Prueba a fondo

Probamos el Mercedes-Benz GLA 45 S AMG

Ponerle 421 CV a un SUV puede parecer una locura... salvo si la firma AMG. Bajo estas siglas legendarias, el GLA se convierte en un imposible -pero cierto- equilibrio entre artesanía y tecnología.

Frontal del Mercedes-Benz GLA 45 S AMG

Qué debes saber sobre el GLA 45 S AMG

Que es el crossover más compacto de la marca. Mercedes posee una estrategia doble para este segmento: sobre la misma plataforma de la Clase B, ofrece dos modelos completamente distintos. Así, mientras el GLB es un todo camino el GLA es, más bien, un compacto con espíritu de crossover. Mide 4,41 m de longitud por 1,83 de anchura y 1,61 de altura.

Pero que, gracias a la mano de AMG, es una bestia del asfalto. El inefable especialista deportivo de la estrella es el firmante del GLA 45 S AMG, un monstruo de prestaciones considerables: nada menos que 421 CV de potencia transmitidos a las cuatro ruedas, con una aceleración oficial de 4,3 segundos en el 0 a 100 y una velocidad punta de 270 km/h.

Y que puede llevar todo lo que tú quieras. Configurar un Mercedes ya es placentero, pero hacerlo con un AMG es una experiencia que puede cambiarte la vida. Nuestra unidad incorporaba casi todos los extras que puede montar el modelo, como -por ejemplo- el espectacular paquete aerodinámico o el acceso y arranque manos libres -incluyendo el portón posterior-, así como los asientos climatizados y la posibilidad de utilizar tu smartphone a través de Android Auto o Apple CarPlay. Si quieres uno igual, tu cuenta corriente será lo único que te impida -o no- hacerte con él: su precio se mueve en torno a los 110.886 euros.

«Si el dinero es tu maldición, el GLA 45 S AMG es tu coche de diario ideal. Por prestaciones, por espacio y por tecnología. Punto».

¿Es posible lograr que el coche que necesitas y el coche de tus sueños sean el mismo? La respuesta corta a esa pregunta es un rotundo sí. La respuesta larga llega a la misma conclusión, pero comienza por enseñarnos un duro contratiempo: es posible, siempre y cuando podamos pagar lo que cuesta semejante privilegio.

Porque poseer un AMG de Mercedes-Benz es ya, ‘per se’, un privilegio perfectamente equiparable al de poseer un Ferrari, un Lamborghini o un Aston Martin. Después de todo, tanto uno como los otros son piezas de artesanía con ruedas. Pero que ese mismo AMG sea capaz de llevarte en tus traslados diarios con la misma comodidad y precisión con que tritura el cronómetro en el circuito… Eso ya es un privilegio todavía mayor.

El lado ‘petrolhead’ que todos los periodistas del motor llevamos dentro -y que en la intimidad sale enseguida a flote- tiende, equivocadamente, a no tomar demasiado en serio coches como el que protagoniza nuestra prueba. Porque, simplemente, han nacido al albur de los caprichos de las grandes fortunas del mundo, quienes derrochan grandes sumas de capital en la búsqueda del coche perfecto.

Sin embargo, tras conocerlo de cerca y recorrer unos cuantos kilómetros de su mano, no podemos sino dar gracias a esos acaudalados sibaritas por la existencia del GLA 45 S AMG. Y es que si el dinero es tu maldición, es tu coche de diario ideal tanto por prestaciones como por espacio y tecnología. Punto.

Posterior Mercedes-Benz GLA 45 S AMG

Y lo que es aún mejor: si ahora mismo no puedes abonar su precio no hay problema, pues a buen seguro más adelante su cotización en la segunda mano sí te permitirá incluirlo en tu garaje como segundo coche para esos momentos de diversión tan necesarios. Momentos que, gracias a su espacio interior, podrás compartir con tus seres queridos.

AMG: Un supercoche disfrazado de crossover

Una de las ventajas en la extrema personalización de las obras de AMG es que podemos hacer de ellos los perfectos ‘sleepers’: coches que no aparentan ser tan deportivos como realmente son. Pero nuestro GLA 45 S AMG no se quiere esconder, y nos saluda haciendo gala de sus ‘winglets’ en el paragolpes frontal y, sobre todo, el alerón sobre el portón trasero.

Ambos elementos forman parte del paquete aerodinámico que cuesta 2.314€, relativamente barato en estos niveles de compra si tenemos en cuenta que están elaborados en auténtica fibra de carbono… y que funcionan de verdad. Por razones obvias no hemos podido comprobar su influencia a la velocidad máxima, pero en curvas lentas sí nos ha parecido notar el punto extra de estabilidad que debían aportar.

Pero no adelantemos acontecimientos. La historia comienza en el botón de arranque, y con él terminan definitivamente nuestras ganas de discreción. El sistema de escapes gemelos ofrece dos modalidades de sonido que pueden seleccionarse desde una sofisticada tecla en el volante. Ninguna de las dos llega a camuflar por completo las intenciones del coche, pero es justo decir que la ‘estándar’ hace un gran esfuerzo por ‘civilizar’ su voz.

Selector modos Mercedes-Benz GLA 45 S AMG
Selectores volante Mercedes-Benz GLA 45 S AMG_13

En sus proximidades, encontramos otros dos selectores vitales para lo que se nos viene encima: el del comportamiento del cambio automático -normal o deportivo- y el de los modos de conducción, donde conviven una mezcla de actitudes coherente con la misma mezcla de conceptos que supone el modelo.

Así, no tenemos un modo ‘Eco’ tradicional, pero sí un modo ‘Winter’ típico de todo camino para asegurar la tracción sobre hielo. El ‘Confort’ es el modo por defecto, reservándose los ‘Sport+’ y ‘Race’ para imponer su mejor ritmo en los tramos y circuitos.

Quiere guerra, y se la vamos a dar. Abandonamos una autopista que no ha supuesto preocupación ninguna y nos adentramos en carreteras más desafiantes. Éste es el terreno que prefiere, donde tiene libertad para demostrarnos de lo que es capaz.

Es aquí donde sale enseguida a relucir lo extremadamente sencillo que es rodar con él a velocidades ridículamente elevadas. La exquisita puesta a punto del chasis nos hace olvidar que su centro de gravedad es algo más alto que el de su primo A 45 S AMG, y el sistema de tracción integral 4Matic elimina casi por completo el fenómeno del ‘torque steering’, esa molesta influencia del motor sobre la dirección cuando aceleramos a fondo.

Evidentemente, si decides ‘echarle un pulso’ te pondrá contra las cuerdas y necesitarás unas manos expertas para dominarlo. Pero si te ‘dejas llevar’ por él, podrás sacarle un 80 ó 90% de su potencial sin sudar demasiado.

El origen de todas estas sensaciones, como no podía ser de otra manera tratándose de AMG, está en el motor. Los genios de Affalterbach han sido capaces de tomar el más manido de los esquemas mecánicos -cuatro cilindros, dos litros y turbocompresor- y crear con él el 2.0 más potente del mundo hasta la fecha. Nada menos que 421 CV, y eso es sólo la potencia mínima garantizada por la marca.

Firma Motor Mercedes-Benz GLA 45 S AMG

¿Qué significa esto último? La potencia real puede variar en torno a esta cifra ya que cada motor se ensambla a mano llevando cada componente del mismo a su perfección: pistones, bielas y casquillos en acero forjado, un cigüeñal equilibrado con precisión micrométrica, unas cámaras de combustión que son por sí solas auténticas obras arquitectónicas… Recursos que son el pan de cada día en los equipos de competición, pero que son inviables para la producción en masa.

Y sin embargo ahí está AMG, produciendo como nunca pero fiel a sus tradiciones de siempre, las cuales practica con orgullo: cada motor ensamblado por este preparador luce en su parte superior la firma del técnico responsable de su montaje. Desde luego, no es para menos.

No obstante, su fervor por sus orígenes no les ha impedido aprovechar los beneficios de la tecnología. Perfectamente integradas en el sistema multimedia MBUX -hablaremos sobre él más adelante- encontramos dos aplicaciones propias.

App Track Pace Mercedes-Benz GLA 45 S AMG
Semaforo Mercedes-Benz GLA 45 S AMG

La primera se denomina ‘Track Pace’ y sirve exactamente para eso, controlar tu ritmo en tu circuito preferido. Básicamente, ofrece funciones de cronometraje y telemetría: mejor tiempo de vuelta, mejor vuelta ideal -sumando los mejores registros de cada sector- o número de vueltas. Vale para cualquier circuito del mundo, pero si tienes la oportunidad de utilizar sus ajustes predefinidos -que incluyen desde Spa hasta Monza pasando por Cheste- no la desaproveches.

La segunda es la más ‘fardona’, pues su cometido es explotar al máximo la superlativa aceleración del coche en línea recta. Un semáforo virtual nos permite programar una carrera de arrancada -lo que también se conoce como ‘drag’-, perfecta para comprobar si su 0 a 100 de cinco segundos es realista. Y créenos que lo es.

En definitiva la sensación de control absoluto de tus ‘travesuras’, unida al gran confort del habitáculo -que no se pierde ni en la mejor autopista ni en la peor comarcal-, hacen del GLA 45 S AMG un auténtico supercoche vestido de crossover. Un automóvil creado con el mismo cariño que el especialista alemán aplica en las ‘superberlinas’ que dieron origen a su fama. Y que, salvando la distancia del tiempo, cumple la misma función que sus ancestros: sacarte una sonrisa mientras te codeas, sin cortapisas, con lo más selecto de la automoción deportiva.

Asistentes: no le falta de nada… evidentemente

Ya nos hemos divertido bastante a la vieja usanza, y toca hablar de tecnología. Como era de esperar, este GLA 45 S AMG contaba con el paquete que engloba todos los asistentes a la conducción. Empieza por un control de crucero inteligente que funciona con una suavidad sorprendente, aun a pesar de toda la potencia que tiene para gestionar. Incluso en situaciones en las cuales ‘se ve obligado’ a acelerar o frenar con energía, modera su comportamiento para adaptarse al ritmo del tráfico.

Al igual que en otros vehículos con un sistema similar, puedes regular la distancia que guardará con el coche que te precede. Aun en la opción de mayor proximidad, el espacio de seguridad que reserva sería más que suficiente en caso de emergencia. Asimismo, es una ayuda muy sencilla de programar… con el único detalle de que permanece siempre activado. Esto es, que no se desconecta por completo y -por ello- queda en ‘standby’ mientras no quieras utilizarlo.

Estado vehículo Mercedes-Benz GLA 45 S AMG

La función que sí puedes desactivar es la que adecúa automáticamente la velocidad programada al límite de la vía. Sobre el papel es una fantástica idea de semiautonomía… Sin embargo, su utilización real es complicada: puede malinterpretar los datos de la navegación -o de señales ajenas a la vía- y realizar repentinas deceleraciones para adaptarse a esa velocidad que él ‘cree’ que debe llevar.

Relacionado con el anterior, el lector de señales de tráfico dispone de dos planos los cuales utiliza para mostrarte el límite de velocidad, las prohibiciones de adelantamiento o los límites específicos para los desvíos.

ADAS Mercedes-Benz GLA 45 S AMG

En lo que atañe a la ‘capacidad sensorial’, el GLA 45 S AMG también se encuentra bien dotado. Empezando por los detectores de ángulo muerto, éstos poseen un campo de acción adecuado. El testigo, integrado en los espejos, es perfectamente visible e identificable con su forma triangular -que evoca ‘peligro’- y se complementa con una advertencia acústica potente si nos empeñamos en pasar al carril ocupado.

Este sistema aún nos reserva una última función con el coche parado: tras apagar el motor, sigue detectando los peatones, bicicletas… que se aproximan cerca de los laterales. De este modo, evita la posibilidad de golpear a un viandante abriendo la puerta. Si -a pesar de todo- accionas el tirador, se disparará una señal acústica acompañada por el parpadeo en rojo de la iluminación ambiental de la misma puerta.

Por su parte, tanto la cámara posterior como la vista en 360º presumen de una calidad de imagen excelente, muy superior a las de sus competidores. Las líneas virtuales están perfectamente sincronizadas con las ruedas físicas del vehículo, lo que te permite confiar en que ésa será la trayectoria que seguirá el coche.

Cámara trasera Mercedes-Benz GLA 45 S AMG

Los sensores de proximidad son muy conservadores -aproximadamente, existe un margen de más de 10 cm en pitido continuo-. Y aunque no lo son tanto como en su mellizo GLB, su alta sensibilidad hace que a veces reaccionen ‘en falso’ con arbustos y rampas pronunciadas.

Terminamos el capítulo con el ‘Head-Up Display’, una opción que permite concentrarse en el pilotaje gracias a que recoge la información más esencial -velocidad, revoluciones, indicaciones del navegador…- en un espacio de proyección frente al parabrisas bastante generoso.

Conectividad: como cualquier otro Mercedes

Al igual que el resto de Mercedes, el GLA 45 S AMG cuenta con la plataforma MBUX con su ya clásica pantalla doble: la primera -en el lado izquierdo- actúa como panel de instrumentos, dejando la segunda para todas las funciones y ajustes multimedia.

Interior Mercedes-Benz GLA 45 S AMG

El panel reservado al conductor es tremendamente personalizable. Propone tres bloques de información -izquierdo, derecho centro- que puedes adecuar según tus preferencias.

Así, si no quieres el velocímetro en la izquierda, puedes sustituirlo por otros instrumentos como un reloj analógico. Del mismo modo, el cuentavueltas de la derecha se puede reemplazar por el mapa del navegador, dos ordenadores de a bordo o un medidor de ‘fuerzas G’.

Instrumentos 1 Mercedes-Benz GLA 45 S AMG
Intrumentos 2 Mercedes-Benz GLA 45 S AMG

Más al centro del salpicadero, la segunda pantalla del MBUX acoge todo lo que puede ofrecer en materia de infoentretenimiento. Ya de entrada, nos permite seleccionar si queremos -o no- compartir la posición del vehículo, facilitando o evitando su geolocalización según nuestra preferencia. Sin duda, un pequeño gran detalle de ciberseguridad.

Y ya que hablamos de geografía, mencionaremos que el navegador funciona sorprendentemente rápido, siguiendo al vehículo sin ápice de retardo. La unidad incluía además la opción de indicaciones con realidad aumentada.

Sistema MBUX Mercedes-Benz GLA 45 S AMG

Con una ruta cargada -y en circulación urbana-, la mitad derecha de la pantalla muestra la imagen de la cámara frontal, sobre la cual superpone un cartel señalizador con el nombre de la calle que debes tomar, y el sentido del giro. Dicho cartel se coloca exactamente en el punto donde -en la realidad- deberías empezar a maniobrar.

Otra función que utiliza los mismos sistemas es la detección de semáforos en rojo. Aunque todo sea dicho, ésta no nos parece tan útil ya que se limita a mostrar en pantalla el semáforo en cuestión, sin avisar de su presencia de ninguna otra manera.

Llegados a este punto, es preciso detenernos un momento para mencionar -una vez más- las virtudes del asistente vocal de la estrella, cuya inteligencia artificial no deja de aprender para ayudarte mejor. Con sólo decir «¡Oye, Mercedes!», podrás preguntarle casi cualquier cosa.

Terminamos la prueba mencionando -como de costumbre- las tecnologías de confort que más han llamado nuestra atención. Una que no deja de sorprendernos es su iluminación ambiental, muy vistosa gracias a sus excéntricas combinaciones que incluyen -además- animaciones de color cambiante.

Energizing Confort Mercedes-Benz GLA 45 S AMG
Música en Mercedes-Benz GLA 45 S AMG

Sin embargo, lo que de verdad nos priva es el oído. El sistema de audio Burmester Surround es uno de los opcionales más apetecibles del GLA. Juega muchísimo en su favor la impresionante calidad sonora que ofrece. En este último aspecto, destaca mucho más por claridad que por potencia… aunque derrocha ambas cualidades a raudales.

VALORACIONES
CONECTIVIDAD
9
ASISTENTES A LA CONDUCCIÓN
9
TECNOLOGÍAS DE CONFORT
9.5
TECNOLOGÍAS DE ENTRETENIMIENTO
10
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.