejemplo el mes pasado llegó la actualización 1.3.2 que añadía funciones como un modo de pre-acondicionamiento para la batería el modo ballet que permite bloquear el sistema multimedia con un código y también se solucionaron algunos problemas como el que estaba relacionado con el interruptor que da acceso a los servicios online.

Eso sí disponer del pack completo de conectividad es gratuito solo durante el primer año y eso significa contar con información del tráfico en tiempo real actualizaciones de la navegación datos 4G y limitados aplicaciones que van instaladas en el vehículo como pueden ser videojuegos o música en streaming e incluso una interesante función de seguimiento del vehículo en caso de que se ha robado.

Pero volvamos al sistema en sí; podría decirse que hay una pantalla ‘principal’ muy llamativa y que sirve para aglutinar accesos directos a las principales funciones, como la navegación, la telefonía, las fuentes de sonido… y que también nos marca cuál el modo de conducción que llevamos seleccionado.

También en esta pantalla, al igual que sucedía en el #1, existe un simpático asistente virtual representado por la figura de un guepardo -en el #1 era un zorro- con el que puedes interactuar mediante comandos de voz cada vez que tengas alguna duda, necesitas información o quieras realizar algún tipo de acción en el vehículo.

con 12,8″, resolución de 1.920 x 1.080, su chip snapdragon 8155 y sus 128 gb de almacenamiento, el sistema multimedia es de altísima gama.

Aparte de ese menú, si nos desplazamos al lado derecho -arrastrando el dedo por la pantalla- accederemos a otro menú, pero ya de apariencia más clásica, con los iconos de las diferentes funciones disponibles, entre las que se encuentran los datos relacionados con su condición de vehículo eléctrico -consumos, recargas…-, acceso a mensajes, al control de las cámaras o también una tienda de aplicaciones desde las que descargar nuevas funciones interesantes que te permitan ir enriqueciendo el dispositivo -por ejemplo, la plataforma musical Spotify-. Además, como empieza a ser habitual en modelos recientes, el manual de instrucciones o libro del usuario tiene formato virtual.

También desde aquí se puede llegar a los ajustes; lógicamente, siendo un vehículo tan completo y tecnológico, aquí hay mucha tela que cortar. Pero es que ese menú sirve para llevar a cabo acciones que, de toda la vida, se confiaban a mandos físicos. El mejor ejemplo es lo que tiene que ver con los reglajes de los retrovisores exteriores. Da igual que te pongas a buscar el clásico mando en la puerta , tras el volante o en la consola central… porque no lo hay.

No te quedará otra que, o bien desde los ajustes -en el icono ‘espejo retrovisor’- o bien cuando realices alguna manipulación en los mandos eléctricos del asiento del conductor, y en combinación con los botones del lado derecho del volante, para efectuar esa acción de cambiar la orientación de los dos espejos.

También desde los ajustes puedes controlar elementos como el tacto de la dirección, elegir entre un mayor o un menor nivel de frenada regenerativa, cambiar la iluminación ambiental o comprobar información con la de las presiones de los neumáticos.

La conectividad es otro de los puntos fuertes del modelo; de serie, el coche viene con la navegación que incluye mapa de acceso a puntos de recarga, un paquete básico de datos 4G, la app de Spotify ya instalada, el asistente de voz natural -que se activa con decir ‘hello Smart’-, una app en el móvil -también llamada ‘hello Smart’ y que es muy completa- y, por supuesto, actualizaciones remotas. Un punto que se solucionó -afortunadamente, y también ahora ya en el #1- es que este dispositivo sea compatible con Android Auto y Apple Car Play.

Sobre este punto, declara la marca que más del 75% de la unidad de control puede actualizarse de manera remota, lo que significa que pueden irse añadiendo mejoras al dispositivo multimedia, los asistentes a la conducción, las aplicaciones a bordo, la recarga del vehículo… y que esas mejoras llegan unas tres o cuatro veces al año.

Para hacerse una idea, Smart nos comentó que la última mejora llegó hace poco muy poco, este mismo mes de febrero, la actualización 1.3.2 con mejoras relacionadas con el pre-acondicionamiento de la batería -para que la carga resulte más rápida en cuanto el vehículo se enchufa-, el botón de asistencia de mantenimiento de carril de emergencia… Incluso este tipo de mejoras se añaden para solucionar problemas o sistemas que pueden funcionar mejor, como un problema que tuvieron con el interruptor de ‘Servicios Online’.

Y a todo esto, durante un año, destacar que se incluyen otras funciones extras en el vehículo, como la actualización de los mapas, la información del tráfico en tiempo real, diversas aplicaciones para el vehículo -desde música en streaming hasta juegos-, datos 4G sin límites o seguimiento del vehículo en caso de que sea robado que, seguramente, sea la opción más interesante de este pack.

Tal vez los mil euros mejor invertidos del mercado

Si analizamos el caso concreto de la versión que hemos analizado, la #3 Pro+, se puede comprobar que su precio es solo 1.000 euros superior que la del #1 equivalente. En otras variantes, las diferencias pueden llegar a los 2.000 euros pero, aún así, el #3 nos ha parecido de lo más recomendable frente a su hermano. Esto es así por unos cuantos motivos.

El primero, salta a la vista: el diseño y la apariencia, mucho más atractivos en el nuevo #3, con su apariencia de coupé y su menor altura. También, como dijimos al hablar del exterior, nos llevamos ‘más coche’ y no solo a lo largo: también el nuevo modelo es un par de cm más ancho y tiene 3,5 cm más de distancia entre ejes. Solo por un tema de diseño, otros fabricantes suelen aplicar en sus coches SUV un importante incremento de precio en la versión de tipo CUV -o coupé-. Por poner un sencillo ejemplo, un Volvo C40 es ya 3.000 euros más caro que el XC40 equivalente por motor o tamaño de batería.

Luego está el tema de la mejor aerodinámica y un progreso en el consumo medio, factores que le han permitido ganar un puñado de kilómetros, según cifras oficiales, para pasar de 415 a 435 km. Quien desee, incluso, más autonomía deberá fijarse en las versiones Premium y 25 aniversario, que alcanza los 455 km por incluir en su equipamiento una bomba de calor.

En cuanto a potencia, tanto el #1 como el #3 comparte, en su versión básica, la motorización -trasera, como la propulsión- con 272 CV. Y a pesar de que no hay diferencias en cuanto al peso, resulta curioso que el #3 pueda hacer el 0 a 100 en 5,8 segundos por 6,7 del #1, mientras que la velocidad máxima se queda, en ambos casos, en 180 km/h -autolimitada electrónicamente-. Si a todo le sumamos que el #3 añade un maletero más grande -aunque, a cambio, no tiene la práctica banqueta corrediza de su hermano-, un techo panorámico de mayor tamaño… resulta claramente más aconsejable el #3. Eso sí, un ‘pequeño’ detalle es que en el #1 la altura al suelo es mayor, pues se queda en 182 mm frente a los 160 mm, por lo que a poco que haya un mínimo de intención de circular por caminos, el #1 debe ser la elección.

¿Y cómo ha sido conducirlo?

Lo cierto es que si tenías algún tipo de experiencia previa con los modelos de la anterior gama de Smart, más vale que te vayas olvidando. Ninguno de aquellos modelos fueron especialmente rápidos, salvo alguna versión del Fortwo firmada por Brabus -y descontando el especialísimo Forfour también con ese apellido-. Así que el salto en el nuevo #3 es muy considerable.

Resulta curioso que la versión más sencilla ya disponga de 200 kW, es decir, 272 CV. Y claro, como era de esperar, el coche va ‘sobrado’. Incluso en el modo de conducción más ‘tranquilo’ -el llamado ‘Eco’ que reduce la cifra de potencia y par motor-, incluso a pesar de sus cerca de 1.800 kg de peso, hay que manejar con suavidad el acelerador para que no compruebes todo lo rápido que puede llegar a ser este vehículo. Y aquel al que considere que se le queda corto, siempre puede optar por el Brabus, de 428 CV que resulta, simplemente, asombroso por su forma de acelerar.

Quizá a lo que puede que cueste un poquito más acostumbrarse es a lo que tiene que ver con la frenada regenerativa. Hay dos niveles a elegir, desde la pantalla del sistema multimedia, además de una función s-pedal (lo que antes se denominada e-pedal). No existe la posibilidad de elegir una opción sin frenada regenerativa; de hecho, eso es algo que sucede tan solo cuando el coche se mueve por debajo de los siete km/h. El resto del tiempo, verás que en cuanto levantas el pie del acelerador, el Smart comienza a decelerar notablemente, así que no te quedará otra que ir ‘jugando’ con el pie sobre el pedal para mantener el ritmo de conducción.

Es un vehículo ciberseguro, pero… ¿ha sido el primero?

 Hasta el momento, y a pesar de que quedan pocas fechas para su entrada en vigor -para todos los vehículos nuevos que se vendan o produzcan para Europa-, pocos son los fabricantes que ha hecho público que sus modelos ya cumplen con la normativa de ciberseguridad para vehículos UNECE /R155 que llega en julio de 2024.

La renovada Smart ha sido una de ellas; de hecho, en un comunicado que emitieron pocos meses de la presentación oficial del modelo #3, aseguraban que fue el primero en China en haber recibido la certificación de estar al tanto de la de la R155 como la R156 -que tiene que ver con las actualizaciones remotas ds los vehículos. De hecho, presumían de algo que “actualmente rara vez se ve en ningún otro lugar del mundo”.

Es encomiable que el smart #3 presuma de tener un certificado de ciberseguridad. pero se le adelantó una moto made in euskadi, certificada por la empresa tecnológica eurocybcar.

En palabras de Yang Jun, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de automóviles inteligentes , este Smart #3 “cumple con las últimas regulaciones del mercado de la UE sobre ciberseguridad y actualizaciones de software, lo que permite actualizaciones de productos durante todo el ciclo de vida del vehículo. En la nueva era de los ‘vehículos definidos por software’, Smart continúa fortaleciéndose en tecnología para brindar a los clientes globales productos y servicios legales, conformes, seguros para los datos y en continua evolución”.

Con todo, a pesar del anuncio de Smart, cabe recordar que el primer vehículo en todo el mundo con un certificado de ciberseguridad de este tipo fue, en abril de 2022, una moto eléctrica: la Nuuk CargoPro, que recibió dicha certificación de manos de EUROCYBCAR y AENOR.

EUROCYBCAR es una empresa tecnológica pionera por haber desarrollado, precisamente, un test para medir y certificar el nivel de ciberseguridad de un vehículo y, además, de hacerlo con una metodología propia con patente internacional: la ESTP. Un test en el que, por cierto, se inspiró la mencionada normativa UNECE/R155, lo cual habla de Euskadi como una de las regiones a la cabeza de Europa en cuanto a ciberseguridad en automoción.

La CEO y fundadora de EUROCYBCAR es Azucena Hernández, que ha conseguido en los últimos años multitud de reconocimientos por la labor que está desarrollando para conseguir que la movilidad sea, cada vez, más cibersegura. De hecho, la prestigiosa revista Forbes la ha incluido hasta… ¡tres veces! en sus conocidos rankings. ¿Uno de los últimos logros que ha logrado? Que, precisamente, la normativa UNECE/R155 haya ampliado su ‘radio de acción’ para incluir también a las motos, scooters y bicicletas eléctricas que superan los 25 km/h.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.